domingo, 9 de junio de 2013

Hoy es un día de fiesta.
Hoy dejamos de ser nosotros, para volver a ser yo.
Hoy me esfumo en el último cigarrillo con el que te pienso y el último café con el que te palpo.

Nos miramos con los mismos ojos, pero no con la misma mirada.
Nos derretimos en los mismos cuerpos, pero ignoramos el alba.
Nos sentimos enlazados, mas en esta cama no queda nada.

-en silencio-

Honramos a las cartas que no fueran dadas 
Honramos las fábulas que no serán contadas.
Honramos a los inviernos que nos esperan en camas separadas.

-lo pide el alma-



Quizás los vientos honren volviéndonos a cruzar.
Mientras tanto, prometo no esperar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario