viernes, 26 de septiembre de 2014

Frondoso recorrido.
Deslizas clorofila,
fresca esperanza,
verde tallo.

Su pureza,
umbral del mundo,
son gotas.
Dulces gota, suaves desvelo.
Los soles dieron el color,
grises las lunas.


El zángano posando,
busca el abrigo del pétalo,
arrancando el alimento,
natural savia,
e hizo dorar las sombras.

- oscuro destello-

Y fueron tinieblas sus interiores para la creación,
nadie supo de su física alma.

La rosa temblaba a la estrella,
 palpaba solemne horror vacui en la hueca forma.



¿Quién bendijo?
Quién no se postró.
La contemplación de quien sólo hizo reverencia,
se apoderó de la esencia 
cuando a ella acudió.