martes, 24 de noviembre de 2015

¿Cero está despierto del coma?
Le conté mis dramas al humo.
Él me dijo que debía esperar en reposo.
Y bailar la verdad dócil.

Atraqué mi banco con Baco.
Exigí mi pasaporte a lo útil.
¿Qué hay para comer hoy?
Ángeles vitoreando a mi madre.
Guitarras en las laderas donde me siento,
y no me postro.
Él también dijo que se quedaría y ahora no me mira.
Ella tenía que olvidarse de la vigilia.

Me siento tan natural siguiendo lo involuntario.
Quédate cuerpo.
Siéntate conmigo.
Los colores me arrancaran los ojos.
Los sonidos nos arrimaran a la juventud.
Los colores nos deleitaran en el local.



Saldré salvaje,
entre lo que hago y no.
Que también está hecho, pero después.
Pues al abandono, nadie pregunta donde quiero que estés.
Nadie sabe que siempre estoy al ataque.
Estaré bien en lo que porte mi ruina


Fuga flamígera,
fly.


No hay comentarios:

Publicar un comentario