domingo, 8 de noviembre de 2015

He perdido todos los colores que vi.
He soñado todos los sueños que conocí.
No me he odiado por ellos.
Amor es la melodía.
Risa es la diversión,
risa que sólo a sonrisa en mí es limita.
Lapida la lupa, la Lucrecia.
Ponte cerca.
Sé obvio, ven.
Intenta matarme donde nadie me pare en mi mentira.

Intenta escupir a mi volandero parachoques.

Bandada de Semiramis me entronaron como la reina de las Amazonas.
Hatshepsut térrea donó escarabajo donado.
Altiva Cleopatra llenó el baño de mis órganos.
Hipatia pone nombre a mis oratorios espectáculos.
Teodora dejando entrando al cisne en el baile del brillo del embeleso,
ante el hombre mecedor que me busca y le pienso.
Alice Gould, dedos de secuestro.

Mantenme viva cada noche.
Sin nocivos, sin pastillas.
Bébeme en la botellita.
Cómeme en la galletita.
Agonizando en la huida,
temida muerte cada vez que encienden el proyector.
Proyectaré.
Midas en lo tocado.
Me homenajeo ante el enajeno.

Creo que estoy un poco enamorada de tu salvación.
Las montañas se merecen ello.
Las filmografías, director a actriz, deseo ser cosmografías.



Y tú.
O yo.
O todo.
O nada.
Siempre Lana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario