miércoles, 30 de diciembre de 2015

Estoy recordando Isla Mágica como Port Aventura,
Warner como Terra Mítica.
Estoy susurrando el himno nacional.

Para mi vídeo de sirena,
en mi cuerpo siempre es verano.
Yo soy la nueva.

Llámame lavanda.
Llámame lavandera.
Quedátelo.
Todo quedatelo.

Podría volver a tocar a Tokyo en mi show.
Y tú saludas a la sin nombre.
Porque sólo soy la pieza de la limpieza.
Llévame hacia abajo.
En la serpiente atada, 
levantada.

Tú y yo,
tenemos los billetes para aullar.
En las estrellas me aparcas.

Ponme en el deseo.
Soy tu boa, 
mientras puedes llamarme 'mamá'.
Soy tu tigre,
mientras puedes llamarme 'espectacular'.

Cuando te abrazo,
como una droga,
como un dragón,
tiro de ti.

Los trenes están escanciados.
La lluvia está deshecha.
Fóllaré como una sinfonía de Mozart.

Hola, cielo.
Tú eres la línea del tiempo.
Yo soy la amarilla bailarina.
¿Crees que podrías sobrevivir como yo lo haría?

Un circo loco de sabores.
Sigue llamándome cocinera.



El expectante es para el pacto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario