viernes, 11 de diciembre de 2015

Jamás volveré a temblar. Mis dedos riéndose de mi voluntad. Lo bello debe ser como lo más exacto. Arrojo mi temblor a la mentira. Al sucio susodicho del discrimino. Mundo almacenado, carente de espuelas si no es preciso quien lo guía. Alicia de malicias delicias, de litio encantada. ¿Pastillas te hacen a las más pequeñas? Jamás voy a dormir. No hasta que la música deje el progreso. Tendiente de mediocre... ¡Prefiero la pendiente de mete!

El sonido del amor me ama.
Mi cabeza es abrazada por los flujos fluviales.
Así que como te sientas hoy no mueras de miedo.
Los mismos que manan del desconcierto.

Roquita a roquita hice yo la casita.
Zapatillas de 'No la conozco'.
Son un tupper de mí enamorada.
Un poco de mí.
Tanto de ti.
Tanto de todos.
Tantísimo de tantas.
Si no me correspondieran,
emergería dentro de mí el estanque.
Ú.

La expectante siempre me espera en la reserva.
Para repartir lo partido.
Avaricia de Alicia,
cenicero de cerillas.

Un poquito cada día tengo un ideal.
Y ésto no es el paso final.



Energía, ¿qué quieres de mí?
La calavera siempre a tu vera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario