miércoles, 9 de diciembre de 2015

Nadie querría a este gris germen.
Todos quieren germinar en la ira de mi delirio.

Me intimido la vagina hasta que queda justa en su pretérito imperfecta perfectamente lubricada.
Demuelo sus esquinas.
Muelas muelo de mis labios.
Y la fecundante emperatriz se desprende de sí.

Bailo gala en nervios contraídos y propuestos.
Pensar sobre pensar en mi pensamiento donde nadie da trato.
Donde toda música es acondicionada.
CIA me espía donde daría.
He trabajado mi coño tan duro.
Abajo lo tengo todo.
¿Tú qué bebes?
Yo bebo admiraciones.
Lo demás, a los otros les das.

Los violadores del verso me violan por su honor.
Tengo aprendizaje de la hereje.
Birra bruñendo, dame calor.



Final feliz,
toma.
No conoces a lis.


Y ahora éste es mi trabajo.
Lo estaba ensuciando.
Hecha para la mecha.

Sin dinero.
Sin familia.
En la aduana comparándome a la iguana.
Ahora lo tengo.
Lo estoy convirtiendo.

Todas mis mierdas para los cambios.
Cortando como putas.
Fui tan fuerte.
Algún día lo agradeceré.

Buscando la luz,
tenía el movimiento en frente del alfil. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario