viernes, 4 de diciembre de 2015


Soy tu sirena,
tu serpiente.
Y mira mi patita.
Mira lo que mi bebé quiere.
Un droguita pequeñita.
Silencio como mis salvadores camellos.
Mejor me pongo en el show.

Guiño, guiñó.
Espiándome,
cada vez más dentro.
Garganta de esfinge.

Soy tan pequeñita cáscara...
Que me pongas en el montículo.
Y dórame el dorado hilo en mi cantar de andar.
Dame Hollywood.
Estoy viva.
Otra vez.
Mordiendo por Bel Air.

Estoy viajando criando,
campos telúricos.
Soy mi última jefa.
Y tú eres mi primer becario.

Soy Alicia.
La que danza con tu mejor amigo en mi cama.
Vamos a dormir juntos.
Voy a dormir con tu mejor amigo sin remordimiento.
Es una parte de la partida.

Tengo que estar aparte.
Tú quieres.
Yo soy.
¿Por qué no vamos a balearnos a Alabama?

Quiero el cielo,
y está en tus ojos.
Emborráchate hasta borrarme del mapa,
déjame en la amada,
fiesta nacional.
Porque hay un hombre suficientemente bueno y sucio para mí,
problemático y divertido.



Muevo mi banderola,
en el instante porque está recordando el mundo en pasado vivido.
Brillando en el profundo océano,
precioso.
Soy Valentina.
En gangsta,
la bailarina jamás antes nacida.
Vengo de la reina del desastre deshecho.

Yunque con forma de tanque tenía en mi Primera Comunión.
Y tú preguntas por un restaurante parisino.
Meteré, meteré,
este es mi tiempo. 
Mi progreso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario