sábado, 30 de enero de 2016

Tú no necesitas mi amor para tu satisfacción, 
detienes tu facción.
Estoy buscando la gloria de la jungla.
Siénteme manteniendola yo.

Locura desatada,
piernas atentadas,
brujería en la guía,
flash de flapper.

Después de perder el inmiscuido,
viajes intrauterinos.
Recuerda que tengo remolinos para dorar.
Róbame.

Al testamento pongo a la diosa por testigo.
Tú te perdiste en el amor pero,
jarras enajenadas,
en lo real no ahorra.
La suave sabandija silencia en el seísmo.

Rica de guerras,
por tus respuestas muertas.
Tú y yo,
nadar en el nada.
Quisiste recorrer por otra parte.
Cada uno en su ángulo, por supuesto.

Necesito a la lluvia como vallas,
pactar con dragones,
disparar el material.

Voz de pureza,
nada dicho que tenga que ser escondido.
Una pastilla, eso sí.

Paseo a nubes en mi amor en el nublado sábado.
Babeo diminuta,
inhalo enorme.

Yo soy la cera de mi acera,
el dividendo de mi división.

Estoy ultimando la marea.
Abajo,
arriba,
todo la noche,
todo el día.



Gotas en la gata de la teja de la intensa.
Empléandome en cada empresa.
Porque estoy en la certeza de que mis ojos sacarán una pizca de la pretensión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario