jueves, 28 de enero de 2016

Volví a hablar de él. Y después, me entrevisté. Me quiere hacer llorar. Porque sabe que tengo cerca la ultraviolencia.  En una tarde acolchada, en la estación, yo disparé a la sumisión. Así que habla de mí como si me tuvieras que esperar. Mamá, estoy asesinando a un hombre. No sabía como hacerlo y está en cal viva. ¿Qué me está pasando? Lo quiero pronto. Porque soy una impaciente del impacto del coito. Fina fulana, empolva la pólvora. La puta quiere descorrer el biombo. Codificar y ser descodificada como bomba. 
Las expectativas son expiradas porque hoy lo tengo como un extraño. Madre, perdóname. Lo estoy haciendo como una carrera, una carrera hacia otro error. ¿Qué podría hacer? Fondo de femme fatale. Irracional en el manicomio. Soy una criminal. Me enamoro tal cual. Hospital de la oportunidad, la pulpa del paciente quiero comer. Sé que canalizas como cardióloga. Sé que te diviertes con tus demonios. Sé que mojas en sus salsitas. Todos me preguntan por ti. Y jamás me vas a tocar. Tenía que matar.

No borres ésto, no. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario