lunes, 29 de febrero de 2016


Todo lo que cocino cacarea en el clítoris.
Lo racional es la ruina de la reina.

Revivo en un quiero,
la salvaje sesión de las sienes de las sierpes.
Los garabatos dicen:
'Gatea, gata'.

Duermo sin conciencia,
progreso en sentido contrario.

Revivo al mito.
Las velas para el final de la peregrinación.
Porque me quiero quieta.
Y no quiere el cuerpo.
Mi cabello me otorga el terreno. 

Mi caballo me otorga el asiento.
La pared se descorre.
Y entra el sol que ha de servir,
la ultravioleta del clímax.

El concepto es el peso.
La tecnología de la siderurgia sideral,
sabe como colar y colmar el lazo.

Absoluto neutro.
Si no sé, 
vuelvo a la infancia.
No al control.
Sí al latido.
Para ganar el pulso,
para pagar el inserto.

Es el amor la lengua de los cielos.
Amor, amo los segundos.
La primera es la quimera.

Todo el día,
toda la noche,
al compás del podré en la lumbre de la  podredumbre. 



domingo, 21 de febrero de 2016

'No es nada.
No morirás por ello.'
-Solaris,
Andréi Tarkovski-

Alicia en el manicomio.
Alicia en el manicomio.
Alicia en el manicomio.
Alicia es la puta del mundo.
Alicia es la puta del mundo.
Alicia es la puta del mundo.

Ensaimadas de enseñadas ensimismadas.
El bichito que acciona la patita,
y despliega su lengua de batuta como un camaleón,
desniega su silencio como un acordeón.

Las horas se desorientan .
No sé como podría ser tan disparatadamente divertidas.
Debiera seguir dándoles hostias al hastío.

Mi maestro es el mundo.
Yo sigo siendo la purpurina en la cara,
la cana en la cama,
el cabecero de la ciudad.
Degusto azúcar con azucena.

Bebé, contigo vuelo en la aristocracia.
Beating the air drum,
in the border line.
Fire in the line.

En la frecuencia frenética del desenfado,
camelo las fanegas de la finestra.
El grifo gotea algodón,
don algo.
Algas guerrean con el agua,
garra en mano,
'Mis manos no son mis manos.'

La quieta visita de los miles de años de hallazgos,
es la mitosis del mito.
Sólo importa el silencio prolongado a la larga.
No titubees titiritando.
Quebrar quema calorías.
Átomos de Solaris.
Solipsismo soliviantando.

jueves, 18 de febrero de 2016

Con cojones,
con cajones,
con cojines,
sin condiciones,
ven a las desiertos completos.

El infierno está [ri}sueño.
En las calcinadas cámaras.
Verano, véanos.


Por la noche repito mi reputación.
Zurzo la zona,
ciencia asiento.
Cumplo lo vivido,
dando el canto.

Apunto el punto.
Ando por las ramas y recogen las manos los ramos.
Lo estoy intentando.
Las flores tientan.
Sin pretextos.

El cobre lo tengo en el broche.
Claro hablo en el puesto,
cuchicheando como coche de choque.

Ventilando bien.
Venerando el arcén.
Vivificando también.

Hipnosis de síntesis,
catarsis de énfasis.
Carne de aquí.

O me gusta.
O lo niego.
O sólo quiero.
Necesito que lo diga.
Perdida en el pedir.
Anhelo miligramos de titiriteros que enamoren por donde metan.

Es la gota que colma mis vasos sanguíneos.
Avanzado bazo.

Llueve en el río de la ruina.
La sugestión de creer hace morir al carro.
Los demonios se les obliga a sustraerse de su ser.
Tildo el Purgatorio.
Lamo hielo en el Limbo.
Yo soy el invierno y el infierno.



martes, 16 de febrero de 2016

Ama de oro.
Caigo en la ciudad de las centellas.
Escurro sobria.
Claro que soy toda puta.
Cuestionando el todo.

Evalúo la vida.
Me tiro a lo que me quiera tirar.
Mancha lo que quieras manchar.
En barro te convertirás.

Tiro la cuerda al binario.
Quiebro Ginebra,
predicando la religión.
Sin conocer la línea recta.

Vivan las verdades.
Grito mi nombre en fuego.
Cantando de alma en alma,
de clima en clima,
en el clímax del siniestro,
la lata se delata.

Trance en el punto por el reinado.
Peíname en el infierno que me mata,
que me funde en rayos uva.
Ventiscas de las muñecas de mí misma.

Acabo de suplir el hastío de la figura.
Daltónica de sinestesia,
diatónica de agudeza,
no sentaba cabeza.

Viva entre los vivos.
Muerta entre los muertos.
Las hierbas me esperan.

El salón donde moveré yo.
The most beautiful animal in the world, please.
Pálidas neuronas como tsunamis.
Silamita, siémbrate de mí.

Ceno rezo.
Una flor en las estrellas sobreviniendo.
Mis ojos son el Imperio.
Tengo la corona llevada por el peón.
Para que me apague.
Si sabe.

El momento es para construir.
Precisa la presión de saber.
Que tiene ser así.
El cuerpo abre la puerta durante el día,
techa en la noche.
A la bendita vagina variante valiente virulenta.



lunes, 15 de febrero de 2016

Yo creo que está mal.
Y lo hago bien.
Dices que sigues en tierra de vaginas.
Pronto olvidaré los nombres que te puse.
Porque yo soy la idea,
mi idea,
la ideada,
la deidad.
Mejor las fulanas que las falacias.
La fantasía está llena de cafeína.
Folla en la fundación,
en una fumigación. 
Di que eres mío, di que eres mío.

La audiencia de la danza habla sobre un caso colateral,
sobre una arteria ecológica,
una salida hacia el sueldo que suelo.

Lo sé desde las palabras del parvulario,
paritorio.
Lucha de clases,
me vigilo a mí en la  vigilia.

Podría ser la aurora boreal,
un balón en la víspera del avispero.
Hay quien no me deja entrar.
Rompiendo la remuneración.

Los sentidos de mis manos,
cada una por su lado.
Los dientes taladrando al frío consciente.
Las salidas siempre tan diferentes.

El odio se da a la fuga.
Reptiles remiendo.
Yo soy la pregunta.
Yo soy el dique.



Estos días pictóricos son la nueva estación.
Soy dos.
Y una.
En el backstage descubro el licor,
y de la misma forma no pueden probar.

Zoofilia en la contraria.
Libre como el verde clorofila.
Me escondo en el sudor.
Tiro el pañuelo y a dormir la mona.



domingo, 14 de febrero de 2016

Las caderas toman partida.
Sin maestro.
Sólo el veneno de los constantes partos.

Mi mejor sastre es el campestre.
Anhelando hiele.
Cálida paz cose el lino de la intranquilidad.
Le tengo miedo.
Le prendo fuego.

Sanas, sanita, sana, santa.
Pura pureza en desobediencia a Cenicienta.
Enemiga de lo humano,
me meto en el animal.
Reventando la revelación.

La nobleza se adquiere en la bárbara simpleza,
juntando la terminal jaleando.
Todas en galas.

No sé de donde vengo.
Tengo una vida pendiente con lo que llegó al pretendiente.
¿Estás escuchando Alabama,
mística de Virginia?
Mutilada de maneras.
Alcanzo la costa.
Benévolas obsesiones.

Te tenías que ir, rata.
Gata en la hamaca,
tenía que hacer a este cuerpo triste arañando el descanso.

Toca lo que te echa de menos.
Despierta en el caballo,
ondulaciones en el cabello.
Hago la hiel.

Blanca placa, eres la plaga.
No hieres más que un insecto inserto.

Bajos fondos en los hondos.
Dime, a ojos del amor, que mi cuerpo se petrifica en la  putrefacción.
Sin embargo, dijo: 'Me aburro contigo'.
Ya.
Joder, jódeme con las zambras de las piernas.
jambas gimiendo.

Inocencia pérdida.
Lo salvaje está hecho como la excusa para saber que soy mía.
Llevo a mi mente a las alturas.
Me abandonan otra vez.
¿Que habrá que hacer?
Café.
Confundo la confidencia del falo.
Devoro hombres,
 hago de vientre.

Finalmente fallezco en las fuerzas.



jueves, 11 de febrero de 2016

Practico la selección de predicadores y pecadores.
Peina la luna tan pronto,
piensa la hierba tan hondo,
esperando en el fondo.
Trato de recomendarme a la elección,
a las líneas de mis manos en el final del concierto.
La lluvia no cancela al sol,
arco iris en mi orina.

Dicen 'Sigue a la gente'.
Vivir por ello, sería el mayor error.
Rol de nueva respuesta,
de nueva pregunta.
Chillo y me callo.

Un viaje a la luna.
O al eterno viajar de mi amigo Satán.
O a la fuerte voz de Lúcifer.
Era medianoche en el llano del canto gregoriano.
Me cuentan trucos como un porvenir.

Incorpóreo cuerpo piensa en las ocupaciones.
Sueño ángeles marineros,
dormida en la barca de Caronte,
en ida y vuelta,
en ida y vuelta,
en ida y vuelta,
encajo las algas como brisa de la mañana.
Fauno violento, ¿cómo es llevar la mar dentro?
Pesco tus remos y muero con ellos.

Al alba, terminaran las bengalas.
Lindo lino,
lánguida lapa.
Tengo que sacarte en directo los pensamientos para el alimento.
Así devoro en el altar.

No digas que no existes para verme triste.
Tu encanto me echa de aquí.
Donde el luto nunca cae.
Nos entendemos y sabes porqué.
Dentro,
nadie como tú.
Dentro,
nada como yo.

'No arríes', me pide mi vida.
El salón es el lugar de la oración.
Zarpando con caricias.
Polvo en el cenicero.

Represento mi decisión,
España enseñando ensañándose,
la clasificación de mi as de picas.




Borroso futuro de feriante.
Aúlla en la luna.
El espacio hago torcer.
Marabunta de sirenas.

Al telón en alto,
me tiro.
Palideciendo desciendo. 
Pirómana quiere al ladrón.
Espera al aullido.
Fin.



miércoles, 10 de febrero de 2016

Nada es para siempre donde hago papilla a pathos.
Recién llegada de Tánatos.

En la vida divina,
yo soy la diosa,
yo soy la antidiosa,
el espíritu santo.

Compito contra el vértigo,
compartiendo mis vísceras como un cedro,
hago las cosas conmigo.

Rezo para que mi hombre diga 'sí'.
Nada en el mundo es igual.
Él me separa de lo que creía conciliar.
Nada en el mundo es igual.
Y ahora que lo necesito y no está,
no debería llorar.
Cada uno por su parte,
yo soy la que reparto.

Difícil sobriedad,
me hago mal.
No importa el estiércol.
No sé como reposar.
En el hogar de bancarrota de varón.

Despacio,
clavada en mi cruz,
agonizando en la montaña de ceniza,
ferviente como en diciembre.
Tanteo el terreno que me tiene.

Grandes sueños,
comer todos los secretos.

Matar los miércoles como domingos,
rompiendo los huesos con la máquina de tortura rota.
Arrepintiéndome de hablar de más,
no pudiendo volver donde debía dar de menos.
¿Qué debiera hacer en la cabina?

En la televisión de la diversión ando.
Deambulando dando.
Dedos-tenebrario,
predican la templanza desaconsejándose,
lo bélico en la conquista,
las costillas haciéndose sus cosillas.

Móntame a mí,
líder de mi manada,
carne de mamada,
La noche chasquea el ritmo.
Abrir los bolsillos para olvidar esta brisa abriéndose.
Veo mi atardecer aparecer.
A mi amanecer desconocido pasear.

Silbidos de Sísifo.
'El amor es lo barato', repite.
Tomemos el rato.
El sueño corre rápido,
con un único coste,
el corte.


lunes, 8 de febrero de 2016

Meca sí.
Roto heliocéntrica alrededor del humanismo.
Callada,
vaho en el mortero.
Mis manos,
garra de oriental tigresa,
hacia la necesidad natural.
La selección natural es la madre,
sucumbida por la necesidad.

Concubina de la viña,
criatura con comba,
directa de la concha,
mujer cascada.
Todavía no puedo salir de la cáscara.
Todo el espectáculo en la cancha.

La vecina tiene el visado para ser.
Un rótulo:
Rotación.
Centro de cincel.

Habitando el hábito desenfrenada,
ideas atropellando mi apacible calefacción.

Viento,
me lleva a través de las puertas.
Gracias a los muertos.


Transeúntes como trasatlánticos,
toc toc,
no suelo gustar yo.
Por lágrimas chillantes,
bálsamo de orgasmos,
la guerra buscando a la paz,
que no entienden ojos de expectantes-

El mercado me compra.
Para encantar se pía.
Para bailar velada a la serpiente.



Gheisa,
de morisca a danesa,,
de africana a americana.
De cada amapola española.

sábado, 6 de febrero de 2016

Arte dotado, arte del ghetto.
Huelo a hembra,
huelo a feudo de consecuencias.

Trenzo Ginebra, 
púlpito millonario.
Con la punta de la lanza pasó página.
Una hoguera quemando quieta.

Tachada de indecente,
aceptando el accidente.
Huyendo al convento con pavor,
descalza.
Erasmo alarmó el limpiar.

Todo es experiencia,
la pirueta cartesiana.

¡Pío, Pío!
Llevaba una mentira del perdón.
La lloraba después.
'Nena, sigue tú que yo no puedo.'

Al alba trinó la reina.
Elogio a la locura,
loggia de gestación.
De la depresión,
salí depredadora.
Hambrienta por la herencia.

Agricultura ósea.
¡Oh, verdaderamente lo son!

Vivificando la pasión,
afrontando la destrucción.
La voz que baila en el desierto desterrada,
ofrenda a mi a amo.

Mil y una noches ya,
al son de una guitarra.
Conquistando el camino.

Hago mi tala.
Vómitos invisibles.
Mi cabeza y yo sabemos el aspecto que adquiere nuestra definición de ello.
Canela en rama y bolas chinas,
para llegar hasta el fin del mundo.

Para practicar la audacia,
Alicia,
hay que leer.

Spotify play,
pasteles en la fuente azul,
acuarela en la la marea.
Y después,
barroquizante desconcierto.

Bipolar en los hemisferios.
Todo estaba en paz.
Y quería explicar el poder de la  guerra.
Hablar con años de tempestad,
por más tiempo.



Me visto en un hotel.
Joya sobre el viento.
Vengo mi reino.
Donde ser libre es divertido.

miércoles, 3 de febrero de 2016

Tanto tiempo he estado sola.
Tantas caras en pensamientos esenciales.
Tantos rizos revueltos que me envuelven.
Tan cerrada como un fuego artificial deseando ser el genio de la lámpara.


 Empaqueto a una muñeca,
torno a los símbolos sustentantes,
mientras rompo ligera en el escape.
La vida me estira a lo que quiero ser.
Sin luto, enlato.

La onda  está empezando a comprenderme.
Radiofrecuencias me frecuentan.

Estoy en la mierda.
Estoy en la fiesta.
Estoy en el abismo.
Estoy en el remolino.
Que te jodan, sonrisa.
Estoy haciendo un curso intensivo,
donde no debo.

Dame veneno.
Dame cenicero.
Probando la sobriedad como escalón.
Apadrina un mono.

Aritmética de esteta,
por lo tanto, santa inocente.
Acuario de pecados,
por tanto, perdiendo el norte.

Sonámbula en el extrarradio,
sanaba las heridas hechas entre conquistas y cesiones.
Intentando averiguar como ser igual al viento de levante.

Si me muestro como incógnita,
es por el menester de lo ignoto.


En el papel,
fuente de abluciones,
mi cuerpo artificial parece inmaterial.
¿Estaba?

lunes, 1 de febrero de 2016

No puedo dejar que la desorbitada tenga cadenas.
No tengo tus tickets.
Bueno, soy libre.
Soy de puertas con timbre.
He hecho a la luna gigante, pies de barro.

Estoy colonizando la provincia de Alicia.
Invento de notas, así se lo muestro a la población.
Así crío el corazón.

Sé que es ilegal amar a alguien como yo.
Así que tengo que quedarme haciendo un casting para las estrellas toda la noche,
rendirme al blues del boulevard des etoiles.

Hago las reglas, dulce luna.
Sortéame otra vez, limpia blanca.
No puedo aterrizar de la terraza desde que alcé derrapando.

Ninfa consagrada,
vicios y virtudes tienen la entrada.

Suena a viento:
'Vivo en el paraíso del libre albedrío.'



Reverberan mis verbenas,
mi cuerpo ágil recorre sonidos de ultratumba.
No se muere de tristeza,
se electrifican los voltios.



¿Qué ven ahora mis ojos?
Prepárate para la entrevista.
Me muestro deforme comiendo la nube de Ío.
Tengo una moza que zarandea el hueso ilión,
transformando la dificultad me distraigo.

La estratosfera me ha susurrado que puedo morir de cáncer de celos.
Vengo de la grieta de hacer el amor.
¿Ahora que conduces te olvidas de 'Despertar o morir'?
¿Recuerdas los cielos en los techos?
¿La flora de la estantería?
¿La fauna de la ría?

Nada que perdiéramos.
Sólo la precaución.
Lo real debe ser alguien como tú.
Como yo sin dormir porque moriría.
¿Más te vale? 

Tomé tus luces y tus cámaras,
tus citas,
y torno a ser el espectro ya fundido de la acción.

Tengo miedo de la gran verdad.
Clara en el lodo.
Safo en la forma.
Desato tiempo fortuito,
ecatombes.

Fabrico el 'vivir quiero',
mientras me mato en el papel.
Casi me divorcio de mí por no poder tenerte aquí.

Ya sólo soy la musa de mi fantasía.
¿Recuerdas las barras libres de labios?
¿Los movimientos veloces?
¿La diana de ideas?

¿Cuándo me has llevado al cementerio de tu castillo?
Me he quedado en paro y con castigo.
Sin menciones,
sin graffitis de felación.

Muerdo tus dientes.
¿Adiós?
¿Dónde se fue el sueño americano?
A caer en mi aliento.
Maldito seas.



Tú eres el marco de tu retrato.
Y yo soy la máquina de maneras.