jueves, 18 de febrero de 2016

Con cojones,
con cajones,
con cojines,
sin condiciones,
ven a las desiertos completos.

El infierno está [ri}sueño.
En las calcinadas cámaras.
Verano, véanos.


Por la noche repito mi reputación.
Zurzo la zona,
ciencia asiento.
Cumplo lo vivido,
dando el canto.

Apunto el punto.
Ando por las ramas y recogen las manos los ramos.
Lo estoy intentando.
Las flores tientan.
Sin pretextos.

El cobre lo tengo en el broche.
Claro hablo en el puesto,
cuchicheando como coche de choque.

Ventilando bien.
Venerando el arcén.
Vivificando también.

Hipnosis de síntesis,
catarsis de énfasis.
Carne de aquí.

O me gusta.
O lo niego.
O sólo quiero.
Necesito que lo diga.
Perdida en el pedir.
Anhelo miligramos de titiriteros que enamoren por donde metan.

Es la gota que colma mis vasos sanguíneos.
Avanzado bazo.

Llueve en el río de la ruina.
La sugestión de creer hace morir al carro.
Los demonios se les obliga a sustraerse de su ser.
Tildo el Purgatorio.
Lamo hielo en el Limbo.
Yo soy el invierno y el infierno.



No hay comentarios:

Publicar un comentario