domingo, 21 de febrero de 2016

'No es nada.
No morirás por ello.'
-Solaris,
Andréi Tarkovski-

Alicia en el manicomio.
Alicia en el manicomio.
Alicia en el manicomio.
Alicia es la puta del mundo.
Alicia es la puta del mundo.
Alicia es la puta del mundo.

Ensaimadas de enseñadas ensimismadas.
El bichito que acciona la patita,
y despliega su lengua de batuta como un camaleón,
desniega su silencio como un acordeón.

Las horas se desorientan .
No sé como podría ser tan disparatadamente divertidas.
Debiera seguir dándoles hostias al hastío.

Mi maestro es el mundo.
Yo sigo siendo la purpurina en la cara,
la cana en la cama,
el cabecero de la ciudad.
Degusto azúcar con azucena.

Bebé, contigo vuelo en la aristocracia.
Beating the air drum,
in the border line.
Fire in the line.

En la frecuencia frenética del desenfado,
camelo las fanegas de la finestra.
El grifo gotea algodón,
don algo.
Algas guerrean con el agua,
garra en mano,
'Mis manos no son mis manos.'

La quieta visita de los miles de años de hallazgos,
es la mitosis del mito.
Sólo importa el silencio prolongado a la larga.
No titubees titiritando.
Quebrar quema calorías.
Átomos de Solaris.
Solipsismo soliviantando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario