lunes, 28 de marzo de 2016

Agravar la enfermedad.
Dame la medicina de la viña,
el remedio remiendo.
La vida por delante, 
recogiéndola estoy.
Cociendo el convencimiento.

Dímelo a la cara. 
El respeto lo marco.
No falsifico la nota.
Marco el punto de mira.

Vuelo en los finales.
Valencia apreciando el ingenio.
Sevilla friendo al metal mental.
Madrid fundiendo el real.

Enciende una vela por mis pies.
'La medalla está al final de la carrera.'
Para anular las venas,
recorro los lunares.
Lleno la copa, lleno a la llena.
Como tantos cosas,
proveo o no proveo.
Puesta de cebada hasta el cabello de la yegua,
daba lo que daba.

Tengo que gritar.
Menos karma, más intentos.
Propuesta en la apuesta, 
debía apreciar la percepción.
Voluntad es el saco de la conciencia suicida.

Mejor convencida que vencida.
No tuviera yo que haber chillado.
No tuviera yo que haber prometido.
Ayer y hoy me encanta lo metido.

Gacela número uno,
leona número dos,
mujer número tres.
Patrones de patrocinio bordo y abordo.
Si quieres buscar sensación,
ensúciate.

Propón.
Enciende la luz.
No me dejes dormir.
Por los abalorios,
por los ovarios.
Tú come, come.
Tú propón, tú propón.

Trazos y casos.
Canciones y ciervas.
Cavar cuevas para las cuervas.
Erre que erre.



miércoles, 16 de marzo de 2016

La vocación pesa.
La gana me prensa.
Alabar me piensa.

¿Qué decís?
¿Quieres flores?
¿Qué hago inmóvil?
Valientes veinte.

Quiero serlo.
Quiero sacarle brillo al anillo.
Quiero la sobreplenitud,
dejarme de quejar por los dolores,
no saber el nombre de los colores,
caldear los calores.

Cosas como mariposas, sean de mí.
Ardo, ardo como bruja.
La brújula se ha despertado.
Obtendré una bujía.
La que diga que beba de la poción.
Sangre ineludible catapultada a inhumanidad,
a lo incorpóreo.

Ya en la noche de espuma,
ya vestida de agua,
donde los ángeles no han venido a saludar,
es tiempo de reír,
de llorar,
 y ante todo, no recordar.
El volver a empezar es la 'otra vez'.
'Otra vez, estamos aquí.'

Los barrancos borran tu barro.
Arrojo al  deshecho,
más lejos de mis lluvias.

Instalo en mi hogar al día,
acondiciono a la noche verduga.
La rutina de libros de fundición,
de películas con mi acción,
de baile por defensa,
es lo que le doy a Miss Fantasía.
Tiemblo por lo que poseo,
al pensar que pudiera perder a
 miles de ninfas gritando:
'¡Estás viva! ¡Estás viva!
¡Te haremos a ti!
¡Despierta en el primer día de tu vida!'
Entonces, soy al cubo.
La Santísima Trinidad,
en el triángulo vaginal.



Cruzar los océanos,
mearlos.
Joder, ¿qué hace Alicia en los espejos?
Lamen, los ciervos, el cristal.



miércoles, 9 de marzo de 2016

Me estoy turnando las tornas,
rubia en rabia. 
Nada más se puede hacer que dejar de apretar.

Mi situación es el panorama,
vigila la enajenación,
vaga por la vagina,
vive por el jaleo.

La Gran Depresión de no situarse es el codo a codo.
La clase no está en el escote,
ni en la dote.
Estatuas de diferente talla.

¿Qué hice ayer?
Ya no está.
El ser y el vacío se instruyen.
Dime que el talento es tantearse.

Polos opuestos,
fluir o no.
Polos opuestos,
beben de la misma botella o no.
O vivo o me muero yo.

El canto entono en la copa,
la acción se encuentra redireccionando.
Calienta el ring del guante,
a golpes con el presente,
para salvar la creencia,
el modo de la reserva.

Ángeles caen como cristales de hielo,
oigo a las estrellas de hierro.
El entrenamiento me tiene en trance.

Nunca inhale los finales,
alcancé los comienzos.
En realidad,
di el cuello al dardo. 


Podría ser una fantasmagoría,
una especie de ilusión,
una alucinación.
No importa.
Estoy pensando que la noche es mi tiempo.
Que night time, is my time.
Hazlo más rápido,
más rápido,
bebe,
dentro de la cuna que me arrulla.

Y vertiendo las venas,
puedo sentir el nada acabando.
Quizás el genio vive en lo más profundo,
y yo cave más hondo, 
más hondo,
veloz,
veloz,

Desciendo por la duna.


domingo, 6 de marzo de 2016

Nadie me quiere,
nadie me quiere
Sólo mi camello,
sólo mi camello.
Y ni siquiera le he comprado.
Y ésto tampoco es la tranquilidad debida.
Y ésto tampoco es la venganza de la danza.
Ésto es: 'ven, danza.'

Podría estar acabada,
pero insultaron.
A la sana manera.
A la salsa de la hierbabuena.
Podría explotar como un bloque de cianuro,
como ácido cegador.
La luz está mientras paso de página.

Los valores se van a lo lejos.
Cada día, sin quererlo soy cara.
Cada noche, sin quererlo soy cruz.
Resiste entre las deudas de ser mala o buena persona,
entre pillar crítica 
y
 la interpretación crítica tiende a mostrar de un modo diferente la intención y prejuicia la información. 

Oye, nadie escucha.
Quizás estar cerca,
quizás perder las piernas,
las aletas como aleros.
Os veo a vista de pájaro.

El repudio es la piscina.
La diferencia con el segundo.

Los bultos de los conciertos,
roban a las jorobas.
Copian la capa,
desnuda, limpiada.

Hierro errado,
la caratula no es una caricatura.
De dos, en dos,
les hago el avioncito con versos.

Pico y pico en el epíteto.
Áticos de atasco.
Litros y litros.

Hola,
Buenas tardes,
échame.
Lerelelé.

Cúbranse las cortinas,
cae una buena.
Rompiendo las cadenas con las caderas.
Me suelto la melena.
¿Te fías?

Coraje en jarras,
ropas rasgadas.
Robo barro,
como premonición.

Nadie soltero,

nadie en el salero.
Las pulcras cortinitas son las sucias leonas.

La bendita cadena que me separa de la pestilencia,

está pendiente de mi parámetro.

El miocardio respira el cóncavo.

Azúcar y vinagre,
nieves y agriedades.
De momento,
dictadora.
De momento,
tormento.

Competir al compás,

salvaguardar la vanguardia,
hartarme de vitrinas,
comerme los trofeos.

Rabia sería como arañar al perro.

El murciélago durmiendo conmigo como muérdago.

Amamantandome el desanimo.

Vuelvo al vicio del paro y reparo.
Lindas burbujitas para viajar por ellas como en una Odisea.

Un segundo tras otro de 'yos, profundos'.

Así, soy de los indios ángeles de la parte alta.
Nos separamos.
Viuda del difunto.
Malicia en la ciudad de leones,
aun bailo por encima de tu tumba.
Cuando tumbados,
no te adelanta.
Entonces mi luciérnaga vendrá a recoger el diezmo,
lo desbocao. 

Normal que te choque.

He nacido para el azote.
Él superarlo sería complicado para ti,
pero yo voy por el peaje sin equipaje.

Volver a hacer sin pensar.


No sé como respirar.






jueves, 3 de marzo de 2016

La música es la envidia del alma,
advierto la ventana de la musa,
hilo la huida.

Cada semana en la que nazco es la barca.
Buscando que nadie parta,
no podía pactar.

Soy el paseo,
el hablar como beber,
el lenguaje enajenado. 

Defiendo la fiesta,
el plástico y las prácticas
de la muñeca.

Underground, húndeme. 
La conspiración me inspiró.
El mundo soy yo.
El cine pica del picante. 

Te amo como amo al amo.
El cuervo es mi amante.
Echaba mis ojos al saco de todas sus putas.
Y al anochecer, me entregaba en la cuadra.

Tu calor es mi afición.
Dime que más es el amor.
Dime que tentaré el trote.
Dime que serás puntual.
Dime, semen.

El puñal empuñaría si me mareara con él.
No miento.
Ni me esconderé nunca más.
Eres mi amante hasta la muerte.

Celos en celo si ya no puedo trepar por sus trabajos.
No entiendo el porqué,
pero lo sé.

El humo bebe cera derretida.
La humana bebe cerveza repetida,
colecciona diccionarios,
Cíclope en la enciclopedia,
Calíope en Citerea.

Sollozaré en alfileres en el fin.
Donará mi corazón y mi coraza,
virtual y virtuosa.

Noche en el pulmón,
realizo la excepción.

Cogeré tu mano y te llevaré lejos,
jadearé en Islandia,
jalearé en Iberia. 
Las alas lamen la linterna.
La flor fecunda.