jueves, 3 de marzo de 2016

La música es la envidia del alma,
advierto la ventana de la musa,
hilo la huida.

Cada semana en la que nazco es la barca.
Buscando que nadie parta,
no podía pactar.

Soy el paseo,
el hablar como beber,
el lenguaje enajenado. 

Defiendo la fiesta,
el plástico y las prácticas
de la muñeca.

Underground, húndeme. 
La conspiración me inspiró.
El mundo soy yo.
El cine pica del picante. 

Te amo como amo al amo.
El cuervo es mi amante.
Echaba mis ojos al saco de todas sus putas.
Y al anochecer, me entregaba en la cuadra.

Tu calor es mi afición.
Dime que más es el amor.
Dime que tentaré el trote.
Dime que serás puntual.
Dime, semen.

El puñal empuñaría si me mareara con él.
No miento.
Ni me esconderé nunca más.
Eres mi amante hasta la muerte.

Celos en celo si ya no puedo trepar por sus trabajos.
No entiendo el porqué,
pero lo sé.

El humo bebe cera derretida.
La humana bebe cerveza repetida,
colecciona diccionarios,
Cíclope en la enciclopedia,
Calíope en Citerea.

Sollozaré en alfileres en el fin.
Donará mi corazón y mi coraza,
virtual y virtuosa.

Noche en el pulmón,
realizo la excepción.

Cogeré tu mano y te llevaré lejos,
jadearé en Islandia,
jalearé en Iberia. 
Las alas lamen la linterna.
La flor fecunda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario