lunes, 25 de abril de 2016

Tiré del pecado.
Desayuné cerveza y decidí en el cigarro.
Para verlo todo en la retina,
te tienes que irritar,
ejecutar la guerra al hastío.
Estrecho y trato hecho.

Bien, estoy entre ciudades.
No me pongas condiciones,
porque no me adopto.

La última letra necesita un  reparo.
Recreo a un pigmeo en el cuerpo.
Inundación de erudición en el conocimiento.
Arte, hazte.

Yo me absuelvo de mis siete capitales.
Purifico y afirmo:
¡Fiesta, sí, sí!

Como cónyuge, el mimo del mundo.
Como cónyuge, el veneno del mundo.
Cómo cónyuge, la destrucción del mundo.
La autodestrucción es mi sensación sensible.

El bolígrafo hace baladas abominables,
caricias de malicia.

Dilato el adelantado.
Empujo a la próxima.

Me falta cariño.
Tengo que darme aire. 

Me jode que piséis mis germinales geranios con los prejuicios.
En cuanto les doy mi nombre,
todos están haciendo por mí.
Véndeme el motor.
El mío, sólo es una cesta.
Lo que quiero decir es que hablar conmigo es lamer hielo.
Desagradecidos no saben que todo no puede darse.

Limosna que me ampara,
el ojo de la cara.
Hay que irse.

Filosofía para hambrientas.
Destreza en las trenzas.
Trampas en los permisos.
Aún veo el humo de lo que he arrasado.
Suficiente pasado.
Mi esperanza es la fuente del sudor.

Era la guía.
La locura venía como tentadoras tarántulas.

domingo, 24 de abril de 2016

Tiro en la contienda. 
My man is black.
The sky is a gun. 
Para mi mujer,
tengo raíles grises con paisajes de hojalata.
Viajes móviles.

Al introducir a la mujer en la tarde,
el día trajo réplicas de lúbrica.
La espuma está enmascarada.
Dame tus huesos. 

Tengo que besar,
para beber tu aliento.
Asiente todo el tiempo.

Tengo los futuros con animales mágicos,
las fiestas con las fieras,
la festividad flotando en la felación.

Quietud del queroseno, actívate.
Velo las venas del hombre viejo.
Gano la oración del cortejo.

No duermen los espejos,
esperan una beca por animalidad.
Clandestinos en la oscuridad,
clandestinos en la sangre de la luz,
centelleos de tú-tú,
juego de yo-yo.
Sabes que aún deseo estar muerta,
pero estoy aquí otra vez.
Viviendo por el fin.
Expandiendo la cabellera,
invadiendo tu lecho,
venerando tu hecho.

La aguja que agoniza las horas me debe ingenio.
Digo que tu materia es la merienda.
Arañar la garra,
caerme en el alfiler de la ortiga.
Por enamorarme.

Heroína,
eres mi esposa.
Porque puedo fumarte, filmarte y esfumarte.
Fluyo fuera.

Silencios de ácidas,
succiono la acción,
la idea es la deidad sin edad.
Noticias del dios de la locura,
aúllo al viento para que vuelvan.
Y saltar en su saliva del vértigo.

ç

Los cuerpos anochecen al caer.
Cuando duermen y mueren y se difuminan.
Y comienzan a ser necrófilos.

lunes, 18 de abril de 2016

¿Cuántos leones?
Una leona.
Dos leones sucios.
Poseidón, posee la saliva.
Rimo más que me enamoro.

Represento a la pastora,
ejecutando el enjambre.

He dejado de ser muda,
para ser monosílabo.
Ahora,
róbame las letras de los recuerdos.
Vivo con la pluma,
la nave en nube que alucina a la luna.

Rica en el museo,
musa del deseo. 
Líos de faldas paralelos, 
las aventuras excitantes.
Excita el éxito de tu extintor.

No doy el don,
un fenómeno de ecuación.
No como estados de coma,
me los tomo a broma.

Ser camaleón,
lingote de transparencia.
Arca de secretos,
para ser concreta.

Soy el saludo como un parentesco.
Juegos de desconfianza,
réplicas de locuras,
Me gusta hacer ésto,
entonces no puedes dejar de dejarlo caer.

Acoge el animo,
abre el agujero del ánima.
Me culpo a mí por mi reputación.
La verdad es un Estado mental.
Sin educación, 
sin interpretación.
Así te quemas.

Las estrellas se van a la mierda,
mierda de agujeros negros,
mierda de muerte.


domingo, 17 de abril de 2016

Siguiente ronda.
Mis amigos ayunan la ayuda.

El demonio encerado,
encerrado.
Desaprender es demasiado.

Mirando a los ojos,
me fuerzo más mis dentros,
para escapar de unos hondos alucinógenos,
en el orgullo de la presencia. 

Quieta quemo la lengua.
Urge la unción. 
Y no. 

Con unas sábanas como prendas,
sueño para ti.
El lince lancea con líos.

Crujo el paso,
prostituta en el tétrico paseo.


Voy desnuda y callo como lista,
reparto como comunista.

Huérfana desde la crucifixión de mi habitación,
abortos de María Magdalena.
Presa de policía,
la revista sonora de la juventud.

Creo en la verdad diurética...
¡Joder, que afecte!
Creo en la liberada libertad...
¡Joder, que no se reserve!

De sangre fría a sangre caliente,
hervida por la destreza,
trenzando las trenzas.
Bis a bis.

Mi línea de suerte.
No encuentro mi línea de suerte. 
Mi linda mano,
¿qué piensas?
Que lo realmente relevante es la línea de la cintura.
Mira la mamá curva de transición.
¿Qué tendrá esta línea manual?
Todo lo hace confeccionar.

Una, una.
¿Podría ser tu encantada esta cantada noctámbula?
¿Por qué te agotas como un efecto dominó?

Hey, dices, hey.
Quiero jugar.
The tip of the tongue.
Un viaje vaginal. 
Dentro, Romeo.

Entonces venceré saltando la jungla del jaleo.
Hasta que el sol acabe.

Soy una reina.
Que se enamora de su corte. 
Indistinta en el instinto.
Aleatoria en la distancia.

¿Qué estás viendo?
Estoy trabajando a través de la ventana,
dum  dum.
En el área como Scarlett O'Hara.

Sólo quiero beber.
Nunca entenderías porque no cambio.
En el suelo,
nalgueo dum dum.

En el mar amiga, 
soy la reina.


sábado, 16 de abril de 2016

La debilidad de una oveja frente al sol moribundo
-Leopoldo María Panero-

Hallé el sentir sintiéndome.
Tomé mi bestia y bebí cinco.
Jugando con el ahora no me ahogo.

Apadrinada por París,
a punto de decir algo.
El tiempo inútil es el tartamudeo.

Mi cerveza en los cabellos,
mi certeza en los camellos.
Dómame como dragón.

Muevo por trabajo.
En el carro,
cuerpos brincando a altos vuelos.
El cadáver de  la fortuna.

Balanceo la balanza,
manos de Midas.

Pelo la planta 
y todos están silbando.
Atención.
Los hombres no tienen culpa de que les guste las mujeres.

Cabeza de la tierra cae. 
Quizás sea Jesucristo.
Quizá sea la parte de la cruz.
Y sea una espiga.

Acudo a mis llamadas. 
Y floto como florezco,
en una eterna Navidad.
Bailando la maldición.
Canta porque mi piel es la nieve navideña.

Mi pedazo se despedaza.
Y pacta con la pieza.
La flor de la tortura.
Crack.



Esnifo la ficción.
Conecto la ciencia.

jueves, 14 de abril de 2016

¿Y mi sombra donde está?
Sombra, ¿me dices que yo soy el sol?
Asumo el presumir de mundo.
Va divino.

El cielo cambiante,
no da tregua.
Es calar el canal sin mano que quiera con nosotras saltar. 
¿Tú qué bebes?

El tirabuzón se desliza en mi espalda,
la espada.

La libertad está servida desde la demencia de la infancia.
No cojeaba en la caja.
Delatar mi pensamiento está siendo intenso. 


Bájate a la rotura,
pelea con el pene,
hasta romperlo,
y dejar el hilillo del seminal,
 ría pía vía de nieve que viene.
Gemía ante que sabe nadie de mí.
Todo lo que quiero que hagáis,
vasos de cerveza,
es que os deslicéis por las aceitunas.
Adiós,
¿cuál era tu dirección?

Acción,
sólo necesité el foco.
Soy la que soy cuando soy lo que quiero ser.
Alicia,
Aleceia, 
verdad.
Ver la teoría como Hipatía desde mis ventanas,
ver la práctica de lo contemporáneo venidero.
En los auriculares, los exámenes con buenas notas.
Cierto, disfruto.

Era mi ayuno para la una.
Era mi tarde,
la radio abriéndose a la convulsión del conocimiento.
El conocimiento nunca miente.
Era mi noche,
los chasquidos eran el pasto.
Fraseando la indescifrable fábula.

Llevaba un cascabel,
que renacía sobre sí.
Ay, mi corazón.
Que me lo quemen cuando arda yo.

Lucía la seda entre la hierbabuena,
entre la huida de la verbena.
Aire y fuego,
beben agua en la tierra.

Al puerto de Sevilla,
llegué yo,
a encontrar la campana,
recordatorio de tiempo.
Ya vienen las moscas y gusanos.

Así que soy la valla de la brisa,
la torre hecha de lluvia,

Ésto es lo que yo quería.
La lista de lo que tenía que hacer,
el anillo que mecía.
Así, bien veloz.
Sin compasión. 
La bandera del delirio,
es la saliva que me parió.


jueves, 7 de abril de 2016

Nuestras capacidades físicas son el fundamento del firmamento,
la difusión del orgasmo,
el comportamiento de leona y león.

Estudiar tu detalle,
son mis provisiones. 
Vigilo tu visual.
Adoro ritual y rupestre al animal.

Que susurren en nuestras botellas que no pueden borrar nuestro amor.
Ensuciamos la ciudad buscando la munición.
Sé lo que es salada,
sé lo que es la cera,
sé lo que es lamerla.

Enciende la luz, 
uno,
viremos por las avenidas. 
Acústica poción. 

Tus exorcismos son venideros excelentes.
Se vende a la mejor mano el semen excedente.

Es preciso beber  a tu salud.
Mis vertederos bendicen mis vertientes. 
Estoy convertida a la religión de la diosa.
Cascabel místico.

Tanto buscar, tanto buscar,
invento la compañía.
Mantenías mi risa,
cocinado el rizo.

Las escaleras son los mejores sonajeros.
Y yo sólo quiero que me abracen. 
Las paredes ya se desangran alrededor nuestra,
ya hace tiempo que somos marionetas,
tú compones mi reparación.

Armó a ella y a mí,
le rajo las ropas,
para cavar en el cabo,
en la mar con blanco rabo.

Tu cuerpo de agua del estanque,
cuerpo de crucero,
los ríos de tus extremidades.
Siete pecados, siete cielos.
Subtitulas que infierno puedo ser.

Mi rey quiere volar.
Transfiguración de la única carne. 



Lloro porque soy siempre la que aleja ansiosa del jardín.
Déjame, déjame en lo original.
No se donde estoy.
Hace rato que perdí el norte.
Hoy sé fue mi casa. 


miércoles, 6 de abril de 2016

Afirmo a la par.
La verdad te vuelve loco.
Mamá está rajando las cicatrices.

Surfea en las caderas olas de sangre.
Bailamos toda la noche,
así que lo recuerdo.
Era la abeja del cerezo,
era la cabeza del sol.

Mi palabra en la oscuridad es un fuego fatuo,
la línea del hilo del raíl.
Ride or die.

Así que me llamas,
y tienes las manos jaleando en la guitarra.
Gustas de mi música,
gusto de tu longevidad joven.
Honro mi hombro con hombre.

Eléctrica y económica, 
le salgo cara a la noche, 
la otra cara de la luna soy yo.

¿Porqué debiera cambiar?
El astro está despierto,
blancas están las espaldas.
El fin del mundo, 
si mundo no me quiere.

Las estrellas alumbran su profesión,
mi silencio es el progreso.
Mi pulso a la apocalipsis apoteósica.

Saber a una mezcla de licor peligroso.
Era el ecosistema de una fortaleza.
Para ser honesta, soy un antojo.

Y lo has sido.
Y lo haces.
Vendí mi número a la imagen.

Fiesta donde no se pueda parar a apartar.
Embriaguez cósmica.
Dime, caramelo.
Los problemas son malvados para mí.
Pero ando hacia el malo amable.

Requiero del querer.
Paciente impaciencia es la de la mañana,
nuestro amor entra en la armonía.

Propongo el juego.
Lluvia visual
cuando ida,
tú me esperarás aquí.





Metálica concha,
quédate con el cambio.




sábado, 2 de abril de 2016

El cemento,
la crisis del no,
el sudor de oro,
calibro.

Aquí,
hago la cena y asiento,
domino la seda de la sedienta.
Circundo del judío no circuncidado.

Mechas y personas.
Pongo la llama de quien escucha la llamada,
¿Dónde se compra el ungüento de la seguridad?
Lo estoy viendo, ¿qué más quieres?

Me han llevado a la zona del desenfreno.
A la pérdida del respeto a beso.
Mi lengua en tu lengua es una leyenda leyéndose.

Redacto la nota.
-Sé salvaje,
tus ojos me decían.
Toma, alma.

Felicito a la felación.
Visito la maqueta.
Asteriscos introspectivos,
la cruz de la postura.

Sé sexo.
¿En qué te has convertido?
En nexo.


Sentada en la soledad,
crudeza de la poesía.
La poesía de doble fila.

Mear siempre es un cumplido.