miércoles, 6 de abril de 2016

Afirmo a la par.
La verdad te vuelve loco.
Mamá está rajando las cicatrices.

Surfea en las caderas olas de sangre.
Bailamos toda la noche,
así que lo recuerdo.
Era la abeja del cerezo,
era la cabeza del sol.

Mi palabra en la oscuridad es un fuego fatuo,
la línea del hilo del raíl.
Ride or die.

Así que me llamas,
y tienes las manos jaleando en la guitarra.
Gustas de mi música,
gusto de tu longevidad joven.
Honro mi hombro con hombre.

Eléctrica y económica, 
le salgo cara a la noche, 
la otra cara de la luna soy yo.

¿Porqué debiera cambiar?
El astro está despierto,
blancas están las espaldas.
El fin del mundo, 
si mundo no me quiere.

Las estrellas alumbran su profesión,
mi silencio es el progreso.
Mi pulso a la apocalipsis apoteósica.

Saber a una mezcla de licor peligroso.
Era el ecosistema de una fortaleza.
Para ser honesta, soy un antojo.

Y lo has sido.
Y lo haces.
Vendí mi número a la imagen.

Fiesta donde no se pueda parar a apartar.
Embriaguez cósmica.
Dime, caramelo.
Los problemas son malvados para mí.
Pero ando hacia el malo amable.

Requiero del querer.
Paciente impaciencia es la de la mañana,
nuestro amor entra en la armonía.

Propongo el juego.
Lluvia visual
cuando ida,
tú me esperarás aquí.





Metálica concha,
quédate con el cambio.




No hay comentarios:

Publicar un comentario