miércoles, 29 de junio de 2016

Ven, verano, ven.
Vislumbro el Vesubio hacia mis venas.
Vislumbro una estampida de palabras en personas,
luces de concierto centelleantes,
el pseudónimo de las estrellas.

Que tibia la mañana cuando la hago tambalear,
en la rotura del radial,
partiendo la proporción áurea,
poniéndome púrpura,
por ser la Virgen de los Remedios.

Ando por la calle entre el piropo y la pelea,
entre la alegría y cuando rozó la  conversación con la tristeza,
entre el beso y el disparo.
Nunca lo nupcial está presente.

Inmoral como el mar,
tú me mecías.
Tú no me des más tormentas,
tú no me des más castigos,
no acabes conmigo.
Cree en la eterna vagina.

Brusca busco,
sin selección,
aún así el águila aguja el ojo.
La quietud y la cinética le daban la coral a la canción.

Cruzo mis piernas,
fuera de las cavernas.
Es la fuerza de la belleza cuando es una cascada en la entelequia. 
Y me hace ser ella.

Es un sueño real,
es un sueño made in me.
Mi dulce aceptación me guía.
Era lo que fluía.

Rescato el rayo,
y él es el cetro de mi centro.

De la barca de la barraca,
 yo soy la vela blanca,
navegando mar adentro,
yo soy la inmensidad.
Las algas son el vello de mis brazos.

Calla, niña, éste secreto lo vas a guardar hasta la tumba.
De los manantiales mentales de mis pensamientos,
son para la mañana,
tiros al alba.

Estoy disfrutando.
Quiero la contractura de ser la contracultura.
Yo pico de todo corazón,
y úh,
sorpresa,
yo gané.
Mi mi sostenido.
Están lloviendo sensaciones que me arrancan por alegrías.
Teatralmente, â bientôt!
Sí, más pronto,
más fuerte
y más cerca. 
Intenso sol,
olor a hierbabuena en mi pelo.
Soy la  Santísima Trinidad de Plotino.



lunes, 27 de junio de 2016





Te dejo en la cuna, niño hambriento. Yo me quedo en la luna. Nada que nos una. La bruma de tu mentira es la fina línea de mi sonrisa. Tú, fantasma que camina, eres la envidia del ridículo. Los hombres se quedan como niños, ¿y ahora con quién me alivio? Repiten que mis palabras suenan vulgares y sólo es la dulce cólera, ya sabes, sin educación. ¿Hacer daño? ¿Yo? La espontaneidad siempre es bondad. 
¿Poco cuento? Ahora hinco los codos en la mesa y no busco ayuda. Yo soy mi puta y mi cura.
La desamortización de tu cuerpo es la esencia de mi conocimiento. Fuera, hombres, tengo trabajo que hacer con mi intelecto. Cúbrete de mi territorio, la traca.
Mi mujer se solventa cada día en el espejo. Y no cree en el reflejo, sólo en el efecto. ¿Rota? Vamos, pásame otra ronda. De lo que sea.
Las hostias me las tomo para tomarme el vino. Vete. Másturbate.
Sin deseo se siente mejor. Cuando quiera, coitus interrumptus, por si me encuentro con quien no deja alargar sus sentimientos y sí sus menosprecios al amor. Emérita en mi templo, portadora de mis cimientos. Mis palabras son el Estado. Y tú eres, el súbdito que bebe de lo que proclamo.
Lo que me diferencia es la fuerza. Fecundo a la fémina con la experiencia. El estoicismo también es prenderte hasta las cenizas. Y la algarabía de mi ira, es la brisa cristalina y justamente está cuando digo lo que quiero decir.
Sola en la emboscada, ya no le temo a nada. Dime algo por lo que no haya llorado ya. Pedía que me dejaran seca, pedía libertad pues fermento a la fulana. Concibo la zona, hoy soy más animal que persona. Te ataco, te araño, te escupo, te meo. Mea, mía. ¿Tú? Mejor juego al yo-yo. Comparto el ritmo del teatro, me encanta. ¿Control? Ponchos indígenas y no burkas. 
Vamos, diversión, sé como hacerlo sola. Sé como levantarme de la lona. ¿Entiendes? Es la explora. 
Soy lenta aguantando y rápido echando.
Así, sin fe ni corazón marco el adiós.

Acoplate en el aula. La mujer se toma como ídolo y no se doma. Mama que se derrama cuando narro la armada. Ay, mamá, mira como asesino mis sentidos. Mi pelo no es rubio, es pura filigrana. Parto la partida. Sudo por mi talla. Sonora en la sesión. Traga, traga lo que cavo. Ahora, que estoy en caliente me siento la predominante. No me importa pasar hambre porque me alimento de mi inmensa alma, mi arma. Soy el gallo montando el pollo. No me importa quedarme afónica porque esa es la crema. 

Cómeme el coño.
Inmenso mito,
te expandes en la línea que alimenta tu nariz,
retuerces la inocencia.

En sociedad,
semiótica.
Pertenezco a la semidiosa en el paso,
al culo que pace por el pasillo.

La mañana me vistió de inteligencia,
al licor de la voz como legado.
Fresca y seca,
sé que la naturaleza es el proceso,
así que pon eso.

La contemplación es intrínseca,
trae más que esnife hasta el fondo,
para unirme más al hondo.
La fuerza de mi cuerpo es el sustento.

Kill 'what do you think of me?'
I'm way of art,
the reckless,
the wild youth.

Ando, ando por el pueblo.
Agua en los pensamientos y soy un sedimento.

En la quietud no respondían,
y prometí que yo sería la última en quedarme dormida.

En cinco minutos,
volvería a estar tocando el cielo de la falsa percepción.
Mostrarme el mundo paralelo de los minerales de marihuana,
donde cuando vuelves a volar a él, todo está como estaba.
Mostrarme el éxtasis como un análisis,
donde la ambrosía cubría  con una florería.
Mostrarme la cocaína donde me suspendía,
donde la anatomía delataría.
Mostrarme el alcohol antihistamínico del tedio,
la rotura del narcótico en su cambio al mental asedio.
Y en la sobriedad
al cerrar con llave,
admiraba el viaje.

Símbolo aislado,
el signo propagado.
Me compran y me venden.
Me compro y me vendo. 
¿Quién me obligaría a estar condenada a ser mía,
y tenerme que hundirme más en la corona?

Los colores están quebrados,
estoy trabajando mi torso por el trueque.
Me estoy volviendo loca,
avistando las visiones virginales de los virajes de la vida.

Mis amigos están echando migas en mí,
a través del sol,
notaban mis guerras eternas.
¿Qué podría hacer?
Sólo caos,
adherente el ocaso.

La temática es el trabajo.
La entelequia es la euritimia.´
Largo tiempo en el día,
en la ría de las reliquias.
El horizonte ondula,
él dice que en cada estrella hay una meta con frescor de menta.
Flash en el efecto,
la abstracción es la posición.
Subirme a la revolución es sublime,
es la forma de amarme.
La ocasión es condición de la ampliación,
de la complicación.
La última llamada es la llama.





jueves, 23 de junio de 2016

Mi mente está perdida en la ama,
cuando mi boca va más rápido que una armónica.
Y cruzo los locales del manicomio.
Humana mendigando mímesis.

Todavía es la vida,
y las vías de los viandantes
vislumbran mis vértebras.

Estaba perdida por perderte
y te encontré buscándome.
Y allí estaba sosteniéndome mi mirada fría.
La venganza del deseo es cerrar las piernas.

Un caramelo por la fama de lo simple.
Quiebro mis raíces con la vista con la fluidez de lo que quiero ser.
Escucha lo que quiero o no.
O no, realistas son cuando los encuentro perdidos.

Háblame de Magdalena
y como meneaba el mimbre.
-'Mi culo es como la mimbre-
'
No pido la precaución.
Hoy no te regalo,
hoy no es la navidad de mi nacimiento.
La elegida y resucitada entre los muertos.

El humo me susurro este color.
Y tú estás hundiendo el dolor en la hierbabuena.
Dámelo,
es mi Navidad y tú eres el pastor.
El nudo me ató este amor.

Lujo de pornografía en directo es un sustento.
Vive en el rápido sueño,
bebo el barro de las barbas.

Tu quieres cruzar mi piel,
y sientes estar fallando por no estar follando.
El lugar que se activa con mi opinión.


Y el sentido se siente cuando saboreo la senda.
Viva en la vivienda,
brillaba en bragas.


Tú presionas la entrada de tu casa,
y comienza la soledad,
el sol de la edad.

Arcángel de la mañana,
resquicios de la noche de la posguerra,
toda las estrellas recogí trabajando en la herrería.
La física más importante es la danza.

He vuelto de día,
amando la vía.

Oh, querido.
Pregunto que podrían hacer mis manos en las derivas.
Configuro los juegos,
ya los dramas no son los amos.

Diccionarios de disecciones, 
libros de libres.

Hago el venado a nado.
La llegada de la nada es la que amansa.

Recoge tu pasaporte, 
es el truco,
hoy alguien voló sobre el nido del cuco.

Pico los pájaros,
y sé que puedo ser mi suerte.
El rayo está cayendo,
se clava en la tierra hambrienta de fotosíntesis,
de metamorfosis,
de catarsis.

Ves el misterio de la juventud como una virtud.
Idolatro la tropelía,
me atropello a mí misma.

Feliz,
en el cáliz.

Un huracán,
el caos que aplaca.

Base de mujer,
resquicio de ídolo,
nomenclatura de voluptuosidad.
Tengo que ejercerla.
La locura es para las heroínas.

Un gran clima la calima del té, 
un gran decorado el del café.

Tomo el sol desnuda y como uvas,
y la vida se circunda con la magia de la bruma.

No existe la compasión,
sólo hay que crear el olor,
asesinar el dolor.

El tedio titubea,
la corona de flores será vuestra vereda cuando ya muera,
y las mujeres sempiternas acojan mis veredas.

¿Derrumba a la rubia?
¡Pasa otra rubia!

Me siento natural,
es la verdad.





miércoles, 22 de junio de 2016

La sabandija del olvido se postró ante su indiferencia.
Tengo que correr en la nieve quieta.
Él es la ida.
Y yo, el deseo de tu venida.

Un suicidio, 
el vertedero del incendio.

Nadie arropa mis lágrimas por tus partidas,
tus embestidas y cuando me desvestías.
Después de años, como varios días.
Nuestros besos eran las crecidas.
Nuestros humos eran las alegorías.

Me mandaste a la hoguera diciendo 'vete a la mierda'.
Eso es lo que aspiré antes de tu partida.
Las cinco farolas son la condena.
Nuestros fracasos son la cadena.

Ruego treguas.
Menosprecias mis angustias,
mis anginas abruptas en las que te gustaba hundirte.

Es la oscuridad el ritmo del seísmo.
Siempre es lo mismo.

Rompe la risa la rata que roe mis entrañas.
Mi cuerpo te retaba y ahora soy la rabia.

Callas a Maria Callas.
Mojas las calas.
Ahora, me calas.
El cólera se coló.

La histeria es mi historia.
Me niegas la inestabilidad.
Y soy un cascabel.
Y yo quiero que me ames como amaras a todas las mujeres que merman en tus sillones.

Cada lecho es un dolor.
No das tiempo para volver a ser el autor.

Mi cabeza, loca.
Mis entrañas, gotas.

Acogemos la predestinación con un adiós.
El porvenir son ácidos.
Ciega de tu cuerpo,
tus huesos pierdo.

Soy tu viuda ebria,
la perdida a la que echas de tu vida.

Otro hombre muerto.
Diosa, dime que seré la mujer renacida después del lamento.

Ha muerto nuestra ultraviolencia,
ha muerto mi veneración,
y nuestra esencia.



Repito 'te quiero' al bloque de hielo.



lunes, 20 de junio de 2016

El recuerdo en la esquina,
camino a ellos por su calidad.

Mezcla la morfina,
pupilas como las plumas del cuervo,
como soles muertos.

Dílatame. 
El gemido es la munición.
Nada que decir,
sólo disparar.

Las entrañas no son mansas,
el coche está rompiendo el aire.
Habla rápido,
habla sucio.
Así que lubrico.
Lengua para el lirio.
Los espermatozoides son hijos de puta.

En nada podría nadar.
Los colores son clandestinos,
en el retrovisor.

Disfrutar,
bailar en cualquier lugar.
Manifestar nuestro modo de quemarnos,
Buscar el amor en lugares extraños.

¿Crees que podríamos vivir en el éxito del éxtasis?
Verdad, vereda verdadera.
Joven en el jaleo,
joven en el falo,
el gran ritmo querías tú de mí.

La poción en el papel,
el pene en el pantalón,
el pantano en posición.

Camina prostituta en el calculo,
crack en el culo,
luce shorts.
Él dice que el calor creció.
¿Nos añoraremos en el año?

Entre la fiebre del frío,
susurras sentimientos,
enciendes mis nombre, hombre.

Sucias y caderas rápidas,
tus manos pidiendo más,
la cabeza de la serpiente en tu cuello,
la sumisión del Credo.

Ya estoy sola en la yegua.
¿Me ves?
Voy.
A la enhorabuena de la vida,
a la voz amarilla de la atención.
¿Al sexo débil?
Al sexo dominante.
Como reina,
exijo que coma.





Más calle y menos casa.
Más real y menos farsa.
Menos habitación y más templo.
Ya no tiemblo.

viernes, 17 de junio de 2016

El laberinto del libido languidece la labios.
Creas el contraataque confeccionando la carcoma que come quietud.
Los restos de la revolución no reniegan de los dos.
La brisa del bosque benévola,
nos forzaba al infierno.

No caduca el oráculo,
extremo mi futuro.
Pierdo el río y pierdo el estrado,
por estar condenada a tus clavículas.`
¿Me vas a follar con falda?
¿Te vas a lanzar a este corazón a prueba de bala?
Vale.

Una estela por tu secta,
y de rodillas manaba al mandamiento sexto.
Gimiendo en el quebranto de mi lomo,
cautiva de la victoria.
Muestra el alma,
me felicita con una flor.

Única concubina del momento, 
satisface tu segmento.

En el frío fino de la luna,
memorizas mis caderas,
tientas a las fieras.

Anhela ser mi dueño y yo la propiedad debo negar.
Una mujer sin pertenecer.
Para ti, 
nada más.



Canastera al drogar.
Tú haces mi corazón de metal.
Tú haces mis huesos modelar.

Cuando nos alejamos lejos es como si comprendiéramos el sentido del universo.

La profecía querría
y siempre es tardía.

Salinas en la saliva,
diamantes en la mente,
peino mi nombre.

lunes, 13 de junio de 2016



Zorra en la zambra,
dócil saliva.
Tus besos son el ataque inicial,
Luz como un 'come on, come on'
en nuestra cama, 
en el retrovisor.

La piel está latente.
Levito en tu 'te veo'.
Abro la fantasmagoría
y callo mi voz.

Tú estás tratando al toro,
yo al trato.
Yo asiento las revelaciones de las convulsiones.
La ópera opera el gemido mío.

Para verme sangrando,
tienes que ser sagrado.
Dejarte en el don de la diversión.

Y alzando mis dientes al Sacromonte,
mis raíces rubias rizabas.
en la penumbra,
haces el juramento de entrada a la piel como miel.
Si decido donar.
Serena, centinela.
¿Por qué nos estamos amando?
Domino al Dios.
Pido trip, trip.

Humo que se repite todo el tiempo,
en la siembra de la ceniza.

Desmembrame, 
pensando en tus miembros.
Dame tu contestador.
Más que un susurro,
es una perversidad.
Aguijón, hazme perder la razón.

Dame
el semen del silencio.


miércoles, 1 de junio de 2016

La única muñeca se ha hecho un vendaje. 
Sentía en las  calles,
veneno en mis venas.
Yendo hacia el yo,
satisfaciendo el celo,
sacrificándome en el triunfo,
santiguándome en el crucifijo.
Reconforta ser fiera.
Y la reina se está desnudando delante de mí.
Sexto mandamiento, ritmo en el sexo.
Poniendo mi cara por ir más allá.
diseccionar la dirección.
La única muñeca es el fuego siendo fusil al hastío.



Pájaros en conflicto.
No quiero perder al mito.
Quiero huracanes de inmortales,
Camarón calando.
Esta es la casa de arriba de la ría de mis lágrimas.
Demasiado joven para cesar de decir 'fantasía, ven.'
Mi mente está en mi miseria,
para armar al pensar libre.
Ven, difícil.
Ven e id, genios.
Trabajar en la diversión como una perra oliendo a ellos.
Trabajar el mundo.
La criminal y sus pequeñas criminales eran las capitanes,
para descuartizar el Universo.