domingo, 23 de octubre de 2016

Al convertirme a medias no fui céntrica,
la única prudencia que resuelves es la de parpadear,
árida no es ser solitaria,
compongo como una necesidad de instrucción.
Prometí que serías ascendente,
hasta crear las leyes inmanentes.
Yo me elevo con vino o con comunicaros.
Pienso que ensemble,
es un acomodo de mi voluntad.
¿Qué tienes para mi bien?
Retrato el jamás exagerado por si algún día he cambiado.
Oh, pero quiero el diagnóstico complacido,
el tiro opresivo,
el alivio ofensivo,
la crisis como una previsión.
Mi negativa histérica al mundo es necesaria y espectacular,
pero no es eficaz.
Sólo te deja quebrándote diciendo 'eres tú, muérete',
rompes las tecnologías,
y por la mañana me despertaba llorando porque no te veía en la vía.

No arranco todo lo que miras,
lo nutro de homenajes.
El talento del motivo será el que yo quiera si, mujer, quieres seguir a mi vera.
En esta pena, yo te hago Titania.

En la arena está la lengua.
Tú corriste hacia ella, por sentir todos los rincones de las décadas.
Habla claro, habla sucio, habla sobre tu edad.
Grita en la gruta, gana young gun.

La provocación permanece pesada y nunca duerme.
Osa ser voluntaria de la alta alcurnia,
denso tranvía,
víbora ingrata,
sílfide ingrávida,
hechizo de hazaña,
tienda de platino,
márcame el camino.

El monumento es el fonema sepultado,
para que comprendas que la paciencia no me gobierna.
Yo me marché al alba, maullé.

Discierno imprudente y prematura,
me uniré contigo en lo que estás prometiendo.
El rey siempre es rey hasta que llega otro y te folla mejor.
¿Dónde te compraron? 
¿Quién te lo ha dado?
Lo efímero nunca me parece poco.

Levanta el rugir, león, como mi dueño.
Consiento todos los discos, hasta que me mude.
Mi última gota de sangre es mi sosiego,
sé sola saber lo que me satisface,
quien me ampara y quien es inconveniente,
quien da la rienda y quien es prudente.
Conocí y todas las mujeres se resumían en mí,
puedes inundar mi cintura, también me llamo 'Carmen'.
My skyline es mi eye liner.
Tú me enciendes, tú eres mi líder.
Cuando no está la televisión,
la reina es mi solución,
Tú escribes cuando lo necesito,
tú predicas tus senos,
tú eres la dirección de la dimensión,
tú eres el pabellón del acento,
tú eres el remate de la intangibilidad que cese, que cese.

A tus padres,
'ésto no es así, ésto no es así'.
El barro es polvo,
el polvo es descanso eterno,
yo soy el abismo mayor que he circuncidado.
Mi séquito está perturbado,
pero si la realidad no se hubiera juntado con todo lo que he descrito,
no me hubiera dislocado.

El precio del dedicado al arte,
es que a la hora ya esté recordando que eres diferente.
Acepta la condena como una forma de seguir en oferta cuando aparece el instante.
Mi amigo es ambición, así es de imponente.

Pálida como una pregunta,
como un elemento aéreo,
lanzas la poesía sin miedo,
sin  haber quebrado ninguna. promesa.
Telaraña,
ningún dios te había dado tanta tristeza como cuando se acaba la lata de cerveza en tu habitación,
porque es tu color favorito,
porque mi lecho en ti es consentido,
porque no es sereno.

El remedio no es juicio desesperado,
privilegiado entendimiento,
desprendimiento del Olimpo,
mi mano es la última mano.

Rock, rock,
te queda poco para salvarme.
Como yo hablo simbólica, pienso que también el resto lo hace,
y no me volvéis loca,
 acompaño al gobierno viviente,
me volvéis salvaje,

Este es tu bautismo,
todo el agua del lamido irá a la capilla,
todo lo que hay en la cosecha,
será enjuta.

¿Vendrás a mi motel?
No sé si seréis mujer,
no sé si os sentiréis observados en el semáforo por el tema del sujetador,
o por bailar si yace en la expresión.
Víctima del veneno anatómico,
dime que amaras los milenios de mujeres muertas por su volumen,
si no, 
me permito ser insensata por la calumnia.

Los horrores no dejarán que amanezca,
¿has olvidado a la demostración?
La región del gallo se olvida de sí como un almuecín.

El pergamino menciona: '¡giremos, giremos por todo lo que pasa hasta en casa!'


Salomé. 1899. Anglada Camarasa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario