sábado, 29 de octubre de 2016

Unos crecen, mientras el mapa gira.
¡No es una desgraciada, no es una desgracia que no tengas dinero.
El monopolio que te encierra es la ceniza.
Incomprensible como sufrir enfermedad si al final, acabamos en una basura.
La voz me proclama,
y el tránsito es mencionado.

Las fábricas fabrican lo fácil,
cuidado con lo que pones en tu emisora,
espero que te traigas tus ideales,
que no compres todo lo que venden.
Consolará la gramola,
sé que en el ejercicio de la misa de los compositores bordeados,
seré la zanja del estandarte.

Estoy en el capricho de la habitación un sábado suave,
porque mis amigas han puesto follar en un pedestal,
ellas saben distinguir las manías con el matrimonio.
No me olviden,
mañana iré,
pero hoy tengo un agujero donde meterme.
Estoy y estáis.
Siente el subterráneo, yo lo comprendo.
Así son avenidas alterables que relucen.
La zona y la ciencia,
mejor si vas a encontrar el corte, aunque tengas el acero.

También dejé el azar en el bar,
y aún estoy echando de más en el ciego del jueves desde las tres hasta que el tren me estaba echando a las diez.
Mi suave pelo en el fango se asienta suave en mi espalda.
Lo que liga, canto todos los días ante de que el despierte el gallo,
lloro todo el clero,
no existe el orgullo.
Menos mal que antes de decir has metido,
menos mal que me has pedido el divorcio antes de abrir el litro de cerveza,
iba a ir a por ti en el segundo sí,
y ahora preparo Atila en Spotify,
Píllalo, fuera faldas presa de Orfeo.
Ya lo hago por ti porque entiendo que sustentes lo que es estar enamorado por allí.
Caeré en mi indiferencia por el que iba a ser mi marido como Andalucía entera, illo.
El gobierno asesina porque la gran lagarta gobierna,
¡espero, amor mío, que sea igual de exacta en la prosa!
Sé tocar, ante el esperpento de no volver a reconocer,
tocaré el presente como una línea de indeleble,
la transformación que se lleva en el espejo hasta longevo.
Dormir con tus dedos en mi clítoris,
-puta de mis causas-
no soy títere titiritando,
me voy por la orilla de un río.
Claro que no hubiera parado de girar en el mismo si me hubiera enamorado del mundo.
Claro que del inmediato pensamiento podría ser la perla.
Pero marchó,
¿cómo era su voz?
Cerró la puerta y yo fue la reverencia  y la referencia en la actuación.

A ver, que si queréis que recite un cacho yo fracciono.
La cumbre resplandece y yo me estoy corriendo,
'por eso yo creo que mi coño es la puerta de mi alma'.
Recorro la escalera porque se que no me va a decepcionar,
la estructura dura,
la sola es la sala,
impresión en el siglo.

La consideración es la religión,
jalea como un gerundio,
Yo me voy llorando,
la sinestesia es el sensor.
Mesalina, Melusina y también de momento, 'suave seda, suave seda'.
Si ir es ir, yo no me voy a rendir.

Mucho ruido, pocas nueces.
Planté mis demonios y ahí te mostré mi desahogo.
El corral es el cirujano, como los nómadas llegaron al Acrópolis a colmar el colmo.
La cantidad convenida es el seminario,
la calidad es para aprobar, es el reclinatorio,
la fantasía plástica es la cortina.
Anatomía sobria, sé que quiere pelear contigo por la bebida.
Volver a los festivales y fijar mis ojos en el cajero en el Mercadona.
Tienda de campaña,
goma de las bragas,
cuando vas a desabrochar los botones después de las aventuras.

El fenómeno de la fiera es la función del fonema,
Podría creer que mi época no ha dejado de ser animal, pero el país ha  ilegalizado con frontera.
la fortaleza dibujó finito el fin en una fecha, no en la naturaleza.
Playback, mi boca, cuenta a mi oído, odalisca de mi clan.
El estudio tiene todo mi espacio y mi intención.
soy política a la distancia y distingo la traición.
Si yo no vocalicé mi mejor, lo que dije en mi no - cumpleaños no se cumplió.
Me reinicio para despejarme entre mis piernas,
no son tiernas, son un enjambre.
Olor a delantal,
envío mi solución como un puñal.
Lo normal es que estalle por casualidad.







Lo que te ofrezco es dama y vagabunda es de forma incondicional como tradición de lo original y tú te vas a enredar fidedigna al ser confesada.
Que oportuno es el turno.
Fugaz no falto,
busca su función por encima de ínfima,
tengo dudas en la mente y dedos en el desembarco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario