lunes, 28 de noviembre de 2016

Del dictamen del termostato,
soy presa.

'Los pícaros tartaneros un lunes por la mañana',
son la probeta del ganado,
donde el cálculo es para los magistrados.
Creta tiene una riqueza mobiliaria en la secta,
como la tengo yo pensando que en mis caderas tengo cascabeles,
donde en la aleatoria de la lista de reproducción reclutada,
'le robaron las manzanas.'

Si la resistencia es una confidencia,
el movimiento contemporáneo es una asamblea.
Bravo, sabiduría, ahora me tienes local en el coño para toda la vida.
Buscar la respuesta es afirmación política.

Campanario monetario,
háblame en la calma
y dime que nunca nos vamos a comprar una colonia.
Mejor manejo el sicomoro.

Cuéntame el error de la rumba,
cuando huí a la guerra de la revolución,
y te metieron en prisión.
Eminente comentario a mi opinión.
El destierro fue el bordado de las tuercas que nos hipnotizó.
Casi no me aguanto ni yo.
Para esos momentos, vuelve, viajero, vuelve a mi esponja, a contarme cosas.
Vuelve a mirarme de esa manera.
Que mi reputación ya me la paso por el forro de las bragas yo.
Monte, monta la espera.


Aseguro que soy,
partida el corazón por mi primer amor,
que juro que es lo más sacrílego que alguien se compró.
Imperturbable enfermedad,
que ningún cáncer me separé de ti,
porque sé que cuando te les acabas,
te dan asco las personas violentas,
pero sabes que yo por ti puedo marcar mi frase dramática.
La agonía de lo efímero,
supura tentación,
un arcángel en el supermercado,
me bebí cuatro litros en aquel campo viendo Deadpool,
y al llegar a casa dormir fue la peor traición.
Le engaño a la mañana,
para perdonarme por a la noche matarla,
matarratas.

Si César no hubiera introduciendo su capacidad en la pena,
no hubiera sido responsable de mí misma yo.
Desde que te quiero,
independiente,
no sé lo que me atrae,
la decisión que recojo,
madre mía,
es una bendición.
Un botín despectivo sería una doctrina a realizar.

No saben que relieve está pasando por el efectivo,
y piden documentación como una consolidación,
un esfuerzo bastarda,
marca de nada.
Quien me crítique espero que me vea como contaminada,
como tetas de escarcha.

La condición primera es la delantera.
La consecuencia es el hueso de la cadera.
La concurrencia es un ruido.
Tengo que admitir que fundar la historia,
suscitó una fatalidad existencial,
un girasol,
y fío que hoy se lía fría.

El prólogo es cronológico,
acuño la autarquía.
Publico lo popular como favorable a la propiedad.
El Senado es mi cómplice.
Y la cicatriz es la madre eneada.








Cierra la habitación,
secciona el visible.
disecciona el cognoscible,

Tú, tomas el trabajo como el abajo
y el encima como la pócima.
Despliego como un perro intentando morderse la cola,
por eso no hay que ser adicto a las drogas.
La superioridad de la subvención es el beneficio.
El agua que me bebo, no es el aseo.
Pero si tienes celos de ello, no ceses.
Que si tú demostraras que si yo a otro besara,
quitara un engaño a una verdad.
Un clavo no saca a otra clavo,
si no cantas la espera de que tú me digas 'lo siento, lo siento.'
La premonición es la mala hierba que yo veo alrededor.
Como el Credo quebrado que torna en la luna al girar en la misma línea,
ese mismo sello que suena sin cobardía.
Cónyugues como seda,
que se sigue traficando.

lunes, 21 de noviembre de 2016

A todo conocimiento,
respeto.
La existencia de mitos también hace el complejo.
El éxito sólo es un desplazamiento.

Prudencia en las raves no crea política de clanes.
Sus relaciones no son jurisprudencia
y no hace a nadie un propietario importante de la corona.
El dinero se ha caído por lo que me llama,
suelto la rienda y dejo como se destroza.
'A estas alturas, vergüenza tengo poca.'

Sucedió antes del sol.
En capítulos anteriores, me vi en las aceras como poliorcética.
Pon eso ahí que ya será un impuesto algún día.
No tengo bombas,
tengo la introducción de un documental de leonas.
Y por suerte,
supe usar un sacacorchos para evitar violaciones.
Homérica Atenea liquida.
'Te acercas a mi boca o a mi coño y te clavo ésto en las cuencas hasta que te quedes sin todo lo que hacías.'
Lo más importante no lo enseñan en la ESO.

El sexo por el sexo.
Determino el desorden.
Mi consentimiento os mira en el sofá como un ático.
Legué tu lengua tal y como me estaba esperando en el pueblo.
La renta de la amistad nos da para encender las luces para aumentar el patrimonio.
Contribuyo a tu efecto.
Su desembocadura es una ordenanza.
Me encanta cuando vuelves a la realidad,
te cargas a mis senos como una ocasión consentida.
Se enreda en mi espalda, directo a REM, e invade Viena.


Qué sucedáneo es el rebaño.
Mercenarios como escombros eternos.
La región es lo más obrero.
Las Antígonas antes que la monarquía.
Puta España, me voy a mi propio monopolio.
La resistencia es la teocracia.

A ver si cogéis el máximo cariño y resistís.
Te rayara la llama,
pero tendrás un hilo destructor.
Una resaca de utopía que colmará el ataud.

Algún heterogéneo whatsapp como un latido,
el protestante se realice con su libido.
Darás la aventura como una verificación de la atracción.
Uso el mismo parlamentarismo que la marea del Pacífico.

Reconciliarme no es tirar el arma.
Erigida la iniciativa, seguimos con la tela de araña.
Me distingo con mi experimental medalla.
No disimulo porque así no soy operativa.

Intérprete de la cadena.
Nadie anda recto en la avenida.
Donad  mi reacción el cóctel,
patrocina los mejores cortes.
La sesión de la crisis,
siempre pide perder el equilibrio.
Gobernante del sistema.

Comunico marcos.
El decreto del Gabinete,
la obra frenética.

Un suspiro,
yo defendí las casas donde se vendían humo,
donde se encuentran las recompensas con un deseo.
Una sala de espera donde está Hacienda haciendo nihilismo.
¿Me echas de menos, si no nos vemos?
Alumbro autónoma en el cronómetro.


El aquelarre de la Liga Santa,
bajas por la plaza.
Hombres, volved otra vez.
Siguiente, Jezabel.
Hasta que la Guerra de la Sucesión acabe en secesión.
La balanza industrial, busca amistad pero fomenta el amor.
¡Enamorándonos y  que la asamblea del bar no nos haga caer nunca en la dimisión!

Suprimo el obstáculo,
como el absolutismo de un lirio.
Subestimo el factor material,
donde el trasfondo es la riqueza.
El dolor de la diversificación es la administración.
Soldado, tráeme tu pisar, vuelve antes de que no recuerdes el camino a la dada.
Rízame todo el tirabuzón que me quieras rizar.




El semen soberano es el soneto del disturbio.
El lujo ganado es que me lleven contigo.
Las papilas son el estudio especializado del torbellino de las pupilas.
Llévame, llévame a la hegemonía.
Piensa 'eres mía, eres mía'.
Urbanizo la incertidumbre,
haz el instinto de la estructura,
sabiendo que me alimento de rayos de luna,
no me des la duda.


martes, 15 de noviembre de 2016

La alambrada de la rima interna teje las redes de las leyes.
Se está avistando entre el incidente,
para después forjarlo como una figura.
Lúbrica hasta la longevidad,
invisibles anillos blancos.
No disimules tu atención.

Dona el dado.
Te prometeré que si te acuerdas probablemente esté en el baile en el llano con los ojos tornados.
Como una estela es el canto,
y al lado de la hoguera si quiero no me uno a lo que estás mirando.
La sonoridad que permite que tú también 'dime, ésto'.

Sacar el privilegio del argumento
es la improvisación de la lección.
Si arriba,
pedían menos de mi soneto,
es placer que me cayo.
Por el amor,
yo entro en el sorteo del adiós por la soledad.
La rebeldía es el sueño de cada día.
Ofelia frecuentando como afinidad por la eficacia y ya está.

El rechazo es autónomo,
escandaliza a quien lo consiente.
Admito la maternidad y me mal crío.
Procrear perpetua el eslogan publicitario,
por eso la madre marca las venas al éter cuando descubre que es poeta,
una razón por la autorrealización.

Tiránica como distracción,
encuentro el completo,
realizando el abandonado.
Desnaturalizar es una amenaza a la raza.
Zurcir la zambra,
dará millones al placer.
Danzando en la llena,
¿qué es la pubertad?

Regodeo el sentimiento,
como un apetito físico,
pudrir ingrata,
es el soliloquio de resentimiento.
No te pierdas, ni el Concierto de Brandenburgo, ni pordede.
Para ambos, no hay aborto.
Desflorar la felicidad,
fue nuestra coyuntura
en la identidad de una nebulosa.

La trampa derrumba al amante
y deja deslumbrante al paciente.
Desear, ver y poseer,
nunca se había hecho la reverencia tan fácil.
Hincarme dispuesta escandaliza,
pero cada uno lleva su profesión por procesión.

Los caprichos se marchitan,
pero yo te encontré en la ermita.
¡Anem, quina festa ens ha donat María!
Es Cristo, escrito está.
No consiento como mi sangre,
si no paro de humillarme,
el eterno femenino prende al destinarme.

Serena no estoy supuesta,
guarda el preceder circular,
el tabernáculo se mea,
y se enriquece la tara,
se adopta la cerveza
y se organiza una cena de pordede de galletas.
Disco de platino,
¿qué me has traído?
¡Una cuna para mi colmena es mi cama!
En ella, juro que me quedo despierta hasta el alba.
Yo no sé si soy una empresa,
pero el secreto es estricto.
Y el instinto del estudio lo contó como un hallazgo,
sabiendo a quien dejar la superflua confesión.
Poluciono conociendo a los que quiero la quiero la inspección,
sin pensar en la forma metódica si pega,
¡yo me lo he dado!
¡soy la torre del oro!
Me trago el autobús en busca del río.

Patrocino el patrimonio como una contradicción,
no entiendo el apagón,
y entro en un conflicto con todo misterio.
Delibero y me resigno a ser otra canción.

La red de la seriedad también es una artillería,
cojo mi maleta y me voy cantando alegrías,
quién me vio por los Viveros haciéndome tirabuzones cantándome en voz alta coplas.
Nos hemos hecho sólo susceptibles al solipsismo.
La sorpresa sincera siempre será ejemplar

Cuando caía la tarde,
entré en la maniobra de negar a lo que tengo que renunciar
un adiós sentimental.
Puedo estar más yo y más yo y más yo hasta el amanecer cuando me corresponde.



viernes, 4 de noviembre de 2016

Esta cosa que va a salir airosa no se va a preocupar después de ha sido hermosa.
La conciencia usa una dirección cinéfila,
el círculo sagrado  de la escena que te hacen ver para prender es el cien por cien.
¿Tienes que hacer mil análisis?
Deja vu,
tú y tú y tú y más tú.


Pensar por no olvidar,
despertar al techo y echar imágenes los días en los que tu cuerpo.
Una ala de libélula,
que vio voyeur a una mantis religiosa.
Anoto la nota.
Revolcarme en la raíz,
estoy pensando en mí.

Nos perdemos para siempre en la ley emergente.
Estoy incitando a la incidencia.
Viste todo con ella,
a través de su cultivo.
En Angelus que traduce el matiz como hemitheoi.
Perdí la creencia porque me vi haciendo arcilla.
Pigmalión, estrategia sofista.
Una cuadriga como decoración,
como mis recursos tras las preguntas de después de la exposición.
Teoría de la fiesta, práctica transforma.
¿Por qué estás obsesionada conmigo?

Rasgos rajo como una columna corintia en medio de una pregunta.
Tú haces levitar toda la armada.
Escapo el prototipo y huyo hacia la administración,
en el recinto, ninguna preocupación.
¡Fresco, fresco!
¡Beneficio a mi ex!

La autarquía es minuciosa en la cuestión de la joya.
Dibujar letras no es escribir palabras,
el complejo monárquico es el alquiler vigoroso.
Magnánima cálida en la reticencia,
la ley agraria.

Mi raza es la lactancia.
Mujeres que pertenecen a  sus óleos
son fan de su fama.
Sí, estoy en el mismo mes y te comento que tenemos el mismo anillo.
Cuadrilátero epicúreo  del Senado,
propicia augusta.
La contemplación es una naturaleza sensible,
una enfermedad vivida intensamente.
Te llamo 'cielo', 'ojos preciosos', 'bella', y todo lo que se me ocurra.
Maldita bien dicha, ¿nos pega la maternidad?

Mi nombre de boca en Bacos
Un régimen impedido por el himen.
Una estatuaria trepidante,
un instinto como una fórmula secreta.
Hola, ¿qué tal?
Mi accesibilidad me hace tan peligrosa como un espontáneo hematoma en mi Currículum,
tengo que darle a una sin entender de escoria,
deshaciendo trenzas,
aunando las diferencias.

Sociedad, la guerra del Peloponeso.
¡Aleluya, un coche de patrulla en Marinaleda!
Todo el espíritu en el poder.
Invertir en Bolsa es invocar.
Me toco pensando en el Cabanyal.
Discutido complemento,
aquí está todo el aliento.

¿Cómo ibas a pedir sin poder ser seria?
-Después de publicar, me voy a cocinar champiñones con nata-
Sin envidia en la provincia,
todo es providencia.
Profesional en la masiva,
sucesiva y severa.

Me conserva la conferencia como una dedicatoria.
Permanece como se desprende,
se conoce como secreciones.
Aspecto intrínseco, imperativo ante el destino desconocido.




Este punto es muy difícil, yo nunca quiero terminar aquí.

martes, 1 de noviembre de 2016

¿Se anima el camino a quién tiene identidad?
Tranquila, constipada, no idéntica.
La liturgia yo la derrumbo, por los packs que son la moneda en la otra cara.
La realeza tiene una verbena de letras en la mesa,
tu lenguaje es descubierto como algo que me hidrata.

Resbalo por el Rosario como en un meridiano,
viaje al centro de la tierra.
El concepto es Alicia,
el antídoto es extra.
¿Cuánto más te vas a quedar?
A y  todito.
¿Cuánto más, reina, vas a realizar?
Ay, todito.
¿Cuánto más, pequeña, te va a ocupar?
Ahí todito.

Los pobres robamos medallas de cobre,
sólo los auriculares como cable,
de clase baja, pero tengo la superabundancia.
No necesito un compás de piernas,
pongo una intervención de los pentagramas.
Bring your dream.

Un sorprendente argumento es la afirmación del acontecimiento.
¿Dónde está tu tarjeta de crédito?
Vamos a tirar de ella y mañana ya seré a mi vera,
pragmática te encierra.
El argumento de la humana,
una instalación tan introspectiva, como explosiva.
¿Dónde vas?
Good bye.
Obsessed break all the words,
Where did I go?
When did the moon rise?
En todo vi, viento.

Perder la ciudad no implica carencia.
Ya lo dije como distinguida,
existen momentos para la práctica,
la recompensa tiene medida.
¿Qué hice ayer?
No encontréis definición a la conclusión del olor.
El semen de la semana no es polémica.
Más natural que romper el ego en otro cuerpo.
Me he quedado como una macedonia,
la sangría quiero que sea mía.

No me cuentes la película,
tráeme la instalación en la cama y ponme que riegue a la emperatriz,
banner de regaliz.

Las conclusiones que sacan sobren mí con los que bebí,
pero lo que vuelve en septiembre no es un maniquí.
No sé, piensa en ti, recuérdame libre, eso no lo dudes.
Joven por una causa justa,
gratino como fémina para ver si se lía,
dejaba las piernas en la contienda,
míré más allá, no lo escribí y ya no volvería a verlo nunca más.
Seguí propicia, por conocer el rito del invocar.

Anti-atea tela,
mi vagina es la religión, la senda.
Derrito el fuego en el papel como una experiencia,
pico manual y parlar.
Rumba y como esa amígdala nunca habrá más,
nunca encontraré la misma córnea,
todo el tiempo ensaya lo de dejarme en cueros,
y nunca amaina las cuerdas.
Eres la empresa que queríamos en las nubes que veías cuando éramos pequeñas.
El amor impersonal no va a desaparecerá,
lloras sólo lo que ya no se puede lamentar.
Eso sí,
sí sé,
que todo lo que sea cambiar será el sendero del ceder y estará libre.

Juré crecer.
Juro que los he visto luchar.
Voy y hago lo que me hago tintar.
Dime la hora y hagamos la postura que pondríamos de moda.
Participo en lo esencial.
La mayor verdad,
yo soy el mundo entero.


Jalea, pero no pelea.
Indígena sin manieras,
las riendas no las doblegas.
Tú no me vas a dejar,
si hago a mujeres desconocidas verdaderas.
Fría y fructífera,
fugaz y caliente.
Aleación imprescindible,
trago lo que prende.
Jodemos las horas, pero la chispa no se extingue.
No warning. Trip Trip. Trip. Trip. Trip. Trip. Rip.