lunes, 21 de noviembre de 2016

A todo conocimiento,
respeto.
La existencia de mitos también hace el complejo.
El éxito sólo es un desplazamiento.

Prudencia en las raves no crea política de clanes.
Sus relaciones no son jurisprudencia
y no hace a nadie un propietario importante de la corona.
El dinero se ha caído por lo que me llama,
suelto la rienda y dejo como se destroza.
'A estas alturas, vergüenza tengo poca.'

Sucedió antes del sol.
En capítulos anteriores, me vi en las aceras como poliorcética.
Pon eso ahí que ya será un impuesto algún día.
No tengo bombas,
tengo la introducción de un documental de leonas.
Y por suerte,
supe usar un sacacorchos para evitar violaciones.
Homérica Atenea liquida.
'Te acercas a mi boca o a mi coño y te clavo ésto en las cuencas hasta que te quedes sin todo lo que hacías.'
Lo más importante no lo enseñan en la ESO.

El sexo por el sexo.
Determino el desorden.
Mi consentimiento os mira en el sofá como un ático.
Legué tu lengua tal y como me estaba esperando en el pueblo.
La renta de la amistad nos da para encender las luces para aumentar el patrimonio.
Contribuyo a tu efecto.
Su desembocadura es una ordenanza.
Me encanta cuando vuelves a la realidad,
te cargas a mis senos como una ocasión consentida.
Se enreda en mi espalda, directo a REM, e invade Viena.


Qué sucedáneo es el rebaño.
Mercenarios como escombros eternos.
La región es lo más obrero.
Las Antígonas antes que la monarquía.
Puta España, me voy a mi propio monopolio.
La resistencia es la teocracia.

A ver si cogéis el máximo cariño y resistís.
Te rayara la llama,
pero tendrás un hilo destructor.
Una resaca de utopía que colmará el ataud.

Algún heterogéneo whatsapp como un latido,
el protestante se realice con su libido.
Darás la aventura como una verificación de la atracción.
Uso el mismo parlamentarismo que la marea del Pacífico.

Reconciliarme no es tirar el arma.
Erigida la iniciativa, seguimos con la tela de araña.
Me distingo con mi experimental medalla.
No disimulo porque así no soy operativa.

Intérprete de la cadena.
Nadie anda recto en la avenida.
Donad  mi reacción el cóctel,
patrocina los mejores cortes.
La sesión de la crisis,
siempre pide perder el equilibrio.
Gobernante del sistema.

Comunico marcos.
El decreto del Gabinete,
la obra frenética.

Un suspiro,
yo defendí las casas donde se vendían humo,
donde se encuentran las recompensas con un deseo.
Una sala de espera donde está Hacienda haciendo nihilismo.
¿Me echas de menos, si no nos vemos?
Alumbro autónoma en el cronómetro.


El aquelarre de la Liga Santa,
bajas por la plaza.
Hombres, volved otra vez.
Siguiente, Jezabel.
Hasta que la Guerra de la Sucesión acabe en secesión.
La balanza industrial, busca amistad pero fomenta el amor.
¡Enamorándonos y  que la asamblea del bar no nos haga caer nunca en la dimisión!

Suprimo el obstáculo,
como el absolutismo de un lirio.
Subestimo el factor material,
donde el trasfondo es la riqueza.
El dolor de la diversificación es la administración.
Soldado, tráeme tu pisar, vuelve antes de que no recuerdes el camino a la dada.
Rízame todo el tirabuzón que me quieras rizar.




El semen soberano es el soneto del disturbio.
El lujo ganado es que me lleven contigo.
Las papilas son el estudio especializado del torbellino de las pupilas.
Llévame, llévame a la hegemonía.
Piensa 'eres mía, eres mía'.
Urbanizo la incertidumbre,
haz el instinto de la estructura,
sabiendo que me alimento de rayos de luna,
no me des la duda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario