domingo, 25 de diciembre de 2016

Escribir como dama que abruma o como musa desnuda que muda.
É ahi la pausa.
Siempre ecatombe en el de%sastre.
Únete como escogiste,
vuelve a suspenderme,
nace en mi vientre,
constante en mi hambre.

La juerga de mi jaleo.
Es así como meneo meneos en mi menoscabo.
Ahora,
quiero quedarme,
'por que me sigue una estrella chiquitita, pero firme'.
El movimiento indebido será repercutido.
Ya sabes lo que para tutelarme es esencial lamerme.
Y el recuerdo será tu perdición.
Sintonizo y erizo.
He tratado en el eco de ser un tren,
y al final, toma transeúntes.
Idolatría en la plaza de Utrera,
'yo tengo una estera donde yo duermo mi borrachera'.
Floto y loto,
a la sombra de un laurel,
tenemos telita y prensada donde no dormía,
rula, rula fría,
sangría mía.
''Lo que bien se prende, nunca se puede apagar, eso dicen los que entienden.'

Te espejo en atacar el oleaje,
no es un vergel,
higuera,
¡hola, ola!
jaja,
joder Alicia, joder Alicia,
la que se te viene encima,
está todo a medio hacer,

El tratado disimula como desear un tren,
va a actuar como tal,
y al final, ¡toma, transeúntes!
¡hola, ola!
jaja.
Joder Alicia, joder Alicia.
Joder Alicia, la que se nos viene encima.
Y son ría.
'Yo tol día en pijama'.
hasta
'Tengo las mismas ganas de ayer de follar'.
Sal, salúdame ya.
Un recuerdo prisionero como cobijo.
Despierta mi alma, alarma.

El argumento destacado es lo remunerado.
Presa de la curiosidad,
hueso y carne que muere,
ay, minera,
científico/artístico,
cualquier nombre como sueles,
retraso ausente en clase,
perdón por la  abstinencia,
perdona por el celibato.
'tengo que admitir la esperanza'.






Me habéis matado de un tiro, nunca llueve como truena'.
Levanta libertá práctica,
teoría retórica,
hace el dual de la universidad.
Calo y cincelo.
Por el paladar.
Tengo el memorial
capaz.

jueves, 22 de diciembre de 2016

Ven, epidemia, a quitarme las penas que yo tengo.
Devuélmelas, son muelas. 
No regreso,
momento de memento
post mortem.



El abrazo más necesitado nunca dado.
Destruir lo anónimo es el precio alto.
Lo sé,
Nobel ve,
dar cera, pulir Pulitzer fuera de cultura,
mercedes indecisas,
en las malas soy hay una,
come, come.

Utopía tiránica.
He meado un mundo nuevo,
donde tú más yo,
humedece lo humilde.
Epiléptica elipsis.

Dieta literaria,
¿alucino?
No, no.
Alunizo.
La mayor enfermedad moral es la libertad.
Se me ha roto el ordenador.

¿Y tu físico fonema?
No vi a mi novio,
un lucero secuestrado por la medicina todavía,
ética y callo.
Los hay cobardes
y los hay cabalgando en la bandera en Prado,
tráeme días del Cid.
¡Incrédulo! ¡Venga! ¡Diversión!
Una a una.
¿Necesitas mis palabras tanto como yo las tuyas ya?

Flamencos rosas,
luces de neón,
beso en el seno,
frío férreo,
trumpet in my head,
el motel no me derrite.
En mi afirmación perfecta afina perfecto:
'Toda tu limonada y no quiero más nada'.
Pero oí que hoy no repite que prende, que me quiere.
Nosotros spend a long time en tierra de nadie.
Helados los abrazos,
abrevio los abrasos.
Sus voy a quitar las funciones de los iphones,
fama paya.
Voy suburbial a donde quiero acabar.
Pordede in pelis pedía,
manto monto en los créditos.


La estatura es ir to the dark,
al convenio consentio,
Ruta 66 jugando en el trigo,
veo el trío,
y  no me decido.
Decido y he sido,
pero yo que sé.
Joder, yo que sé,
quien me abrace antes.
Voy a desaparecer,
por eso,
corazón contravenido,
vuelve de tu olvido rápido conmigo.
Que tropiece,
pero que esté tu trote.







miércoles, 21 de diciembre de 2016

Soy la reina del Universo lying.
Rawr araño.
Todo está hecho de adorno.
Pronostiqué el vino y absorbí vino.
Verano, ¿no sabes el anhelo es una despedida?

Mis frutos son los volúmenes sagrados.
Santos griales,
grillales.
De la ilusión, soy el parabrisas.
Pensar en poesía en el pasillo de la Fábrica de Tabacos siempre se me mentaliza.
Y al obtuso suene de despliegue,
un monosílabo en el laberinto,
he ejercitado el asfalto para publicar a la secreta,
besos en la dodecafonía.


En mi aniversario,
tuve ría de quién me incomprendida.
Y mi probeta es por puro ésto.
La felación será una pesada pensada.
Naturalmente, naturalmente.
Mira, por mi cumpleaños, quiero curro.

Todo mis vértices en el Spleen,
por si suscito el fracaso.
Mírame, no estás, ahora te veré como un incomprendido.
Quizás ya no te podría gustar ahora,
y naufragio suspendido y superado.
Ser el intento de experta en el complejo hace experimento.
Has dejado a la par.
A o u.
Vértigo en el aula.
Ya sanará como las bengalas.
escuela en la tala.
Me fata más sin asfaltar-b 


ç


'
Jaque a a familia rota de Liricista en el tejado en el más triste cumpleaños.
'E'y, poeta', ¿te sientes aprisionado?
La familia está rota', me pinto las uñas con tó lo que me quitan.
Escoltado por meterme dentro de algo.
Cepíllame o no voy a esperarte a Casa Paco.
Estoy en el polo del descaro.
Más en la semilla iluminada,
instrumento de Sevilla en la Plaza España.
Imagino un morreo con orgullo en cada cara.
Huele a base.
Lo he ansiado hasta abrazarme al radiador.
Un tejado no me deja.
Mírame, ante el tablero no cedo.
Engordo el ego paseándome por el gerundio.



Del disturbio,
soy la reclusión.
La voz si no olvidas,
que ésta es mi hoz.
Si me es pía y no hay paz,
comprobad que para eso está el azar.
Tener miedo es el ambiente anulado del prospero puedo.
Duelo a mi feliz
-transformado en fetiche cumpleaños--
¡Sol a, sol a, sol a!
Quiero pulular en el trabajo, pero no tu sueldo.

Vámonos, oscura, que ya es noche.
En ti, mi suerte se estrelle.
Porque todo lo que cocino aquí será mi muerte.
Mía la cocinera,
verdad fuera.

A aleatorios momentos.
A unos, tormentos.
A otros, órganos.

Pasó el mp3 que enjabona a la grada.
¿Has estado en tanto freno para derretirla?
El más blando no fue histórico,
mi caligrafía ocupa cada vía.

No tengo cobijo en casa,
y la boticaria son un herida.
Felicitadme el cumpleaños,
al menos,
os debo a vos,
sin prevención.




'Odio madrugar, odio despertarme tarde.'
Quiero quitarte el trabajo, sin quitarte el sueldo.
Pero ansío bailar en todo mi monumento,
abrazar a la beneficencia,
para darme lo debido.
El arte nunca definido en la editorial.

Mi patriarcado empírico está de lo más amargado.
Creo en lo que amo con ira.
Anclada y herida por la imposición de las pastillas.
Tengo que disimular el asedio de la locura.
¿sabes?
Mira donde he acabado por tanto prostituyo.

'La familia está rota, tío, la familia está rota'.
He roto mi ordenador, pero he pintado la agria diversión.
Y no le llega al abrazo que espero en esta depresión in crescendo.


Quería volar de casa,
besar a la distancia,
no ser la indiferencia de la carga.
Ole, qué buenos cataores.

Mi emoción es el segmento cuando el sol,
apelmaza mi cinta.

jueves, 15 de diciembre de 2016

Estáis recolectando la perla que yo ya he quemado,
como una Madonna.

A ver si estabais preocupaos porque me estaba agobiando,
¿un globo se os ha pinchao?
Está en tó.
Lo complico.
Me quiero follar a uno en plena monogamia.
Lo quiero tener ver cuestionándose el imperio de los sentidos como coste de oportunidad.
Todo el pescado conectado.
Bocado, pero no casado.
Levanta el regalo.
Fuck crack.

Mi cigarrillo es la propina.
Afín a libre, afín a la esquina castigada.
Que se baila en la cama como buena aplicada.
  
Magna incorporación de la refracción,
de dar de sí y dar de no,
con mi moral te callo yo.
Respiré hondo y sin FBI hice el twerk,
horas y horas de todo lo que necesito,
después de la regla,
más que un mameluco impersonal en la batalla.
Así disfruto yo,
atada como el único votivo.
Cógelo cocinado,
como lo sabía yo yo yo.

Meticuloso asunto,
calzo el CSI.
A mil centímetros de altura,
te echaste de menos tú.
Si no, el último mensaje de la noche sería un repujado.
A ratos nos entendemos,
por eso no entiendo cuando me plantaron el desamor.

Sarcófago de papel higiénico,
eso es porque me ha gustado lo que ha pasado por el coño.
Femenina paloma,
una orgía en el antepecho coloreado.

Aglomero el soplado,
la pasta vítrea es la masa,
que te cuelga cuando ya hemos roto.
Después, un poco de gentío.
Tranquilo, mi procedimiento anímico es álgido.
Y si no otras canciones como trago.

La realidad me basta.
Nunca he tenido estrés.
Me daría por muerta como Móliere en una puerta.
Ella dice que gana con cada cosa que imagina,
laureles en vasijas bajas.
En mi gotelé, apta.
Se mira y, a lo mejor, se toca.

Me meo en el contrato.
Una fórmula en Redes da respeto
y he sido condimento.
Esquivo mediocridad.
Alza con el costal.
Dame lo más barato o haberlo bajado,
para ser una anarquía marxista comunista cristiana.
Cristo latigado y dando abrazos. 
Que se te caigan las plumas y las recojas como una reconquista.
El choque para mi saco.

Esquerra en la esquela.
El factor como un trastero.
El infierno en el Coliseo.
Me abstraigo abierta
con Camel en los dedos de Dédalo,
arrastrando el humo de la vanita.
Siempre me apetece bailar sola.

Persianas bajadas y ostento el clámide.
La curvatura de la tradición,
padre por padre, ojo por ojo.
El tórax calco.
Una pista:
Tiriti traun traun.
Lo mío es francamente mío.

La simetría de mi barniz se hace piel.
Muchos rostros confabulados luciendo como orfebrería.
Abadía sin castigo,
pregúntame para saber si yo lo pido.

Vigor en la sorpresa,
acoto el peor de los martirios.
Recóndito desenvaina,
Santa Justa con contradicciones,
dame todos los trenes consiguientes,
diagnósticos en corazones,
reinas y reyes,
que siempre vuelven a sí.

Márfil tectónico que pule la Duquesa de Os una.
Estoy viviéndome como un res.
DVD, hazlo lento pero sin pausa.
Mea vulva, maxima vulva.
Zorras lo hacemos con una entera libertad.

Procedencia de trenzas,
de un curioso de corsé,
ganamos la noche en el rincón donde aparece y desaparece la luz en la maquinaria de mi habitación.
Siempre salgo cara.

Segmento de local.
La orina y el relámpago.
Plas plas.
Estoy extinguiendo un incendio que no se puede apagar.
Acércate a la carretera de Sueca, a Liria de día y al columpio de la Eliana.
Pirómana con las manos en las bolsillos,
porque he exprimido hasta el fondo 'Fuego camina conmigo'.
Una lástima en la córnea
y una fauna fantástica.
Arropada por su repertorio.



Explosión de contexto.
Procedencia de supremacía.
Menguanteceme. Querele. Son cantos a mi lerele.
El Escorial señorial.
El aspecto de las artes decorativas y el oro para África.
Procedencia de lo que vende el Románico, me congelo y me conservo.
Un pase y diamantes en las vueltas de las manos.
Mi reina calma por todos los rumbos.
'Yo no sé vivir sin ti y espero que tú sin mi igual.'
Remato charcos desde que concibo mi historia,
contrafuerte de pléyade,
fricción de función,
tarea del ímpetu,
perdurar como valor ornamental -todo lo que no es una farsa- en cada símbolo.
Desmesuro desde que vi al mar.
Ésto es el enero de la lápida de la importación.




'--¡Estoy aquí! --gritó Alicia.
Y olvidando, en la emoción del momento, lo mucho que había crecido en los últimos minutos, se puso en pie con tal precipitación que golpeó con el borde de su falda el estrado de los jurados, y todos los miembros del jurado cayeron de cabeza encima de la gente que había debajo, y quedaron allí pataleando y agitándose, y esto le recordó a Alicia intensamente la pecera de peces de colores que ella había volcado sin querer la semana pasada.
--¡Oh, les ruego me perdonen! --exclamó Alicia en tono consternado
...
Alicia miró hacia el estrado del jurado, y vio que, con las prisas, había colocado a la Lagartija cabeza abajo, y el pobre animalito, incapaz de incorporarse, no podía hacer otra cosa que agitar melancólicamente la cola. Alicia lo cogió inmediatamente y lo colocó en la postura adecuada.
'Aunque no creo que sirva de gran cosa', se dijo para sí. 'Me parece que el juicio no va a cambiar en nada por el hecho de que este animalito esté de pies o de cabeza.'

Per don, per dona.

'



Aire de gravedad, vientos alisios.
Para romper en ésto, tengo que decir que no soy violenta, ni esquizófrenica,
Lo peor  de lo peor de que te encierren en una celda es que no sabes cuando vas a salir. Dejas de trotar y acabas en una silla de pastillas. Las baldosas son lentas de pisar y pareces un marcapasos. Escupen en plásticos en tu contra como ya te has encontraste allí fuera.
Oh, yo defendí tu reencarnación hasta en la crucifixión en la que nos están clavando, de mente a mente. Pasaron cuatro días y no había oxígeno y aún te quedaban diez días para cegarte por el sol. Si no te dejan ver el aire, la conducta de su conducto en mi conduzco, es una amenaza.
- ¿Por qué?
- Porque yo soy el tres. Porque yo soy la única que elegía lo que pía.
- Estás pa' que te encierren.
Y ahora, ¿qué?  ¿Amenaza es firmar un pacto con el Universo?
Seis placas, tres cruces, inyección de inmovilización, juicio, sirena de ambulancia, pesadilla y adiós. 





No me  queda otra que cuando me manden al rincón de pensar sea una reina vestal bestial, aunque en la cena te den el medicamento como un insecticida. 

Plus çe ne pas le même chose.


Todo tiene apariencia de prefabricado, una mariposa nada en hormigón.  Los pentagramas son relinchos ininteligibles, no quiero ésta atención de lo indescifrable. Yo le añado al overbooking, un 'eres dulce, pero llorona.' Ya, ya lo sé. Yo sin la calle siento morir. Lo que le hagan aquí a mi cuerpo no me importa nada. Soy una carmelita por la cruz atrial, por ti, por ti. Un remedio más moderado sería el silencio, pero espero el eterno retorno por el entorno. El fin parece irrisorio, el medio es la 15.

Lo que me he arrancado de las costillas con el color del parto lírico ha resultado irrelevante en la consulta. Yo digo que la casualidad puede ser causalidad de telequinesia. Y vuestro cerebro entra en un bucle de '¡hola, olanzapina, olanzapina, olanzapina!', así pienso como el ciprés. Vuestra selección es mi ironía porque el cerebro no es estéril de salvación.

Los chicles de nicotina demuestran no que el vicio sea el amo, sino que yo tengo muchos placeres a diario, el tema del telar de los gusanos. La fórmula es muy elocuente, interna por euforia, sí. Y menos mal me traigo cuando revisto a vuestras neuronas-espejo jodiendo las prisiones enjauladas de lógica psiquiátrica. Al sótano del ostracismo, a las deserciones del caso. No sé cuantas notas tétricas, he oído ya por eso. De puta madre, ahora soy una aleación en la ratonera, una tinta distinta.

Insomnio ansioso esperando en la madrugada  y me esperaban papeles de siglos. Me despierto y palpo lo que me he dejado. Voy directa. Como un parásito social, una flor seca que alguien dejo en el intermedio del jarrón, un eco que pide auxilio y no un exorcismo. En serio, que haya encontrado una biblioteca y una radio me ha salvado la vida.

¿Sabes lo que es enfermar de poesía? No sé que es 'poesía', pero sé que arte y vida son dos hemisferios. La cal de Tumblr y encarcelamiento. ¿Cómo es más bella la Magdalena? ¿Cómo penitente o como pecadora? 


Todo empezó con una aviso mitológico de Lemures romanos en la Puerta Osario,
caminito del naufragio.
Desde aquello, torno eterna al trastorno.


Una pesadilla en voz alta,
escribo sin cuartel,
sierva de lo recíproco.
La clasificación discierne trastorno,
parto de una histérica hipnosis.
En el agujero de los marginados,
germino el dispensar.
Ardiente e incesante,
tengo que ser paciente.
Quería una corona de flores y me pusieron una corona de espinas.
-ábreme el mechón en canal-
Mis paseos mágicos resultan ahora que son suciedad.

control

Sedada,
pasivo espectacular estupefaciente.facilita la fantasía, no te creas tú que no.
Vi tu tila,
y parece que no estoy aquí por no ser cívica.

Íncubo en las mantas de la consejería.
Despertar del Limbo a Babia.
Aunque la litera cada vez esté más cerca del techo.



control

De kamizake al manicomio.
Hablar sobre medicamentos es un reto.
Hablar de política es hablar de esclavo a esclavo.

Si te silencian el recital,
las letras del huracán,
mi cabello deja de ser amarillo Nápoles,
mi pelo también ha sido negro,
que se repite,
se planea,
se honra,
y se derrite.
El glacial es una crisis de ansiedad.





Sorbo lo sonoro,
la lengua atraca en el tono.
Democracia con garra.
Quieren dormir tu alma revolucionaria,
cuando mi traje me urge.

Lucrecia Penélope de Alfonso, intención de César Borgia.
Y así nos vamos inventando, sin intentos.
¿Cómo una perra soporta tanta pena en la torre?

Por un desatado amor,
chillo la violencia del tedio.

control

¡Te arrojo! ¡Te vierto! ¡Te vi en todo!
Justicia vaginal, a ti, me encomiendo.
Andaba y lucía tormento de la ría.

Quizás el prodigio subterráneo,
sea fantástico,
seguro es temerario.
Inteligencia múltiple,
el aire baila y susurra 'lo sabía'.

De reparte a parte,
de parto.

Misión de despertar con gula de gutural.
Nereidas en mi epiglotis,
mis hemisferios son el máximo planisferio,
los domésticos estruendos.



La mañana viene a estrangular. 
Y voté en la librería.
luminosa y agradecida.
Radio Clásica difumina,
ojalá Kiss Fm siempre dé el tiempo con mímesis de Malú.
Mi música no entiende de banal.

Ostracismo involuntario,
eremita voluntaria.
Me desperezo en el templo y ostento el término.
Me arrojo, arrebato y me asombro.
La forja no me quita el ojo de encima.

control

No entienden que tengo una promesa con el río y el arrollo.
Cada vez que izo el azar, me extravío.
La gloria se disuelve, pero la acción da la marca.


Di el oro y veo escombros.
Me emparentan la mortaja con la mordaza,
mientras la senda se obvia y se abrevia.

Temo que se pueda acabar la unión,
así que respiro tu ardor.
Prudencia y paciencia,
cierva,
sea tu aceptación una meta a picar estrellas.



Calmante por la manía de la neura.
¿Quiero mi euforia?
Tengo a toda mi materia invisible como un torrente.
Mancillo literal,
una puede retirarse cada vez que se piense.
Dilapido en lo espléndido.
A veces, tengo que aprender a comprender la naturaleza simple de mi época.
Eso lo tengo que borrar.

control

Respondo preguntas como un oráculo,
saludo al cuerpo con una ducha delante de un espejo,
la carne es el lío en el que me he metido. 

Mi astucia es sucia,
mi profecía es el filo del mínimo,
antes del halo.
Firmo perder la paz por el principio.

control

Si hay acción,
hay remuneración.
Si hay movimiento,
hay dimensión.
Conciencia masco.

control

Luzco mi juventud.
No me sereno hasta no se me desangre en el seno toda la leche.
Equilibrio,
bien sabes que no te necesito.
Las reglas del juego:
cada uno, a lo suyo.


Mi displicencia es de franela.
Mi actitud es la adversidad,
aún sea intolerable.

El miedo a la guerra no me afrenta,
es lo que esculpo en roca
cuando el despacho apesta a déspota.
Normal que me encierre el cenicero,
valiéndome en el encierro.

Hacer funcionar la condición es fiar en lo y real,
por eso un juicio no es nada vital.



Una melodía que viene,
se vive,
se evapora
y se hace aliento.
Todo lo natural bifurca en lo cotidiano para que no sea rutinario.
Mi postrimero es que la verdad se mantenga ignorada.
Me cuelgan las lágrimas,
como sal.
Mido el saludo y la ola del cardio.
Dono lluvias de desengaños
por se la diana de dardos.
Lanzan al gris, ¿por qué lanzan ahí a la flor de lis?
Mi petulante enmienda y remienda donde no hay remedio,
¿cuánto más podrías aguantar de soledad?


Ronroneo si las voces quemadas dan cariño. 
Tu vientre me hace humilde,
tan recíproca a su esquina,
como un amor escondido.
Se avería la sintonía si colapso que sigiloso no vendrás un día.
'¿Por qué no te respondes? Tó está lleno de señales.'
¿Qué avería he heredado para querer tenerte y no tener ninguna razón por la que perderte?



Para mí, lo que nadie comería.
Difícil es la cicatriz,
plaquetas donde nado yo.
Los días negros han sido un circo en la carpa de las tinieblas.
Alhajas le pido a la sábana blanca.
Hay un ahorco en el por siento.

Cada resentimiento que he contraído,
es por lo flotante que está colocado el pulmón.
Las hojas se asfixian y el asfalto las atrae para que sean un producto pisado.
Mi lamento sonoro es silencioso, 
la almohada que toca y hunde,
y se quiere ir en fuga a buscar la lavadora.

Mi mano cerca del alma
hace la entelequia completa.


Mi espíritu es una bestia que afirma:
- Me voy a comer.