jueves, 15 de diciembre de 2016

Estáis recolectando la perla que yo ya he quemado,
como una Madonna.

A ver si estabais preocupaos porque me estaba agobiando,
¿un globo se os ha pinchao?
Está en tó.
Lo complico.
Me quiero follar a uno en plena monogamia.
Lo quiero tener ver cuestionándose el imperio de los sentidos como coste de oportunidad.
Todo el pescado conectado.
Bocado, pero no casado.
Levanta el regalo.
Fuck crack.

Mi cigarrillo es la propina.
Afín a libre, afín a la esquina castigada.
Que se baila en la cama como buena aplicada.
  
Magna incorporación de la refracción,
de dar de sí y dar de no,
con mi moral te callo yo.
Respiré hondo y sin FBI hice el twerk,
horas y horas de todo lo que necesito,
después de la regla,
más que un mameluco impersonal en la batalla.
Así disfruto yo,
atada como el único votivo.
Cógelo cocinado,
como lo sabía yo yo yo.

Meticuloso asunto,
calzo el CSI.
A mil centímetros de altura,
te echaste de menos tú.
Si no, el último mensaje de la noche sería un repujado.
A ratos nos entendemos,
por eso no entiendo cuando me plantaron el desamor.

Sarcófago de papel higiénico,
eso es porque me ha gustado lo que ha pasado por el coño.
Femenina paloma,
una orgía en el antepecho coloreado.

Aglomero el soplado,
la pasta vítrea es la masa,
que te cuelga cuando ya hemos roto.
Después, un poco de gentío.
Tranquilo, mi procedimiento anímico es álgido.
Y si no otras canciones como trago.

La realidad me basta.
Nunca he tenido estrés.
Me daría por muerta como Móliere en una puerta.
Ella dice que gana con cada cosa que imagina,
laureles en vasijas bajas.
En mi gotelé, apta.
Se mira y, a lo mejor, se toca.

Me meo en el contrato.
Una fórmula en Redes da respeto
y he sido condimento.
Esquivo mediocridad.
Alza con el costal.
Dame lo más barato o haberlo bajado,
para ser una anarquía marxista comunista cristiana.
Cristo latigado y dando abrazos. 
Que se te caigan las plumas y las recojas como una reconquista.
El choque para mi saco.

Esquerra en la esquela.
El factor como un trastero.
El infierno en el Coliseo.
Me abstraigo abierta
con Camel en los dedos de Dédalo,
arrastrando el humo de la vanita.
Siempre me apetece bailar sola.

Persianas bajadas y ostento el clámide.
La curvatura de la tradición,
padre por padre, ojo por ojo.
El tórax calco.
Una pista:
Tiriti traun traun.
Lo mío es francamente mío.

La simetría de mi barniz se hace piel.
Muchos rostros confabulados luciendo como orfebrería.
Abadía sin castigo,
pregúntame para saber si yo lo pido.

Vigor en la sorpresa,
acoto el peor de los martirios.
Recóndito desenvaina,
Santa Justa con contradicciones,
dame todos los trenes consiguientes,
diagnósticos en corazones,
reinas y reyes,
que siempre vuelven a sí.

Márfil tectónico que pule la Duquesa de Os una.
Estoy viviéndome como un res.
DVD, hazlo lento pero sin pausa.
Mea vulva, maxima vulva.
Zorras lo hacemos con una entera libertad.

Procedencia de trenzas,
de un curioso de corsé,
ganamos la noche en el rincón donde aparece y desaparece la luz en la maquinaria de mi habitación.
Siempre salgo cara.

Segmento de local.
La orina y el relámpago.
Plas plas.
Estoy extinguiendo un incendio que no se puede apagar.
Acércate a la carretera de Sueca, a Liria de día y al columpio de la Eliana.
Pirómana con las manos en las bolsillos,
porque he exprimido hasta el fondo 'Fuego camina conmigo'.
Una lástima en la córnea
y una fauna fantástica.
Arropada por su repertorio.



Explosión de contexto.
Procedencia de supremacía.
Menguanteceme. Querele. Son cantos a mi lerele.
El Escorial señorial.
El aspecto de las artes decorativas y el oro para África.
Procedencia de lo que vende el Románico, me congelo y me conservo.
Un pase y diamantes en las vueltas de las manos.
Mi reina calma por todos los rumbos.
'Yo no sé vivir sin ti y espero que tú sin mi igual.'
Remato charcos desde que concibo mi historia,
contrafuerte de pléyade,
fricción de función,
tarea del ímpetu,
perdurar como valor ornamental -todo lo que no es una farsa- en cada símbolo.
Desmesuro desde que vi al mar.
Ésto es el enero de la lápida de la importación.



No hay comentarios:

Publicar un comentario