jueves, 15 de diciembre de 2016


'--¡Estoy aquí! --gritó Alicia.
Y olvidando, en la emoción del momento, lo mucho que había crecido en los últimos minutos, se puso en pie con tal precipitación que golpeó con el borde de su falda el estrado de los jurados, y todos los miembros del jurado cayeron de cabeza encima de la gente que había debajo, y quedaron allí pataleando y agitándose, y esto le recordó a Alicia intensamente la pecera de peces de colores que ella había volcado sin querer la semana pasada.
--¡Oh, les ruego me perdonen! --exclamó Alicia en tono consternado
...
Alicia miró hacia el estrado del jurado, y vio que, con las prisas, había colocado a la Lagartija cabeza abajo, y el pobre animalito, incapaz de incorporarse, no podía hacer otra cosa que agitar melancólicamente la cola. Alicia lo cogió inmediatamente y lo colocó en la postura adecuada.
'Aunque no creo que sirva de gran cosa', se dijo para sí. 'Me parece que el juicio no va a cambiar en nada por el hecho de que este animalito esté de pies o de cabeza.'

Per don, per dona.

'



Aire de gravedad, vientos alisios.
Para romper en ésto, tengo que decir que no soy violenta, ni esquizófrenica,
Lo peor  de lo peor de que te encierren en una celda es que no sabes cuando vas a salir. Dejas de trotar y acabas en una silla de pastillas. Las baldosas son lentas de pisar y pareces un marcapasos. Escupen en plásticos en tu contra como ya te has encontraste allí fuera.
Oh, yo defendí tu reencarnación hasta en la crucifixión en la que nos están clavando, de mente a mente. Pasaron cuatro días y no había oxígeno y aún te quedaban diez días para cegarte por el sol. Si no te dejan ver el aire, la conducta de su conducto en mi conduzco, es una amenaza.
- ¿Por qué?
- Porque yo soy el tres. Porque yo soy la única que elegía lo que pía.
- Estás pa' que te encierren.
Y ahora, ¿qué?  ¿Amenaza es firmar un pacto con el Universo?
Seis placas, tres cruces, inyección de inmovilización, juicio, sirena de ambulancia, pesadilla y adiós. 





No me  queda otra que cuando me manden al rincón de pensar sea una reina vestal bestial, aunque en la cena te den el medicamento como un insecticida. 

Plus çe ne pas le même chose.


Todo tiene apariencia de prefabricado, una mariposa nada en hormigón.  Los pentagramas son relinchos ininteligibles, no quiero ésta atención de lo indescifrable. Yo le añado al overbooking, un 'eres dulce, pero llorona.' Ya, ya lo sé. Yo sin la calle siento morir. Lo que le hagan aquí a mi cuerpo no me importa nada. Soy una carmelita por la cruz atrial, por ti, por ti. Un remedio más moderado sería el silencio, pero espero el eterno retorno por el entorno. El fin parece irrisorio, el medio es la 15.

Lo que me he arrancado de las costillas con el color del parto lírico ha resultado irrelevante en la consulta. Yo digo que la casualidad puede ser causalidad de telequinesia. Y vuestro cerebro entra en un bucle de '¡hola, olanzapina, olanzapina, olanzapina!', así pienso como el ciprés. Vuestra selección es mi ironía porque el cerebro no es estéril de salvación.

Los chicles de nicotina demuestran no que el vicio sea el amo, sino que yo tengo muchos placeres a diario, el tema del telar de los gusanos. La fórmula es muy elocuente, interna por euforia, sí. Y menos mal me traigo cuando revisto a vuestras neuronas-espejo jodiendo las prisiones enjauladas de lógica psiquiátrica. Al sótano del ostracismo, a las deserciones del caso. No sé cuantas notas tétricas, he oído ya por eso. De puta madre, ahora soy una aleación en la ratonera, una tinta distinta.

Insomnio ansioso esperando en la madrugada  y me esperaban papeles de siglos. Me despierto y palpo lo que me he dejado. Voy directa. Como un parásito social, una flor seca que alguien dejo en el intermedio del jarrón, un eco que pide auxilio y no un exorcismo. En serio, que haya encontrado una biblioteca y una radio me ha salvado la vida.

¿Sabes lo que es enfermar de poesía? No sé que es 'poesía', pero sé que arte y vida son dos hemisferios. La cal de Tumblr y encarcelamiento. ¿Cómo es más bella la Magdalena? ¿Cómo penitente o como pecadora? 


Todo empezó con una aviso mitológico de Lemures romanos en la Puerta Osario,
caminito del naufragio.
Desde aquello, torno eterna al trastorno.


Una pesadilla en voz alta,
escribo sin cuartel,
sierva de lo recíproco.
La clasificación discierne trastorno,
parto de una histérica hipnosis.
En el agujero de los marginados,
germino el dispensar.
Ardiente e incesante,
tengo que ser paciente.
Quería una corona de flores y me pusieron una corona de espinas.
-ábreme el mechón en canal-
Mis paseos mágicos resultan ahora que son suciedad.

control

Sedada,
pasivo espectacular estupefaciente.facilita la fantasía, no te creas tú que no.
Vi tu tila,
y parece que no estoy aquí por no ser cívica.

Íncubo en las mantas de la consejería.
Despertar del Limbo a Babia.
Aunque la litera cada vez esté más cerca del techo.



control

De kamizake al manicomio.
Hablar sobre medicamentos es un reto.
Hablar de política es hablar de esclavo a esclavo.

Si te silencian el recital,
las letras del huracán,
mi cabello deja de ser amarillo Nápoles,
mi pelo también ha sido negro,
que se repite,
se planea,
se honra,
y se derrite.
El glacial es una crisis de ansiedad.





Sorbo lo sonoro,
la lengua atraca en el tono.
Democracia con garra.
Quieren dormir tu alma revolucionaria,
cuando mi traje me urge.

Lucrecia Penélope de Alfonso, intención de César Borgia.
Y así nos vamos inventando, sin intentos.
¿Cómo una perra soporta tanta pena en la torre?

Por un desatado amor,
chillo la violencia del tedio.

control

¡Te arrojo! ¡Te vierto! ¡Te vi en todo!
Justicia vaginal, a ti, me encomiendo.
Andaba y lucía tormento de la ría.

Quizás el prodigio subterráneo,
sea fantástico,
seguro es temerario.
Inteligencia múltiple,
el aire baila y susurra 'lo sabía'.

De reparte a parte,
de parto.

Misión de despertar con gula de gutural.
Nereidas en mi epiglotis,
mis hemisferios son el máximo planisferio,
los domésticos estruendos.



La mañana viene a estrangular. 
Y voté en la librería.
luminosa y agradecida.
Radio Clásica difumina,
ojalá Kiss Fm siempre dé el tiempo con mímesis de Malú.
Mi música no entiende de banal.

Ostracismo involuntario,
eremita voluntaria.
Me desperezo en el templo y ostento el término.
Me arrojo, arrebato y me asombro.
La forja no me quita el ojo de encima.

control

No entienden que tengo una promesa con el río y el arrollo.
Cada vez que izo el azar, me extravío.
La gloria se disuelve, pero la acción da la marca.


Di el oro y veo escombros.
Me emparentan la mortaja con la mordaza,
mientras la senda se obvia y se abrevia.

Temo que se pueda acabar la unión,
así que respiro tu ardor.
Prudencia y paciencia,
cierva,
sea tu aceptación una meta a picar estrellas.



Calmante por la manía de la neura.
¿Quiero mi euforia?
Tengo a toda mi materia invisible como un torrente.
Mancillo literal,
una puede retirarse cada vez que se piense.
Dilapido en lo espléndido.
A veces, tengo que aprender a comprender la naturaleza simple de mi época.
Eso lo tengo que borrar.

control

Respondo preguntas como un oráculo,
saludo al cuerpo con una ducha delante de un espejo,
la carne es el lío en el que me he metido. 

Mi astucia es sucia,
mi profecía es el filo del mínimo,
antes del halo.
Firmo perder la paz por el principio.

control

Si hay acción,
hay remuneración.
Si hay movimiento,
hay dimensión.
Conciencia masco.

control

Luzco mi juventud.
No me sereno hasta no se me desangre en el seno toda la leche.
Equilibrio,
bien sabes que no te necesito.
Las reglas del juego:
cada uno, a lo suyo.


Mi displicencia es de franela.
Mi actitud es la adversidad,
aún sea intolerable.

El miedo a la guerra no me afrenta,
es lo que esculpo en roca
cuando el despacho apesta a déspota.
Normal que me encierre el cenicero,
valiéndome en el encierro.

Hacer funcionar la condición es fiar en lo y real,
por eso un juicio no es nada vital.



Una melodía que viene,
se vive,
se evapora
y se hace aliento.
Todo lo natural bifurca en lo cotidiano para que no sea rutinario.
Mi postrimero es que la verdad se mantenga ignorada.
Me cuelgan las lágrimas,
como sal.
Mido el saludo y la ola del cardio.
Dono lluvias de desengaños
por se la diana de dardos.
Lanzan al gris, ¿por qué lanzan ahí a la flor de lis?
Mi petulante enmienda y remienda donde no hay remedio,
¿cuánto más podrías aguantar de soledad?


Ronroneo si las voces quemadas dan cariño. 
Tu vientre me hace humilde,
tan recíproca a su esquina,
como un amor escondido.
Se avería la sintonía si colapso que sigiloso no vendrás un día.
'¿Por qué no te respondes? Tó está lleno de señales.'
¿Qué avería he heredado para querer tenerte y no tener ninguna razón por la que perderte?



Para mí, lo que nadie comería.
Difícil es la cicatriz,
plaquetas donde nado yo.
Los días negros han sido un circo en la carpa de las tinieblas.
Alhajas le pido a la sábana blanca.
Hay un ahorco en el por siento.

Cada resentimiento que he contraído,
es por lo flotante que está colocado el pulmón.
Las hojas se asfixian y el asfalto las atrae para que sean un producto pisado.
Mi lamento sonoro es silencioso, 
la almohada que toca y hunde,
y se quiere ir en fuga a buscar la lavadora.

Mi mano cerca del alma
hace la entelequia completa.


Mi espíritu es una bestia que afirma:
- Me voy a comer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario