miércoles, 21 de diciembre de 2016

Soy la reina del Universo lying.
Rawr araño.
Todo está hecho de adorno.
Pronostiqué el vino y absorbí vino.
Verano, ¿no sabes el anhelo es una despedida?

Mis frutos son los volúmenes sagrados.
Santos griales,
grillales.
De la ilusión, soy el parabrisas.
Pensar en poesía en el pasillo de la Fábrica de Tabacos siempre se me mentaliza.
Y al obtuso suene de despliegue,
un monosílabo en el laberinto,
he ejercitado el asfalto para publicar a la secreta,
besos en la dodecafonía.


En mi aniversario,
tuve ría de quién me incomprendida.
Y mi probeta es por puro ésto.
La felación será una pesada pensada.
Naturalmente, naturalmente.
Mira, por mi cumpleaños, quiero curro.

Todo mis vértices en el Spleen,
por si suscito el fracaso.
Mírame, no estás, ahora te veré como un incomprendido.
Quizás ya no te podría gustar ahora,
y naufragio suspendido y superado.
Ser el intento de experta en el complejo hace experimento.
Has dejado a la par.
A o u.
Vértigo en el aula.
Ya sanará como las bengalas.
escuela en la tala.
Me fata más sin asfaltar-b 


ç


'
Jaque a a familia rota de Liricista en el tejado en el más triste cumpleaños.
'E'y, poeta', ¿te sientes aprisionado?
La familia está rota', me pinto las uñas con tó lo que me quitan.
Escoltado por meterme dentro de algo.
Cepíllame o no voy a esperarte a Casa Paco.
Estoy en el polo del descaro.
Más en la semilla iluminada,
instrumento de Sevilla en la Plaza España.
Imagino un morreo con orgullo en cada cara.
Huele a base.
Lo he ansiado hasta abrazarme al radiador.
Un tejado no me deja.
Mírame, ante el tablero no cedo.
Engordo el ego paseándome por el gerundio.



Del disturbio,
soy la reclusión.
La voz si no olvidas,
que ésta es mi hoz.
Si me es pía y no hay paz,
comprobad que para eso está el azar.
Tener miedo es el ambiente anulado del prospero puedo.
Duelo a mi feliz
-transformado en fetiche cumpleaños--
¡Sol a, sol a, sol a!
Quiero pulular en el trabajo, pero no tu sueldo.

Vámonos, oscura, que ya es noche.
En ti, mi suerte se estrelle.
Porque todo lo que cocino aquí será mi muerte.
Mía la cocinera,
verdad fuera.

A aleatorios momentos.
A unos, tormentos.
A otros, órganos.

Pasó el mp3 que enjabona a la grada.
¿Has estado en tanto freno para derretirla?
El más blando no fue histórico,
mi caligrafía ocupa cada vía.

No tengo cobijo en casa,
y la boticaria son un herida.
Felicitadme el cumpleaños,
al menos,
os debo a vos,
sin prevención.




'Odio madrugar, odio despertarme tarde.'
Quiero quitarte el trabajo, sin quitarte el sueldo.
Pero ansío bailar en todo mi monumento,
abrazar a la beneficencia,
para darme lo debido.
El arte nunca definido en la editorial.

Mi patriarcado empírico está de lo más amargado.
Creo en lo que amo con ira.
Anclada y herida por la imposición de las pastillas.
Tengo que disimular el asedio de la locura.
¿sabes?
Mira donde he acabado por tanto prostituyo.

'La familia está rota, tío, la familia está rota'.
He roto mi ordenador, pero he pintado la agria diversión.
Y no le llega al abrazo que espero en esta depresión in crescendo.


Quería volar de casa,
besar a la distancia,
no ser la indiferencia de la carga.
Ole, qué buenos cataores.

Mi emoción es el segmento cuando el sol,
apelmaza mi cinta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario