jueves, 22 de diciembre de 2016

Ven, epidemia, a quitarme las penas que yo tengo.
Devuélmelas, son muelas. 
No regreso,
momento de memento
post mortem.



El abrazo más necesitado nunca dado.
Destruir lo anónimo es el precio alto.
Lo sé,
Nobel ve,
dar cera, pulir Pulitzer fuera de cultura,
mercedes indecisas,
en las malas soy hay una,
come, come.

Utopía tiránica.
He meado un mundo nuevo,
donde tú más yo,
humedece lo humilde.
Epiléptica elipsis.

Dieta literaria,
¿alucino?
No, no.
Alunizo.
La mayor enfermedad moral es la libertad.
Se me ha roto el ordenador.

¿Y tu físico fonema?
No vi a mi novio,
un lucero secuestrado por la medicina todavía,
ética y callo.
Los hay cobardes
y los hay cabalgando en la bandera en Prado,
tráeme días del Cid.
¡Incrédulo! ¡Venga! ¡Diversión!
Una a una.
¿Necesitas mis palabras tanto como yo las tuyas ya?

Flamencos rosas,
luces de neón,
beso en el seno,
frío férreo,
trumpet in my head,
el motel no me derrite.
En mi afirmación perfecta afina perfecto:
'Toda tu limonada y no quiero más nada'.
Pero oí que hoy no repite que prende, que me quiere.
Nosotros spend a long time en tierra de nadie.
Helados los abrazos,
abrevio los abrasos.
Sus voy a quitar las funciones de los iphones,
fama paya.
Voy suburbial a donde quiero acabar.
Pordede in pelis pedía,
manto monto en los créditos.


La estatura es ir to the dark,
al convenio consentio,
Ruta 66 jugando en el trigo,
veo el trío,
y  no me decido.
Decido y he sido,
pero yo que sé.
Joder, yo que sé,
quien me abrace antes.
Voy a desaparecer,
por eso,
corazón contravenido,
vuelve de tu olvido rápido conmigo.
Que tropiece,
pero que esté tu trote.







No hay comentarios:

Publicar un comentario