viernes, 27 de enero de 2017

Coalición en los vientos alisios,
sera que algo me dice que será el último 27 de enero de los eneros,
antes de cambiar de medianoches,
mis templos son prisioneros de guerra.
Ser calzada con la espuma, pero tener la bruma y la zoolatría.
Ortostatos estruendosos son muros simétricos blanco blando.

Eché la cocina en el agua,
pedir papel muele como muele higiénico.

La tasa es estar con otra especie de blanca,
bailando en segundos puntuales antes para sentirme evidente,
permitirme porque ahora los milagros son políticas.
En las polis donde tendré que colarme sólo con la seguridad de mis tejidos.

Precursora de la confirmación,
con la premonición de un precipicio de vocerío.
Intrigas en descuidadas,
distracciones como deportes mentales.





De mis hierbas, las malas hierbas podadas,
en las cuchillas, había sangre por los dos lados.
Mientras hago en la esponja propósitos sin sentido, tiritas de agua caliente, planes con destino -en mi dirección estratosféricamente mental-
Saliendo como una cosa provisional,
de nombres egeos que me hacen me hacer ser marítima y térrea,
y juego gélida.
El plan era recuperar planos con tratos acabados en baños,

Me he estado buscando en el rey,
y se me ha acelerado el palpito de la excitación,
en el régimen de la fundición.
¡Cómo un cayó en la desviación!

Excelencia entre terratenientes en el interrumpido floreciente,
todo se queda en mis interruptores, 
y que cada uno se haga sus favores.

Mientras tiro por las aceras,
miró las cartas,
y me costeó como cocinarselas a ella..
En el momento importuné, soy inclusive.
en mis manuales,
ganarías Líigdamís en Naxos
dejando a Gelón de Siracusa.
Conviniendo como tratar a la línea de sucesión,
desde la que podría dar la secesión por la deducción.

De mi redacción sin redención,
de lo que seguro sería vendría,
e intérprete del 'según' sería casaría.




¿Me dedico al entretenimiento o me entretengo en un desmembramiento metafísico proscrito?
Tengo factura y seudónimo de fantasía.
Aceptaría y perecería en un asedio entronizadas.

Quiero ser de mí, quiero ser de mi maestra mi profesora,
Queroseno de la Crimea.
Mi pudor es inconcebible,
-aunque como tenga nervios, me ponga nerviosa-,
mi poder es descriptible,
-aunque toda mi vida no sea saber y sí ser savia-
Así que comporte a mi ingenio como oráculo emigrante, como tal.
Pide barrer o no barrer para ver el telar.




En el comercio se suplanta el nacimiento,
forjando la humildad como un anti-ciclón.
El caudal de criar caballos para que sean mis propietarios.

El consejo será restringido.
Aún fuera el magistrado anciano,
toma una decisión vitalicia,
en la aclamación de despertar un tutear.
Soy la evolución de la moneda,
pero no soy Hacienda.
Te lo cuento y soy Pentecostés.
Estoy en infantería siendo la injusticia con más facilidad en dejarme en él.

El movimiento se me ha ido formando por dentro,
ser una utilidad la llamó a su puesto.
Mi reina de las batallas se despierta sola directa a letras con conquistas y batallas,
que deben estacionar en mi recuerdo.
La primera reforma es escribir cuando lo desees,
despojar la constitución en apuestas,
resolviendo y reproduciendo la propiedad a proverbial,
sucumbir a la realidad aunque sea acertada arbitraría.

Volver a mi vida privada a suplir,
erigir destruir.


an

El encanto de una cortesana en la realeza,
aullido como anillo.

En la zona de paso, phatos.
Que no te quede ningún practicable sin ser compartido.
Sucumbo de hacer el istmo de tu emplazamiento, un recinto.

Diplomacia de posturas,
donde las excavaciones descubren ruinas,
en una úberrima llanura.

Todo lo que quiero de ti es acostumbrarte, arte.
Una extensión que acabe en tu instalación.
Sin prodigiosa yegua, no tengo tanta venga.

Calcáreo y ramificado,
tu contradicción es mi puerto,
mi geómetra es una estructura artificial que no se domina,
y quiere verificarse en tu filiforme.

Mi tenue amenaza,
mi radical mezcla,
mi sueño profundo,
mi tiranía del tono.
Entusiasta beneficio es una fisionomía.
¿Dónde está tu alumna para no caer en la psicostasia?

Eres la circunscripción de toda ilusión.



Distribuimos tierras como un aura en el aval,
organizamos una nación en bragas a un mega,
todo en uno.

Diques y ensenadas en los planisferios.
No lo veo, pero me imagino la fertilidad del clima,
la dignidad de la resistencia,
la insistencia es la dispuesta.

La última coma que sigue a un divergente,
las razones alejándose de un dirigente,
en los días que cabalgaría en mi intención de alumbrado,
como un dórico a medio sorber soberbio,
en mi barroca y pletórica raza,
eclosión de la diáspora,
podéis agujerear mi santuario.

¿Ésta connivencia no es única, no?
¿Qué es el éxito de la excepción?
No me lo explico ni mi convicción.
En el alma de la revuelta.



Exiguo el exorno.
Aforo en los éforos.
Primitiva, se levanta laberíntica.
Parece que bien nacida repara en evidencia.
Mientras que una autónoma relativa para
por hacer un hogar a la medida.





No hay comentarios:

Publicar un comentario