martes, 17 de enero de 2017

Lo primero que me ha venido hoy en el despertador es ésta obligación, hoy  dio la casualidad que fue el néctar. Ya levanta. A mí, especialmente, a mí. Me he planteado la idea de idear un diario. Pero un diario verdadero, eh.  Y no sólo eso, rimarSobre que no estaba haciendo inmoral bajo Voltaire. Por decir 'lo estoy haciendo como otros y pasa en ocasiones que ya lo he escrito yo, plegarme y ser otro secreto donde el aire soy yo.  Una ave catapultada a tener que ir a diario a un fango venenoso, sin frenos jamás conocido-o -el existencialismo profundo en una sola palpitación, ¿no será mejor que te vayas y que el mar se quede tal y como esté el mar?-, era un despreocúpate del argumento, saldrá electrónico. Lo estaba viviendo paralelo y quería sentirlo. Negro, negro, si faltaría. Que para eso me uso sobria y ebria. Imagino revistiéndome en una revista. Estoy pensando hasta en ser profesora. Sentirme firme e impulsar conocimientos inexpugnables y coleccionar cualquier clase de empatía. Volver aquí y a ver lo que escribía. Como tener una latita con voz de cerveza en la nevera. Hasta que se hunda Plath del tó. Yo no podría ser la única.  Coleccionar recuerdos, sin recupitularlos demasiado, repercutirlos Acariciar cada día como una joya -como trazar un poema, esculpir una cama- a pulir desesperada con una época que se iba en cada letra de capítulos. Porque se ha dado el sol.

Efecto de estupefaciente como antecedente del contrafuerte, me doy y me dejo el posterormente. También estoy en esa sensación de cuando tomas mucha cantidad de café en un iría, hoy sólo café, Alicia, café, café y la luna y el café juntos han venido. Te has pasado de fe, lo sé, lo sé. Pero la sangre pide sabor y despierte, despierte. No podría me daban el querer, yo me acordaba y su recuerdo penetraban en mi ser. Ni te lo pienses. Estoy que no me duermo por nada de mundo. La chiquilla tenía un don de cobre.

Me he planteado como se puede comenzar un buscando en el blanco, como acabar siendo una matrona. Como palpitar una vanguardia. Alzar en una acción de robada. Como coleccionar cada fragancia en cada confesión de una bibliotecaria. Y estoy tomada como una obligada a ser un derecho constitucional. Sólo tengo que nominarme a un numeral, ir y dar. 



He sido mil facetas milenarias,
he sentido la tendría dándome las espaldas,
delante de mil pantallas.
Melodías voluntarias de un sonar,
me transforma el agua en mental,
te conocí primaveral en cualquiera,
y menuda cuarentena.

Brota mi derrota como una gata que se tira desde una colección,
me desayuno como una cocción.
A ver si cuando termine de trabajas me esperas con una no excesible cerveza,
la salud puntual de una lata,
que sé que corriges a los que tienen muchas manchas,
que ahora que conozca la nobleza,
tengo trabajo en mi celda,
para contarme batallitas de manufactura.
De cualquier trabajo, compañera
Me quiero meter a vieja pntuadora.

La salud puntual,
y como yo soy una buena gitana me buscaba la vida con mis her manas.
Jugando con José de lujo
en un relato de mujer.
Apenas andaba,
que ya ansiaba que bailara.
Para darle de comer y a mí particular participar en lo que guardaba.




poleo, poleo,
menta, menta,
Teclear, teclear,
lengua, lengua,
hacer del plástico, un fantasma,
que se distribuye con noches muy claras,
destruir la debilidad con un 'me das',
pa mis adentros,
mordiendo cada esqueleto.


Mi mira se clava en mis guías, 
como dos gotas de sol,
Un soplo de estupor,
remar y remar,
-¡'mi alma, mi alma!', repito esa palabra en una prisión-
montada en la proa con el abrió.
Te quiero, Rocío, te quise en el estío y te quiero con ésto, eres la blanca paloma y la Vi gen del Rocío.

Para ser mi amante,
tendrás que jugar al escondite,
para volver a mi espacio vital,
tienes que ser parcial.
Pues mis secretos son mis moribundos,
que senil adopto.

La aventura de la que no puedo salir,
espero que no haya fusil.
Un castillo de arena,
ceniza a ceniza,
que intentaba dar firmeza,
cuando el viento se las lío.





Arde como candela en vela,
muñeca trastocada en su cabeza hueca,
que en cada pieza soy pequeña,
la noria, la margarita,
que no, que sí,
que digo yo que emperatriz.

Al revés, broté viendo como se tuerce la noche,
un nuevo pueblo, un nuevo coche.

Antes de muertos
y el mudo cierre representados.
De mí, aparta tu ojo a tu antojo,
sin motivo y sin razón,
te quiero ver yo.


Voy a mezclar saliva con restos de sal,
voy a protagonizar 'El rapto de Europa`.
¿Nadie me cree?
Nadie se lo cree.
Aprende a coger la red.


Nadie se lo espera, nadie se lo espera.
Una escultura prendada,
de la víctima que aparta su tristeza,
se pone una negra corteza
y se va a embarcar.


Mi silencio preciso,
por tenerte al ladito mío
una identidad radiante como colonial.

Tú eres el texto desolador,
y yo he tratado de adivinar tu hermosa osura,
y así has iluminado toda mi amargura.

Vuelve a la brisa,
a la orilla que desnuda brilla.

,

Desde un trono ejerzo lo que poseyó,
un por yo y un por tal,
la ansiedad es que pase lo que tenga que pasar.

En uno de mis quejidos, me voy a echar a bailar.
Y como colapsar, la voy a hacer lavar.
No laves todo el salón y vamos para la cavidad,
que son desiertas las horas.

Sin postrar iba y volvía,
como una Natividad,
camino cada acequia de aceite en la tostá.
Samara elegida, a pastar.

Estando.





Fumará porque se haga la luz en la cruz.
Sé que cabalgas lejos.
Sé que escomías, elegías sin disfraz,
en un súbito tren con deberes,
que el vacío fue un tren que se abrió.
He plantado el plazo.
Bailar como quiero bailo.
Si das tu respetable punto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario