miércoles, 18 de enero de 2017

Lo que voy a verter, en parte, es porque a mí el sol se me hace pesado porque me jode con su obligación de rayos, hasta nostalgia te atardeceres recuperada, todos sus ratos, su corrupta decisión de agitamiento.
Voy a ser consciente en todo lo que se ponga que hace sol.
Y que yo prefiero la lluvia del búho.



Tengo la oferta.
Tengo mi médula,
tengo mis cabezas de Medusa,
y tengo mi armadura.
Mi lenguaje es de lámpara.
Mi mundo es una carta plegada,
dar la vuelta con la sábana.
He sido hasta el ángel de una campesina.
He sido hasta una pintoresca viuda.
Estoy siendo ahumada.

No tengo un Imperio donde nunca se pone el sol.
Se me va a quedar ido a las cuatro.
Un sol de melocotón en la persiana de una oficina.
¿Conseguiré preparar mis clases?
Prometí only daily,
recuerdo un 'para mí, para mí',
y estoy parada y resentida.
en una arena con el sol de las dos que resultaba dejar clara a cualquiera lo que no es practicar.
Nadie sabe que va tener que mostrar.
Y ahí está.
La valentía es un caso singular.
Leí que para empezar un poema, sólo tienes que empezar a describir.

El mediar el día,
como un acontecimiento de civiles ruidos,
la arquitectura de un escritorio con el calco de la inspección ganando el reintegro.el velatorio.
Me aventuré en un camino de cronología,
una campanita de velatorio,
y por eso, las campanas de la cárcel se ponen a tronar en pálidas volutas.

Un parto del que me acuso,
si alguien tiene un hijo y no lo quieren que lo manden a los campos de Utrera que ya me encargo yo.
Sé que tengo algo útil en la exclusión.
No todas las gallinitas ponen huevos de oro.

La gente buena porque quiere ser nueva, sólo sola.
¿Y por qué en todo te has metido?
Como una cosita que tiene una Carrie desprendida, que siempre está en el la Universita.
Sentada en un tronco cada vez me da igual más la vida social.
lo de talar -ahí me mira el toro- la vera, era la vereda de los doctores del arte que manden el trono.


Aprovecho el aislamiento para secar el seco consagrado,
no he devuelto el libro del diario,
hostias, hostias, hostias, la marmita de la maldición.
Como quien quiere alumbrarse la pena que intenta escribir por todos lados y una redención.
Es mi primer deber por un tiempo tardío, sabía que iba a ser bravío.

Me daba la cosa,
tan a gusto estaba que no tenía ni ganas de comer.
Una anulación en na habitación
Allí perdí en la ciudad manumitiendo un montón.

Tentáculos en las horas que van a pasar,
mucha cobaya.
robar la nicotina es un eclipse hecho desecho,
menudo descuento,
no creo en tu calendario,
pues se pudo cambiar en la persiana por el calendario pluvioso.
Soberbia de 'me masturbo'.

De puta madre,
tengo que masticar la siesta para estudiar.
Ojos de cierva,
piel de réptil,
boca de cordero.
Sí y y. Es todo imaginación


Un comité espera en una lista darwiniana,
una fiesta fuera que se responde preguntas ultrajada, ultrarajada,
eso no lo cuento y hablamos del tiempo y de modos.
me encanta decir que soy estudiante,
serlo al margen.



Exorcirzarme en orgasmos,
ser el cine avanzando,
creerme absoluta.
Vivir de mi asfixia, mi malicia, mi alegría,, mi providencia.
en un continará ecléctico y popular en futuro cercano.
Ná es eterno.
El talento implica aislamiento.

He tenido la sensación de estar asfixiandome en un beso,
y he estado dando vueltas en mi asiento giratorio,
compadeciendo mis suspensos,
la referencia de esa droga,
desesperada y resuelta contigo fébril a esta hora.
Hasta el nombre se vuelve insignificante, para ser insignia,
me amordaza.
Me roza el cerebro.





Sí, vivir, hacer palabras como arco iris.
Tengo que imprimir.
Pensar 'Voy a escribir cinco poemas más, ah'.
Voy a oxidar la meta,
como una receta de cocina,
ser arcaica desde las nueve de la mañana,
ser el agujero de la presa,
como una institución de un fluvial manual.
De verdad que, en el fondo, soy pura.

Me he tenido que elegir para siempre,
eso siempre podría ser estar en discusiones violentas.
Me cuesta dejar de ser enérgica,
y sé que soy demasiado sencilla.
Como se puede ser fría en una estufa.

Conspirar y constancia.
Viajada parezco un poco,
baños de ácido en el marco del cuarto,
por los amores frustrados he tenido que encontrar fronteras,
Y tras, aparco en la alumna de historias.
Hoy, me he tomado ésto como un rito para los comprimidos.
Sola, con mi taza, quemada por desconocidos derretidos.
Estoy absolutamente quemada por la soledad al mediar el día,
y estoy obligada a volverme más dorada y más oscura.

Se me aparece hábil: 'Debería pensar que tengo un futuro en ésto. Escribir un nuevo libro de texto donde se note mucho el sexo.'

Hablo de la biblioteca, el supermercado y el estanco es el resentimiento.
Hablo sobre el 'ha salido el sol, arrogante y español.',
pintado de un naranja sevillano,
¿Tengo que reconsiderar lo de ser un peso pesado?
¿Debo dejar de cazar mariposas?

Nuevas sagas hacen santa.
Bailo óperas con los ojos en blanco en escenarios con toses secas.
Los primeros borradores fueron una revolución,
luego tome la repetición o no como una consolidación.




Moda hogar de las autoras:
Retoco en el espejo proporciones rubias,
custodiando una identidad divertida.
Página en blanco, habla en la insolencia,
leer para ponerme con el día, iría, iría.
En el lavabo hago estragos como un horóscopo,
en un letargo de imperativos,
con codo en el ordenador y en el afilador.
Sal adelante, 
en poseer lo que se tiene,
con el calor de mi carne,
me acaricie incólume,
como un referéndum deambulando en un currículum.


No hay comentarios:

Publicar un comentario