jueves, 19 de enero de 2017

Mi vida me parece disponible.
He tenido una revelación a las tres de que la urbe ante el sismo sólo se hace crecer en horizontal
Miradas abiertas y cruzar cada umbral,
lo que nos deja la edad.
Estar despierta es como morfina lavando toda la anodina suciedad.
El mestizaje con la luna tiene que decir en lo juvenil.
Prefiero que sea la primera vez antes que dormir.
Las tinieblas me traían relucientes bilis en los amaneceres,
adrenocromo para mis circulares.





Discos desperdigados en las chimeneas del café,
amargo hole,
manual de construcciones obligado a ser indeleble,
tú tendras que correr a por el té,
porque las los flexos son mi aire fresco,
con una despejada desesperación seguida de acatar pautas,
volver a la práctica,
como ese extendido vuelque que torna a la prueba.

Estoy en el diario,
estoy a fuego en el biográfico fértil,
y hablo sola sin fin
dividí en la psiquis.
Sabiendo que es un suministro finito.
Estoy afianzando conversaciones con la confianza,
estoy en el comedor del significado,
-dándome clics en un molino-
dándome significantes.




Más que un rumor,
lo sembrado, a veces, se e hace constipado,
es un estallido tu corporal en mi asiento,
con olor de 'ya no quiero'
sin cuidado en el tono,
en manos de una sinrazón.
Me pedía que tuviera fracción, torsión, multiplicación,
tú sabrás que tengo reverberación,
que borro toda nuestra conversación,
con sus audios y tó,
que sólo hallo relevos,

De bandeja en bandeja,
yo me troto contigo y me quiero despertar,
deserta, no me alegra
decirme la verdad y estallar,
coronar sin quietud.

Nexo inconexo,
muevo un olor auténtico,
una cueva que maduró.
La esquina me da el dote,
siempre empujo al durante.
Alargar el plasma por mi espalda ,
en perspectivas cercanas,
dando vida y naturaleza muerta.
He pasado por la Maestranza y he dicho 'corridas' con total naturalidad,
pero mi afirmación es una atmósfera.

Término incompleto,
evaporación del divorcio.
Devoción, devoción.
¿Que digo mientras toda el río trago?
¿Amar es compatible con abandonar?
En serio, modernar.
Mí y mi hombre algo así vamos a instalar.

Que la expresión de los afluentes
sea los tintes tóxicos que viertes al eternamente,
sean rebajar los flujos de tu filmante afluente,
'right on time',
con indicios de tu visual satisfacción.
Manos de municiones, mecanografías sin correcciones, laberintos sin salida, tiros sin paracaídas.



Miro y ando,
y se me pasa todo lo que yo tengo,
la suerte, el ingenio, la conciencia 
y la política radical se pelearon un día.

El sarmiento no es arrepentimiento.
¿El incidente requiere de indirecta?
Qué rimoso nombre llevas, gema.
Surcar índices montada en la indecencia.
Voy a tocar madera hasta ser la primavera,
En la indigencia, emular el marco convexo y oblicuo,
hielo,
de mi todopoderoso ordenador.
Fije la fe,
confesé,
me refugié en tubos de escape.
El dogma inconmovible,
es el retrato fidedigno del viento libre.

La limosna es como si toda la lava fuese cera,
y un cirio se corriera hasta consumido en su naturaleza de luz-realeza.
Me inclino en la trenza,
con dieta de letra.

La ordalía es la práctica en la que sucumbía porque yo no puedo vivir sin ella.
La cicatriz es lasciva,
resonancia arquitectónica y otra vez, escritora.
formular es una escalera.





Realza la tierra baldía,
reposar el residuo,
como una montaña rusa en mi usa.
La consecuencia de mi fidelidad,
es que nadie venga a buscarla,
de la complicación del 'vi, vencí'.

En el oleaje, armar la armada.
Ya lloré,
ahora mamo,
la fotografía soporto,
Yo soldé el mundo paralelo,
ahora Macarena muelo.
Sin buscar la poesía,
encontré lo que quería.
Me desnudo por la técnica,
por dar el anagrama de la conferencia.
Trabajo de edificar escalofrío.
Entiéndelo como derribada menstruación.

Un revuelto venenoso,
donde mojamos antes de matarnos.
'Y ésto es sólo una aproximación',
un teatral telón,
donde me junto yo lejos de la silla para jalearme antes de la almohada.
Ni siquiera la ambición es mí a.

Calle Real,
esquina de acero en acera,
¡donde yo iba a revolver borracha a hurtadillas cuando ni la puerta abrir podía!
¡que las que pasearon muchachas besos te deben por sombras en sus paredes!
¡Te llevo! ¡La mayor supervivencia! ¡El ir de día a siguiente día! ¡El acento! ¡El pueblo!
¡Me voy a las base!

Enseñar sin ensayar,
y en el taller rememoramos como rostros familiares que a todos no podemos conocer.
Levadura de la película,
el segundo sexo, el sexo no olvidado.




Saldrá el sol o no salga en el trueno de hoya
que cuando despierte no lo recuerde, pero me lo encontraré como un oí.
Mientras el rayo pasaba, no cesaba, sabía que no estaba corriente para rescatarme y sabía que estaba.

Extranjera en agujeros,
pesadillas de arsénicos,
fragmentos en los desayunos se acercan a la viva con ambrosía. de ti.

Me voy desde mi moral al elixir a las seis,
mira si tu penal es amplio,
peca como una reaccionaria,
sé el abuso de tus obsesiones,
sé un ataque y poderlos parar,
que yo más grito no quiero dar,
quiero vivir en la oscuridad,
en plena tiniebla,
Carmela tienes nombre de azucena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario