sábado, 4 de febrero de 2017

Mi almiar es desengaña.
Mi recomendación ser la trampa del cineasta.
Mis encantos en una mercancía colonizada atea.

He olvidado las leyes para legar instituciones.
La crápula nos usurpa luces amarillas relativas
con tomas suicidas de esas que van a ser saciadas,
hasta que sienta una caída de ojos, símbolo de ruinas.

El delito es desposesión,
el éxito es una contradicción,
los lectores que incluyen una lección.
que no tienen ni el mismo crédito, ni la misma intención.
ni la misma consideración. es el acto de rebeldía de lo sagrado,
picado dado.
La entrega
Soy sideral.
Anuda Heb Sed.
Identificada, me encuentra en ser suprema, ser sencilla.
Sentenciada, toda elocuencia no es intrusa de la concupiscencia.





Un deleite es el desorden que asiste a clases,
lo efímero son bondades,
bordados a remendar,
lo que yo prodigo es una clase extraescolar.

Una execración con excrecencia,
una secretaría en la conserjería.

La providencia es el impulso obligatorio.
Probar el oprobio en el cadalso y asfaltar el testimonio,
el requisito del distrito,
las maneras del instinto.

Un noviciado evoluciona a cero,
parpadea la lluvia en su colección,
con amonestación por toda mi presión,
ay, prisión.





Nada es pieza, la nata aún no empieza.
Depravado vinilo,
un recompensa en la letra del otro,
la escuela de tu ocasión.

Libro[a][e]s peligroso[a]s o Los infortunios de la virtud.

Empezar a sentenciar el harén, lo que abunda en el club.
El incentivo de la voluptuosidad,
es el ímpetu del deseo.
La intriga se manifiesta en mi exordio,
impío montículo.



Albergue, ¿qué?
La legua es libertinaje,
cómplice en la hélice,
deslice, deslice,
me garantizo.

Empezar el empellón,
empañar la sumisión,
entreabrir un desliz,
entretener a la institutriz.

Sodoma amaestra el resguardo del misterio.
Mis pérdidas son tus posibilidades en el licor que te atribuyo.



Cuando oí hoy en el camino di sendero lírico,
el sendero se torna ensangrentado de sembrado,
tecnológico tesoro.

Cada volumen pertenece a mi interés,
justifico lo físico con facción,
pero el infarto no lo alcanza ni Dios.

Mi conducta me inquieta,
más que me representa.
Mi pacto social es que viva 
turbándome yo sola la paz
con brotes epidémicos de 'e aquí mi verdad'
aunque ahora me despoje -oh, Friné recobrada- la sociedad.



La  motriz inhibe una aventura rumbo a la ventura,
pasar páginas no son movimientos únicos futuristas,
son líneas de hormigas que recopilan,
que traen las novelas desvelándose en la lava de la redención,
recluto la reelaborada reedición.

Cuando me encuaderno sucumbo al por ciento de por cierto de lo que tengo.
Mi designio es volver aquí.
Tendía 'Tó pa' ti'
Perla de plata, el dorado en los adentros.
Alondra en persona cocinando tu presunción en el espíritu de los todos,
 Tórtola cambiando la noche clara a oscura cambiando.
¿Qué has picado?
La obediencia a 'voy a morir siendo la mujer más libre del mundo'.




Significante en el signo,
comportamiento en el código.
El proyecto es una inapelable perífrasis,
cuando venía a picarme la protogénesis.



No hay comentarios:

Publicar un comentario