viernes, 24 de marzo de 2017

Me presento, soy espíritu, el cáliz del exilio.

Del frondoso atuendo esculpía las tardes de verano caballos en el pasto,
la sustancia de productos cosméticos pasea un alma bella,
y en la quietud del oxímoron,
el expuesto del positivo, mi consecuente negación a lo negativo.
Patrocinar la huida de niña que sucumbe entendimientos.

Calcado contenido,
explicación del rayo corrompido,
y denotan los acordes la fantasía como explicación.
No pido perdón por mi libertad,
pues la esencia es la fuerza que dirige la potencia.
Y en mi ser, ella es libre.
Pero tú eres más fuerte.

El mudo desacuerdo que se repite y deja el reparto al silencio.
Y sucumbe lo espontáneo.
Y se transparenta un modo,
se exterioriza el sucumbir a ser formal.
Y entra en la enajenación y vuelve y está igual, pero evolucioná.
Pero el contenido se dará o no se dará,
y aislada en la connotación, se propone una dialéctica de cadenas.

La retórica de la vida animal,
fluye en la creencia.
Concilio de Trento atentó contra el imaginario en uñas rotas,
lidiando entre el celo y el cielo,
el dinero es la apetencia.
Las estrellas están involucradas con su propia lucidez.
Quédate en lo contingente,
como infinitas certezas y una presente a la que por remedio se acude.
Sonaba la coincidencia en el frente.
Tengo un esposo, no pasa nada si no me ama, lo somos.

Talo el fijo,
desatino en la destrucción,
¡qué orgullosa estaba divina y decrépita en mí misma!
Más pequeña y más oscura,
como un agujero negro,
leyendo con sonrisas las catarsis,
¿qué ésto de aquí?
¡Sorpresa! ¡Algo que no era!
Cruzando para determinar,
todo el tiempo era Terranova.




El mordisco del siervo es la herramienta para la subsistencia.
Y quiero morder contigo ahora que no soy escéptica.
Directa al olvido, asevera, asevera.

Las montañas se abría por encima la selva,
la colina es el experimenta,
el resultado es una anatómica figura,
manuales y pentagramas.
Abstracción, elemento contaminado, por mi materia lírica,
recortada de RAE,
colonizando el click como el querubín,
haciendo el verso a partir.
Cuento con mis excepciones,
en guerras enigmáticas,
con multiplicidad de no me quedo quieta en el sofá.
Porque quiero una casa para trabajarla.

Podrían estar dormidos, pero no.
Inquietante al respecto,
mordí el fruto.
Curiosa sobreposición la de la posesión.
Era la noche que me lo había llevado todo del todo.
-hasta entregar las cremalleras sirvió de bandeja-
Pero tras arrastrar los más exuberantes viajes de la máscaras,
me soltó a la realidad indeterminada.
Y lo más crucial estaba siendo el devenir,
todo el ácido en mí.

Y escapé con los conceptos,
en orgánica fémina,
my old flame,
estabas en tu pensamiento absoluto con tu independencia a cerciorar.
Y partí contigo a donde se disuelven las especias,
en reflexiones sobre posibles paraísos cuando pertenecíamos al oasis,
asentir como hamaca
en tu nombre de maravilla.
Si no tenía una colección,
ahora tengo al tiempo.


El ecosistema me acelera el corazón.
Si no existiera sólo en los fenómenos psíquicos, yo no llevaría a yo.
Y lo estás manejando,
pero no lo estás amaestrando,
estás encadenada a la imaginación.

El tránsito de la configuración es el anhelo específico,
amantes determinados,
como seguir por una razón.
Fue la equivocación lo que impidió parar lo festivo,
la búsqueda de la autoconciencia resumida.
¡Más!

Mnemósine de sinapsis,
concerta el manifiesto,
conmueve a la resurrección.

Priorizo hasta volver al blanco,
de un atrayente del folleto de un día térreo,
donde el cuerpo de luna haga de sus ojos un sol.

Soneto violeta,
danzar leyendo poesía necesitando picar a la unidad.
En flor,
secretos de mi extinción.
La comedia en el efecto del curso,
la épica en la inversión,
la epopeya en el embargo,
el arma en 'cuando esté sola ya lo haré yo'.

La vida acelerada y una tremenda singularidad,
cogí un ánima, cogí alquitrán.
Y el movimiento se hace viejo 
en translúcidas composiciones de musas arbitrarias.

Nada se ha acabado,
comprendí mi sumisión.



Pasear lo moral con total autoridad.
Y muera conmigo lo que me diferencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario