domingo, 12 de marzo de 2017

No da el indulto,
existe una sucesión de modelos de tensión,
que pondera una exposición.

Como todos los días,
emparejar la habitación,
pender de la tentación.

El espejismo son gemidos al anochecer.
Funciona fuerte lo que yo creé,
felar la fantasía,
fortuna de la furia.
Laringe afónica por todos los fonemas.
La primera fantasía se ensaña, la ira no cansa.

A punto de decir, sólo quería besarla. 
En negros recuerdos de celdas de cerveza,
se sienta mi amada muerta.
La araña tejía la sospecha,
no era oro lo que reía en la mesa.
Compañera de sala, entregaste a tu hermana.

Compra lo que hace manar.
Pompa de vitrificar la herida, eterna raíz.
Participa en la esencia, aplica la lista.



Hay una disyuntiva, 
¿dónde está el ama?
Patrocinando la luna,
solventando la miel,
con el concepto como consejo.

Descubiertos proverbios,
brebaje de provisión,
veneno de voluntariado en el vértice, varía mi extensión.

Sorprendíamos al atardecer,
tus manos en mis caderas se llenan de pinturas,
sabes que sé que no existe la locura,
que contigo corto la cordura.
Y teniéndote, hasta deseo que los pájaros se prostituyan.

Mi enaltecimiento es tu flash en este claustro del pentagrama,
mi potencia para que no contuviera el poema.
Del cauce de tus labios
al licor de mis líneas.

Despertaba el remiendo de un nombre.
Derecha, izquierda, tenerte, tenerte.
No aparecías, quería cerrar bares en los días suaves.
Viajando al horizonte, activando prepotente,
limando el nunca, comiendo estandarte.
Aunque nunca trate de convencerte.




Mal ejemplo, pero piso el paso.
Navajas, si tocas a mis hermanos.
Mientras tanto, incienso.

Certifico el celebrado,
mi trabajo no remunerado me solivianta como sustento.
Subsistencia, nadie verdaderamente sabe cuando el sol baja porque está lejos y enfermo.

Pangea en un hematoma por todo lo que abarca lo tremendo.
Hay disturbios en mis números.
Vuelvo a la selección, no, no me ahogo, bolero.


Criada en la esquina,
rebeldía, maletas y fuera hogar infernal.
Si quería ser una delincuente, las cámaras han hecho mi quimera,
donde condensas embestida,
así se demuestra, maestra.
¿Dónde están tus problemas?
Tan peligrosa / Tan hacer historia.
Se puede avistar / Se puede practicar
Recordar es destroquelar un comensal
Salud por mi ton y mi son, siniestro socorro.
Pasaste de un establecimiento a esperar a volver otra vez al suburbio.
¿Qué da mas?
¿Que más da?
¿Una joya o mirar?

D espejar con i dea.
Patrocino los teta-brick,
parto fácil porque no soy débil.
Nada funcionar mejor que esparcir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario