domingo, 5 de marzo de 2017

Si no te hubieras enterrado entre mis dedos cuando ya llegaba al alba, no hubiera llamada a mi día 'amnistía'. La fantasía sucia se desorienta hacia un ecosistema de saliva al advenimiento de la goma. Metal de fidelidad fueron labios de estorbo, por si faltas a mi pasión. Bájame, píntame color carne. Trato de ser una ría hasta ocultarnos en los bosques por un aposento que nos haga la masturbación como demasiado, doctrina de extorsión. Ocúpame de la que no existe acción igual, lávame sin adoctrinar, aspiro el métrico intentar, atañe el máximo aspirar.


Todas los bancos se hacen mantas,
todas las cruces se hacen nombres,
todo el remordimiento se hace adorable.
Cuando juegas una partida con mil acepciones para matar a un hombre,
y millones para suplicarle siempre.
Tú, more.
Tenerte dando, morar en el dardo.

Las sendas de la promiscuidad me dan al camaleón y creo más en las películas.
Mi iniciativa es la vitrina de la búsqueda de las escenas sin inventar.
Él y ella al más allá.

Friné emancipada sin miedo colmada de Aspasia.
Pericles nos vio predicar que el aparejo es de una soñadora.
Con todas las energías que embarcaron y embarraran,
como una bandada de indiscretas profecías,
como tenerme de luna.
Del arca te quiero colmar.

Contrólame sobria donde no te olvide,
que estarás cerrando el cajón,
le darás un beso al viento,
y te irás a tu dentro.

Manéjame ebria,
aleja la cámara,
'éste plano en el Taj Mahal no lo quería así',
voy a invertir en ti.
Y darás a tu fundación un descanso, pero lo sabía desde los seis, el mundo estaba prometido para mí.

'Yo soy tu puta',
insiste.
Tengo que hacerte un test.
Sentémonos en este café.
Hundida en un sí,
untada en un no,
todo lo que tú no me das,
me lo doy yo.

Volveré a tus ojos a por everything,
susurrando que me dejes ser así,
y que me he dado cuenta de cuanto me he fallado por ti.
Quieta, lloviendo, sobriedad semanal.
No importara nada más que el cometido de que no hay más.
Cuánta armónica.

Un cielo es un cielo,
una ciudad es una ciudad,
en el pueblo había un seguimiento imparcial.
Cierva, no te ibas a suicidar.

Parece que fue ayer cuando me mentía creyéndome finita.
Magdalena pétrea,
suena la hermandad a saeta.

Por ti, por mi,
invito a vivir.
Me quedo en la familia del año,
me equilibro mi coloquio con lo que importo,
se queda la conciencia pura con lo que conozco.

Sueño americano,
cigarrillo de 'ven, que te llevo'.
Serás el punto céntrico de mi hueso.
Soy igual a lo que me gusta,
beat.

Estuve caminando por tu pasado,
soy el control de tu unción.
Sucia solventa a sucio,
no escojas, que se quede,
es la noche, es el correr,
es tu coste,
estás intermitente, estás perenne.

Las chicas de deidad tomamos la pistola,
y decimos nuestra edad con novedad,
presentándonos como depredadora o como presa.
Acostumbramos a buscar conversar para saber lo que quieres conservar.
Hasta que llega cuando de quién todo lo quieres reciclar.

Vi un precipicio viril
y tuve que admitir.
Es mi mejor pin.

Indomable e íntima,
el hábitat de la oscuridad
merece lúbrica,
labios de arena,
lengua de yegua,
gota de a.

Pensé que era tan divertido como un efecto.
Estoy perdiendo todo a mi alrededor,
pero podría invertir los sentidos de mis letras al predominio de tu proporción.





Cribar mi semilla a te juro que soy pura espontaneidad.
Comprar el sitio del río,
diciendo 'yo quiero ir contigo'.
Hornacina de pecado,
sólo a mi don le pido compasión,
de un cuento que llevo en mi pecho, 
lo maduraría más,
semental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario