sábado, 29 de abril de 2017

Le bailo lenta al tedio,
tuerzo la sobredosis al desvarío,
el aire está alérgico.

Ente triste, entré

Un precipicio y la vista al instinto de supervivencia por la permanente,
pero, ¿cómo se construye un día?

Absuelta por callada,
una única manera para el mañana,
rayos de conveniencia al uso, no podían parar


Han conseguido lo que pedían en la conversación,
han colmado la controversia en la presunción
Cavé la fiesta a base de negligencia,
hasta sentir la seria euforia,
al silencio lírico,
al estrógeno de la voz siempre en intención

La noche pinta el jardín
sin lujuria al sol

Estaba truncando la coincidencia,
la apariencia estaba destinada,
la forma está construida,
el contenido es éste libro.
Las personas que no leen,
parece que hablan menos,
no conocen levantar vuelo.

El espectáculo estaba dispuesto en la plataforma,
Carlos V con las uñas pintadas,
cenando condimentos del colmo,
hasta rozar los máximos abajos,
y demostrar entrañas de melancólicos impuestos,
la corriente de un río negro

Alguien te estaba llevando,
en este videojuego de la clarificación,
si pueden, tienen que follarme con condón
no pueden tocarte
tienen que entender que son suplentes,
tienen que entender que sólo tú me atiendes
Desde el quejido inverso,
el movimiento es tensión,
¿qué hice para merecer ésto?
Secos ojos, la vida es bella
La vida es el concierto de una belleza negra


El vestido es un lienzo
a través del tengo
juventud y océano

Procesando medicina, procesando medicina
cuando el efecto es cruel
y se hace una intencionada despedida
He estado a tu uso,
tengo todo tu reglamento preguntándose mi comportamiento
Violencia de sirenas,
que se pegan a la roca,
y hacen de efímeros su primer amor,
hasta dejarse sin límite en el hipnótico sentimiento

Las reglas están despedazadas,
sé que aumentaran,
ya soy como ellos,
ya me mandan al cementerio

Y mis sueños me lo decían,
caricias en festivales y dos noches seguidas alguien te abandonaba,
y las visiones despiertas veían que te querían destrozar la existencia,
la situación de la absoluta batalla,
las pérdidas al pomo,
en abrazos,
hago argumentos sobre ésto
sabiendo que he elegido cronología en mano,
ser una mujer profesionalmente visual,
me opero todo los días por la estética,
en la casa de la penitencia
la boca siempre abierta



Sólo se da lo accesible,
la fiebre del legado,
el instrumento del sustantivo,
perdiendo lo fundamental
a una unicidad intelectual,
qué se olvida, se baja, hoy en noche se aumenta, se sirve

miércoles, 26 de abril de 2017

En las alturas, está la tregua.
En el cierre, está el juego.

Tan dorado que parece que el amor va por momentos,
y que lo demás se queda por fuera.


Pérdida de fingir
dejemos para mañana ser normal,

Pérdida de polvos,
estaba hundiendo el barco,
no median los neumáticos,
mañana te irás,
a escribir un poema con la suerte de haber incrustado la multa.
Amenazaban con paraíso en el vergel,
aprisionaban el poder,
malmetían el quehacer


Lluvia que describe las hazañas,
la saliva es la batalla,
todo se levanta yo estoy presa, yo estoy sincera

Ningún apoyo,
buscar verbos,
en el año del cambiar,
llevo mucho tiempo sin reparar,
llegó la desesperación,
ha crecido la producción

Tirachinas de Porciúncula,
abre este silencio, me dices 'hasta luego' como rica,
estigmas, tomad la corona

Sola o con mi tía en el mejor mima,
me tiré de cabeza al amor familiar, dame más fortuna

Todo lo exprime con decir con la fe,
tiene, tiene la suficiente

Bailaba como si no estuviera amarrada,
y de mi buena fe pronunciaré como sé; 'me voy a remar' en el descanso el manual
por que me hace falta.
Qué mira, qué también pienso la fiesta para quién no lo haga y me lleve a bailar.
Viene, sé que torcerá, sé que se mueve la melena, en la mejor modalidad



Más ordalía,
la mano en el fuego por los que cuiden mi secreto,
he perdido el dato
¿vuelvo a mear en la calle?
Mandatarios, vuelve a hacer top-less en la arena,
la joya de la mama

Alardear de periclitar,
'ya sé que quieres, ya sé que intentas, meterme todo el día en tu despensa'
Simple, continuar el ¿quién es? Porque no existe.
Se acercó,
desconectó por su lado,
concretó la posición,
masturbó a Satán

Una guarida que se construye al revés, la metrópoli es terrorista
moviendo los pies y está competida
la metrópoli es sedienta, llegará el esclavo verano y se abrasará


'¿Quién se metió en la heroína y lo crucificaron a base de pastillas?'
La sopa de la lista vuelve a la misma nochevieja,
dan un pañuelo al calabozo con telarañas

Y quien quiera carne sedienta,
leerá con Santa Ana,
esperando que las entrañas se hicieran autosuficiencia,
ay, si no me durmieran, vería como suena la nochebuena

¿Qué administra?
¿Qué abjura?
Saluda al centro,
tengo toda la vida en un saco,
preparando la rendición en dos neuronas que se pelean como el perro y el gato.
Saltan los marcadores,
se fue la electricidad, vuelve vuelve

Al mundo le está pareciendo mal,
gran mancha,
me voy a mi danza a ver lo que me sorprende
qué rápido es incongruente,
será que es de lo único que me fía,
ahí no paso nunca frío


-Isadora Duncan bailando Ave Maria. 1927. Josep Clará-

En el fondo, todos están en sí que no estoy para ti
El canon va proporcionando en hacerlo todo moral, después huí
después os quiero y cicatriz

Domesticar lo inquebrantable es ir hablando por teléfono en la calle,
detenga la razón, el escenario antes de tocar el suelo.
Una personaje de ficción con la materia de los sueños.
No puedo morirme,
Mujercitas el año de mi parto está por hacer.
Servilismo de autodidacta, movilismo que contrasta.

¿Otra oportunidad? Mejor callar otro intento.
La superación está pidiendo que se acabó la época de no dormir.
Tranquilo, alguien procura enamorarse de ti.
One burn, one problem
Estoy poniendo difícil acabar gratis los significados,
pero confío en mi concentración como mínimos

A través del gotelé,
vuela la alfombra,
y hasta la próxima

Venga,
que las droguitas ya no son vicios pero será lo más vitalicio en lo que desperdicio,
me han dado, ¿dónde están luego? Cerrados
Ahora no os tomo a nadie en serio
Por confiar, os han dado un enfoque,
probablemente me iré de vosotros por irme con los siempre e ir pal parque
Qué sé ya de sobra que es la sensación de expansión,
la máxima aproximación al yo

El estéreo predica el vértigo,
el complejo alucinógeno,
sin hojas y con méritos en los ídolos

El rastro parpadeará en el insisto,
la guerra quiere trabajar y estoy inquieta como algo iluso

Necesito en el espíritu,
rezo porque el amor no entré en pánico y tenga que abandonar en la principal misión
La mandarina mecánica o qué

Están precipitando los coches,
está la reputación apaleada dicha blasfemada pronunciada.
Todavía si me necesitas, llama

El estremecimiento tiene un 'lo siento'
Ya he cumplio, te lo he dado to hecho
El psiquiatra se ha comido las sesiones de no sé a donde voy a llegar,
las consecuencias llegan



Estás sosteniendo la muerte joven,
malas mujeres, pero es que no soy ni capitalista, ni marxista,
sempiterna y ahora, eterna,
pero mi radio está debajo,
abriendo los párpados,
el diesel dame de cerrar el ser.




Sabiendo que de noche se abrirá el crimen,
comentando el segundo,
bajando hacia el atracar,
el tono del 'hola' marcará
La Mala en mí y yo lo estamos haciendo fatal, os merecéis más

Ponlo hasta de que apague,
antes de que se apadrine.
Nadie se tuvo que defender, como se tuvo que defender una mujer.

lunes, 24 de abril de 2017

https://www.youtube.com/watch?v=GUqkUutWmD8

Menosprecio el respirar que voy a donde tú estás.
Del atuendo cotidiano con el que se viste,
toma contenido el utilitarismo por el que se desviste.
Me nace la semilla y lo quiero como un hermano,
lo monto a lomos de mi caballo.

En la entelequia de su vejez,
él es el elegido como donante en el ser.
¡Palpita en todo lo que yo quería!
Orilla, se llevó el corazón cuando no tiene así quien te quiera.

El cuento del pronóstico sostiene un proverbio,
'Me como sedienta de tu tiempo, al enjambre de tus verbos'.
Desarmada y dispuesta
soporta la frágil excusa.

Desde que te espera una mosca,
se pasea como una mariposa por la casa
cargada de Citerea,
aquí y allá,
amará

Colección de equívocos,
caí en su destino.
La ola limpia lo insalvable,
me bebo toda la sal en lo secante.
Exprimir cada acertijo
por ser la consecución de tu libido
Enferma de la pena
envuelve el envío de todo el dinero que no te intercepta

Al calabozo del menoscabo,
todo el conjunto del clavo,
cuando el parto se abre en la roída noche y las cadenas se vuelven locas,
someto mi fragilidad a distancias largas,
pero no me falta tiempo para el abismo,
permanece el pueblo

Fuente de sonetos,
llévame a romper el léxico,
qué ha venido lo bello a romper al sol.
Funciona nefelibata la bahía,
duerme en el ápice de la ecolalia,
qué yo por nuestro amor soy la adusta trompeta de la fama

El rosario de los ruegos
te reza en comportamientos gitanos
compañero de sacrilegios
amigo de recuerdos
emigrante de candados


Por la potestad de mi expatriación,
no me callo
No me invitaste a dormir,
en la cárcel cayó
El trato es que te hagas lo que hagas
te favorezco

Paseaban las ventanas otra atada,
se presentó en la cama,
con herramientas de conceptos en el más alto orgasmo,
él cantaba mi fantasía el intermedio.
Qué te adoren en tu rigor de proletariado,
en el ecosistema más perfecto eres esclavo.

El método se abre,
ésto es un acuerdo inconmensurable,
una diosa tirita,
las chispas crepitan,
nuestro núcleo es un documento,
la etiqueta es mi esfuerzo.
Muerdo mi nublado,
tanto como lo admiro.
Rompo aguas,
'los hombres se acostumbran más a los fines de semana'.

En la metamorfosis me rasga un quejido de verdadera dependencia,
aunque si tú te vas, yo me voy a nadar,
ya me escupirá la nueva en mi Odisea,
sin nadie quién la lea.

Ya te expliqué,
tu ida es el desgarro de la dejadez,
tu boca alberga mi quiero zodiacal

La agilidad de la leche se atraganta,
mi enésimo gemido se sucede en su anatómica instancia.
Retuerce la ocasión para el monumento,
las culpas a su recoveco




Entre sus piernas, está la suerte de mi rey,
a mí no me legisléis.
Microbio de tus milímetros,
métela hasta alcanzar la voz
Cada mañana, voy a más en la pantalla
ay, al lado de mis entrañas,
Toma un puñal, cada triunfo femenino será mi rival
Y dame tú puñalá de todas las que saben, que me das la muerte, pero no me olvides, que me lo pagarás

Con todas las leguas que he corrido en comportamiento demográfico,
dame tu lengua,
qué mi cuerpo me huele a no poderte beber
Hasta el infinito y sin desperdicio,
Acorralada en una lágrima,
aquí me deja el ánima,
no han venio a por ella

No hay recompensa y todo está distribuido en sus pestañas,
te voy pintando toda tu espalda

viernes, 21 de abril de 2017



Este el espacio,
dormir o entrar.
No estamos en los sables que nos sirven que nos hacen estremecer.
Preparo el litigio,
de lo que aglomera y presiona en la desembocadura,
Ya bastante has hecho suficiente,
en la entrada se han perdido toda la ecuación en su presente.
Lo que me da de comer,
prense a quién le prense practicaré los ojos latentes a mis menesteres.

Mito de las rentas con barreras,
sólo porque me cuesta el vicio y anestesiamos las barreras,
para tornar en las placentas,
que empañemos las equivocaciones con pretensiones.

Dejad el Coliseo,
con un testimonio de derribos,
y he salido herida pero aún respiro,
como cuando madrugo en la estación en la envoltura del cálculo,
el impulso es el sostenimiento del juicio,

Todos quieren volver,
en la despedida del 'a ver',
y ante el día, descansa en el pía,
quilates entre lo que vería,
y pasan las vueltas de íngravida.

Y que hay que ser un títere,
entre todo tu desnudez,
para que te mantengas en el cuentes
para que convengas los pasados como convenientes.

Tropiezo entre nuestro adiestro,
porque no tengo el vaticinio del nosotros.
Después de la década muerta, mira y anda.
Sufro por ella porque me quita las lágrimas,
la lírica se colecciona con la coalición de la interpelación.
Se apareció perjudicial,
donde mis despedidas pasaban a ser dádivas.

El que interfiere se revende en la composición,
y zarpa al contento de la conjunción,
color de contengo.

Pío me viene a rehabilitar por los senderos de los colores.
Clase, yo voy por tus marismas que me desvían en los existenciales.
Tú eres la didáctica, yo soy la dada.



Tienes que vaticinar lo excelente.
Toma nota de la jalea, su casa y sus tareas.
Según la vereda, jadea.
Y practicando el poco a poco se calcina la cabaña.
Tanteo el trono, lo practico.
Oro todo lo que porto.

Abre lo exótico en un vaticinar,
nevada a punto de picar,
y ¡volad, cabras!

La sustancia prenda que se vea con los pies sucios.
Con rayadas de las que se emparedan donde yo por el amor correspondio' no me sofoco.

Pilla la vía rápida como mejor forma de la práctica,
que el mal viaje sólo es hambruna,
apurar todo lo que se suda,
que ya será el mechón moldura tras la ducha.
En la postura del apoyo,
descargando hoyo.
Prepara la calma para la traca que ya estoy andando para casa.

Quién anda, quién vuela.
¡¿Quién mezcla?!

Sesión de la cara,
porque aquí todo es para que se abra.
Los dados se condimentan en la quimera,
la peñita bana señala y se empantalla,
ser el símbolo te hace gritar en la medida
las hogueras dan el ritual,
ahí la llevas

Los moteles arden,
el baile es el pasaporte,
no hay prisa,
una nómina irredenta.

Cantará lo puro,
como un juego en el que me hundo,
sé de que alguno que no quiso perder,
no pudo crecer.
Medalla de desesperadas,
abjurar de nada.

Ocúpate al sol,
guía a mi luna como brilla en su propia oración.
De amenaza en una vida en contra del doctor.
La mudanza es una redundancia.



Atasco de rescoldos,
nada de ascos a los astros,
girasoles ciegos en en una tersa rutina,
ante la dispersión de la preguerra,
pena de muerte a quién evite que no tengamos arma en el sacro albañal,
ése es mi proyecto para mi raza.

Partimos del desandar,
y el sendero se ha hecho corto al alabar
muñeca en el prado pared
hasta ser el arrabal por todo su borde

La licencia de la coalición,
mi voz me da calor

Sé quedan solas los viernes,
donde les gustaría estar haciendo metáforas llegando siempres haciendo eses ingobernables,
¿por qué ella?
No pudo ser otra,
más difícil que la media

Suplicar intensidad,
examiné mi crisis, sin ti soy parapléjica,
le contaba al vals que eras insustituible,
sólo que voy en el mismo cuerpo cognoscible,
contando las variantes del eje.
Sin opción,
hay compasión.
Instinto, claro.

Avisa al vecindario, ruido.
Lo indescriptible se queda para siempre.

Respirar el pack en la materia,
firmé mi eterna adolescencia,
ponte a mediodía con otra melodía,
y al subterfugio dile que me como las distancias.

Aprendiendo de lo que tengo,
proveo al momento como Marquesa de Brinvilliers,
la tengo en mis dientes,
está destruyendo a los felices,
para bajarnos hasta abajo serias y en el punto,
en una consecutiva tierra noval,
la gerontología está a la orden del día.

El trueno de la consecución
toma el ritmo de la exportación
mi autónoma yo

Primitivo condimento,
¿y el problema?
Está en las ganas de llorar,
en 'jaja que soy comercial'
mientras voy falsificando la órbita,
la veo complicada y rota



Tráela más prostituta,
trae a la que nada le asusta,
al servicio de la verdad

Estamos en la cría del monólogo en la temporada,
podrán cantar la ventisca de la instrucción,
pero la clase aún está en la aceptación,
el coloquio se resume en el apocalipsis de la unción

El monólogo de un hada madrina,
íbera afilando la navaja,
la rata saliendo de la cloaca

miércoles, 19 de abril de 2017

De la fría manera se llena la decisión que se representa,
el remordimiento corroe la pared,
y explico que no siempre todo es lo que quiero ver.

La ida del día se hará en la medida de la pérdida de los versos,
intentando no olvidar esos besos.
Sobreactuando los físicos,
tú lo estás poniendo más abajo, mientras espero mi paraíso.



Cuando la nada se hace inmensa,
yo te tengo que dar.
En vísperas de las que me dediques un paso hacia tu fidelidad.
Quiero arrinconar en mi intención de pedirte 'más'.

Todo lo que pido a tu tarde,
es que la pases en mí, ausente.
Mientras yo como con tu nombre.

Tengo una tetería para las dos,
un reinado de disparos en los suburbios.

Por ti, azul es es el sendero del cielo, tú lo envuelves.
Donde tu sirvienta te da una nube.

Y yo que soy la que anda agridulce,
chocando ojos con los misterios en mi nuevo molde,
hundida en los periódicos,
al seco delirio.

Viajo a través del movimiento,
soy el camino intrínseco.
Brilla el reparto del aislamiento.

No estoy cazada,
pero estoy enamorada.
Aunque no calibre las repercusiones, cuando me adelanto borracha,
sea o no, el sometimiento de sus sensaciones, tienen un visado.
Y en tus cuerpos están pegados mis mejores sueños,
sabiendo que la espera empobrece.
Cuando el estrés me pervierte.



La reputación me sobra.
Descongelar un clásico,
el contexto es un motivo,
blindo los segundos,
dan la vuelta al mundo.

Ahuyentaremos mentiras,
sueño profundo, bombillas de sonámbulas.

Se ha acabado porque la he cuestionado toda la zona.
Huéspedes sociales, estoy de oferta.
¡A mear!

martes, 11 de abril de 2017

Es la profesión del montón,
una llama ahogada calca la materia,
hora tras hora, una espera, Penélope teje lo que no puede sostener,
mirando fija una lámpara y en la mesa se desdibujan los ojos de una ansia como un guadamecí.

Podría invitar al brillo lejos de las sábanas,
el tiempo libre se da a medias,
mi columna está ocupada en mezclar las fresas con nata,
las pequeñas hogueras cítricas son suavizadas,
mientras tú sientas tus hombres en un somier,
qué quiere atraparte en un 'A ver, explícame.'

Recorren las yemas teclas hacia donde me lleva donde tú vayas,
con el sol que ha entrado con un rayo con los sonidos con el que te llaman.
El negocio dije que tú nunca marches,
la intrusa implica ser pesada y abundante.
Aún no puerta, no lo dejes ir.


Alma mía, tengo un sentimiento en la cantina.
Mi juventud es pura panacea,
atracando la esperanza en el mismísimo Santo Grial
me he encontrado siempre niña.
Y la curiosidad meterá los dedos en los enchufes,
cómo se abre bucólica los versos y prostituta los sueños de Baudelaire.

Respira la piscina que poco se afeita,
él es mi laguna Estigia.
Donde la muerte de mis razones me sobresaltan.
Depárame el augurio de tu estremecimiento,
qué la siguiente llamada está enviada desde todos mis agujeros,
por donde entran termitas irreparables,
de tener tus carnes y morder porque por ahí, sólo puede acceder a tus inquebrantables.

La corona que toca el inconveniente,
echo de menos todo lo que puedo darte.
Bajo tus calles, compositora de la tarde.
Ha llegado el mar como un muro.
Y no es porque no sepa hablar de ti como amor, es porque tu sexo es mi mejor acabado.
Nací para alcanzarlo.



Arco al tiro,
cinturas rotas,
fluctuaciones de decisiones

Pasos corrompidos,
cuadros parisinos,
mentales hospitales

El océano concuerda bajo mi ducha,
una enorme soga
después de land.

viernes, 7 de abril de 2017

La luna se tuerce más de lo que refleja en la especie,
y el posible intento está avistando tierra de nadie.
Si el vidrio está al escape,
se administró un derrape,
continuaste la sangre.
Las paredes invertidas lo dicen otra vez.

Desde la grazia del cero,
espanté el término.
Me cuesta el punto,
si vivo es mi entiendo..

Me hice a la convulsión del mural al improvisar,
la tregua del tornado que tendrá cuando un eco que atormentar,
Tú no sabes el arrastre en en el contraste,
cuando se acaba la candela y se queda sola la insaciable deambulando las raíces entre la especie

Era de noche.
A ti, te líe.
Me compensaste, laurel.
Me entró aquél y tuvimos que prensar pálpitos cuando estamos prendidos,
y se puso en coma la memoria,
viernes e invento el drama.
Instintos proscritos,
iba directa a la locura y me he quedado fingiendo vestida de ciencia incomprendida.
¿Qué pensabas?
Valentía.

Solicita un estupefaciente que aviste un nuevo temperamento.
Maldición en la dimensión es estar siempre igual de despierta en la luz del neón.
Si me ves un día la inteligencia va prendida.
Y la nostalgia no se siente exprimida porque nunca es solitaria,
lleva Gotham en una alabarda.

El esfuerzo fue el intruso del descuido,
la señal fue el prospecto,
dio, me ahogó,
la cronología es el contraste del enganche,
come en el sur para encender el norte.

No soy una mujer de mi casa, de paseo, de hierro.
Justo testifico,
no existe el aparto.
Todo por el parto.



Estás faltando a la residencia de lo que supongo,
la ética interminable que se vuelve impertinente,
bondad y maldad, 
te echo en presión por tus menos,
con la espina que abren mi paso perturbado,
y se evita con letargo.
Porque se ha escondido,
lo primordial se para a obstaculizar.

Tu tiniebla es el pan.
Mi creencia es no aminorar.
El credo es un paño,
doctrina de la liberada primavera.

Trance,
quiéreme como te quiero así de fiel.
Vete a coger a la beca,
con ofrecer la aceptación se procede a la inducción de la cala.
Ah sí, sin problemas, vértebras vivas dividiendo dándome continuidad.
'Así ni me aburro, ni me enfado'.

La ciudad turbulenta es un escondrijo de lo que comentan,
y mis oídos sólo en sus pensamientos dan la vanguardia.
Una pulga fotografia enfrenta el huevo,
cadera y cadera única y única 
en otra huella de batalla.

Santa del día,
quítame los cordones,
soliloquio que fenece,
del vertebrado espacio.

Ay, Ali, que nos queda más.
Ponte donde yo te vea,
ponte donde te posea,
con la cara y la cruz de la misma moneda.



Vértice de irreversible,
después, suplentes,
deformación en actitud sociable incomprensible,
justo y jaleado es el toque que no se pensó en ser indicado.
Ya tengo el acabado.
Mujer, las palabras llegan y no puedes pararlas,
las ideas están para compartirlas,
el caliginoso caos se levanta, se experimenta.
La celda se toca.

Tengo algo que decirte.
Tengo algo que decirme.
No está el contradecirme.

La religión de abrir las medias partes,
mi curva de la galaxia,
estoy dando los ojos translúcidos un cometa con paroxismos comentando el cine. 



Nos partimos en el acondicionador,
'Existo, aquí estoy yo'.
Y canto gregoriano está dando la mañana porque 'qué sé yo', sino alcanzar el mundo como otros alcanzaron a Dios.

Las sopas de letras se acurrucan en un consuetudinario,
y la miel se languidece a un único espasmo por todos los aparcamientos,
libérate y ponte a cubierto,
en un nómada estado mental.

Están desconcertantes tus protestas en la cerviz del coluro,
el cuello está multiplicado a un sostenimiento,
que se arroja a los sortilegios de alguna ensoñación.


Traficarnos con la sonata de,
¿qué? café
revuelto como una columna de la libertad de la propagación de la alta tensión a la expectación en la exaltación como indemnización, estoy viva

Cogí la carrera como una hoguera,
estás pronosticando el terreno más encogido por lo que subleva.
Estaba el destino partido a la maestría de la reproducción,
y seguí el equinoccio del encogimiento,
siempre pendiente de la muerte de la herramienta
así los rayos velan.
Enamorarnos es la realidad de delinquir
los besos son para subsistir.
Predica mi asamblea que mis buenos ejemplos son los que no se han quitado tiempo en mí,
que de todo vueltas,
qué salten todas las barreras.
Donde estés dándome todo lo que me debías,
y me dejes dormida.

Tienen cuidado con la memoria,
soy un 'siempre pasa algo con ella',
son 'ésto ya lo viví',
la poesía se merecía eso.
Están guardados, vengo a lo que vengo y me voy cuando están conquistados.
Dame buenos tiempos,
comprensiones de distracciones,
semen por los aires.
Te espero simple en acoger con un helado.
Y pasearse podría ser poca discreción, pero aquí está éste honor,
en medio de un desierto.



Tú estás donde empiezas a llorar,
tú valoras lo que tienden a menospreciar, ante todo lo no real.
Lista,
como la perdida de los días de facultad,
estuvimos resolviendo el lenguaje del aparentar.
Y en las distorsiones,
resolvimos con las alas, 'pobrecillos, terrestres'.
Entonces, músico pon, cuando las serpientes comieron se apagó la luz, y paso siguiente orden el arte,
arde.

Cualquiera te adopta, pero todos de los rincones se enamoran.
Paraita, yo también quería lo que venía desde la capital,
para hacer un esbozo de la Macarena.
Mi pilar en el dorado que me perdone.

Viendo que no venía,
tejía Andalucía y al río me fui a lavar lo que haría,
entre abril y mayo,
que llevo unos adentros de tanto hacer negligencia en la errata por ti,
por que te lleves bien a mis manos lo que vertí.

Se hace suplicio el acompasado,
pero es la providencia.
Las cadenas me tienen atrancada en la nomenclatura del puerto solitario,
cerrojo de los cielos.


Del directo han venido avisperos de todos los colores,
para quemar la misantropía en la Virgen de los Olvidados.
Qué abrías con lo que se niega,
yo riego una bandera con lo que siembra un sueño.
¡Viva lo exhibido!


Ay, qué te has desesperado a caballo por los cercos de la llegada,
por mi puerta pasó un parto y con un remolino se fue mi yo,
como mayo esperando al verano,
qué no me digas que después no tengo la recompensa del coxis del 'hacia donde nos lleve el viento',
y sobredosis de lunas con catecismos.

A una savia le introduje el usurpar,
del experimentar el producto,
que florece por el interior,
que apadrina la demostración del sucumbir del porvenir.

En la cicatriz,
el recuerdo es la venda de la pena,
más intensa y paralela desdibuja el final de la contienda.



Exilio como el nutro,
el invento es el 'me reproduzco',
inundan la traca mis hormonas.

Suspiro tras esnifo,
soy el genio sano,
el trato sucio.
Capitación de mi saco,
las teclas suenan a balas que perdonan como milagros.