lunes, 24 de abril de 2017

https://www.youtube.com/watch?v=GUqkUutWmD8

Menosprecio el respirar que voy a donde tú estás.
Del atuendo cotidiano con el que se viste,
toma contenido el utilitarismo por el que se desviste.
Me nace la semilla y lo quiero como un hermano,
lo monto a lomos de mi caballo.

En la entelequia de su vejez,
él es el elegido como donante en el ser.
¡Palpita en todo lo que yo quería!
Orilla, se llevó el corazón cuando no tiene así quien te quiera.

El cuento del pronóstico sostiene un proverbio,
'Me como sedienta de tu tiempo, al enjambre de tus verbos'.
Desarmada y dispuesta
soporta la frágil excusa.

Desde que te espera una mosca,
se pasea como una mariposa por la casa
cargada de Citerea,
aquí y allá,
amará

Colección de equívocos,
caí en su destino.
La ola limpia lo insalvable,
me bebo toda la sal en lo secante.
Exprimir cada acertijo
por ser la consecución de tu libido
Enferma de la pena
envuelve el envío de todo el dinero que no te intercepta

Al calabozo del menoscabo,
todo el conjunto del clavo,
cuando el parto se abre en la roída noche y las cadenas se vuelven locas,
someto mi fragilidad a distancias largas,
pero no me falta tiempo para el abismo,
permanece el pueblo

Fuente de sonetos,
llévame a romper el léxico,
qué ha venido lo bello a romper al sol.
Funciona nefelibata la bahía,
duerme en el ápice de la ecolalia,
qué yo por nuestro amor soy la adusta trompeta de la fama

El rosario de los ruegos
te reza en comportamientos gitanos
compañero de sacrilegios
amigo de recuerdos
emigrante de candados


Por la potestad de mi expatriación,
no me callo
No me invitaste a dormir,
en la cárcel cayó
El trato es que te hagas lo que hagas
te favorezco

Paseaban las ventanas otra atada,
se presentó en la cama,
con herramientas de conceptos en el más alto orgasmo,
él cantaba mi fantasía el intermedio.
Qué te adoren en tu rigor de proletariado,
en el ecosistema más perfecto eres esclavo.

El método se abre,
ésto es un acuerdo inconmensurable,
una diosa tirita,
las chispas crepitan,
nuestro núcleo es un documento,
la etiqueta es mi esfuerzo.
Muerdo mi nublado,
tanto como lo admiro.
Rompo aguas,
'los hombres se acostumbran más a los fines de semana'.

En la metamorfosis me rasga un quejido de verdadera dependencia,
aunque si tú te vas, yo me voy a nadar,
ya me escupirá la nueva en mi Odisea,
sin nadie quién la lea.

Ya te expliqué,
tu ida es el desgarro de la dejadez,
tu boca alberga mi quiero zodiacal

La agilidad de la leche se atraganta,
mi enésimo gemido se sucede en su anatómica instancia.
Retuerce la ocasión para el monumento,
las culpas a su recoveco




Entre sus piernas, está la suerte de mi rey,
a mí no me legisléis.
Microbio de tus milímetros,
métela hasta alcanzar la voz
Cada mañana, voy a más en la pantalla
ay, al lado de mis entrañas,
Toma un puñal, cada triunfo femenino será mi rival
Y dame tú puñalá de todas las que saben, que me das la muerte, pero no me olvides, que me lo pagarás

Con todas las leguas que he corrido en comportamiento demográfico,
dame tu lengua,
qué mi cuerpo me huele a no poderte beber
Hasta el infinito y sin desperdicio,
Acorralada en una lágrima,
aquí me deja el ánima,
no han venio a por ella

No hay recompensa y todo está distribuido en sus pestañas,
te voy pintando toda tu espalda

No hay comentarios:

Publicar un comentario