domingo, 29 de octubre de 2017

Si pudiera pedir ayuda,
si aún tengo que ir en ayunas,
mientras una ansía la cuna

no me prometo fuerza,
no me persigue la clemencia,
pinto una prisión,
cada día de abajo a arriba,
vestida de cedida

Las energías se incrustan como una fuerza monstruosa,
los merodean las mónadas entre las meriendas

Pues yo seré el terrible veneno,
yo seré el cierre de mi cuerpo entero,
y dejaré mis vuelcos, a veces cae fuera, a veces cae dentro,
a veces me compadezco, a veces me experimento.

Ya no reto a la pérdida,
la vida está aplazada
ya no comprendo de decencia.

La sopa sabor a disgustada,
no es un virus, pero alguna música me da angustia

y el espejismo, cuando debería haber estado sedada y aguardar un libro, sin despegarme del misterio

algún hombre que entró me da asco, una histérica el día siguiente del grifo caían parabenos, querría sacarme lo que no es abono

acabé rota
fuí sepultada sola.
tiemblo cuando pienso cuanto yo podría haber sido un insulto al arte

Sin derechos,
sin deberes,
con ilustraciones sin instrucciones
y aunque quiero irme, dejar de desayunar con un crimen,

la vida es una limosna,
no se puede ahorrar,
vida certera,
que has tenido que ensuciar para recorrer lo tendido.

Un período de adaptación apelando a la polución,
una introversión sin explicación,
el suplemento era un feto,
donde el suceso era mirar por papel de celofán

Rápido, cerilla, canícula de ceniza.

La ducha me asfixia.
Para que dejen de hablar de labios llenas de amor estas canciones,
un corte de luz en los rascacielos,
la sequía de océanos,
el vuelo de la arena en un desierto
tiene que acabar el proyecto 'yo creo'
para apreciar que palideces y que deje  defender, pero no hay futuro,
firmamos el  infortunio, frenamos el preludio
Mundo, ¿por qué me has abandonado?

Todo evoluciona a cero.
Es el prospecto todo lo que leo.
No hay retroceso,
mi voz no se hizo silencio,
cuando arrastrada era mi carta,
tracé una trama obsesionada,
y el punto de sutura no llegó al karma.
Y mi alma no se apiada,
y una sombra negra me acompaña en el reflejo del espejo,
complejo correcto,
sin contagiado concéntrico
concentrado consternado,
vine a mí cuando ya habíamos terminado

El amor no caduca,
pero un electrón vive en una choza de cápsula
en una isla desierta,
el que se acerca, más se aleja
Lo tengo dentro, sueno a bandada ida

Querría quedarme a una librería  pegada,
donde me veo en sus pupilas quebradas,
en letras como puertas corredizas
He vendido mi paz espiritual,
a cambio de buscar razones hasta el porqué soportar pasear.
hicieron jaque a la reina,
ella no tiene quien la quiera,
quebra la quiebra.

La vergüenza es una venganza,
la ventaja de la violencia,
dejar la nota a pie de página
yo quisiera no ser una prueba,
para ser síntoma

Pasean sin marear,
sin perseguirse se encontraron,
unían sus manos por la cintura,
buscando sus labios en una desembocadura,
flotando en un tierno milenio,
surcando sus dedos en arrecifes de carne,
corrollendo sentimientos,
sin sacrilegios,
fieles, fieles a sí
sus palabras indagaban a poseer tu oí,
veo, veo como se enamoran y duran,
nunca se denuncian,
se incrustan donde no existe la astucia
El suyo, el mío, el corazón hondo, el corazón roto

Caben tantas actitudes en mí que soy una bestia,
la buena salvaje, una fiera,
una feria cancelada,
una montaña escarpada sin estar escalada.

Superar mis miedos podría ser el precio de un placebo,
pretendiendo ser un puedo,
pensamiento del veneno,
prisioneros en el extranjero

Callo lo que arrancan,
canto lo que atracan.

Ya no seré nunca un equilibrio con un incierto,
tengo un micrófono roto de ser lo que aparento
si es rutina, la vida no es lo que prometía jamás estarán vivos los sueños.

Un eclipse en el día,
una sábana que no enfría,
la firma que se perfila,
la diferencia de la fertilidad,
la que no se ve, el motor de un electrodoméstico que le haga la colada,
y que practique en el reflejo vanitas 'me acabo, me acabo'
para llegar al sueño, huye un hilo,
el acorde en directo resolviendo un acertijo,
mermar el manuscrito y hacerlo invencible
dar credibilidad al escrito,
ya no soy miembra, cuando me sacrifico

La golondrina muerde la gota en el musgo,
las salinas -etimología de salario- envidian a las marismas.
también caldo de petróleo,
y el veneno de la copa de la victoria.

jueves, 19 de octubre de 2017

Sensatez independiente
cloaca con cloro
caldeada con conocimiento
calidad calcada,
cláusula cantada.
Figuración, apiada,
mis alambradas están expropiadas,
mis heladas son escapadas,
mis andadas son extensiones extremas.
El experimento inconexo el extremo exigente,
el remitente en reciente,
he cambiado la letra, pero no el sello,
he gritado quiero y no tengo,
y ha girado un cuerpo.
La mayor virtud es no evitar,
la máxima a equilibrar, la exhumación a profetizar,
difumino afianzar,
diversifico diferenciar,
disuelvo diferida.
La sombra del sucedáneo
la sonrisa del sumario
la sorpresa de la solución.
Caí callada,
de Caín la herida rajada
Se me vierte la vergüenza
cuando lo banal era vanidad
cuando no tenía la bandera de la libertad,
cuando dejé de usar el tiempo,
cuando me odiaba por tener tormentos
La penitencia de una prostituta
tiene en el prospecto: el cuerpo se caduca
no tiene a ningún ocupa
yo debo ser la proporción absoluta
pero cansé mis riendas
pedir estar limpia de alcohol y error
y me recubría de suciedad,
y las ganas de llorar tenían un hogar.
De aquello sin insinuación.
sin inversión. 
Noria de trastornos,
¿por qué yo todos los escojo?
los límites están sólo en mis hombros.
Recuerdos rotos
resueltos sordos
el reincidente retiene porque resiente
Laica sacra
tras la plaga
ex clamada
Parada al pensar,
sin pregonar pena.
~ ¿si digo nueve, se acuerdan de la novena de Beethoven?
Decibelios efervescentes,
el epígrafe del presente,
el rescate del diente,
la distribución de lo breve,
la disonancia de la intérprete.
Rastreando la resaca,
se adueñaba de mí en el sofá una estatua
nutriendo libro
¡Aula al veredicto!
El bolígrafo es un amuleto
~ trabajé la élite al alza a cambio de un cambio intelectual
El futuro es la prueba de que no existes.
El pasado es la prueba de que persistes.
A veces el cielo es confort.
Pasó una distinción de dimensión,
arrendaste la irrupción,
remilgada, no veo lo erróneo,
renunció mi destino a resoluciones reservadas,
entregué las armas por arras,
cuando me quedé plantada en el altar.
Estoy de acuerdo,
soy un elemento incierto.
Pero aún no,
aún no hay esqueletos en deserción.
Predicados penetrantes,
todo lo que es, acabo de serlo antes.
Dirección: Imaginación
Me impacientaba, me impedía la razón.
Venus con la manzana. Bertel Thorvaldsen





domingo, 1 de octubre de 2017

El tratamiento transita la transición.
Me tendré que ver de inesperadas formas hasta la unción,
en extremadas fuerzas que excomulgan una vez esquematizada en alguna comulgación.
Traducida a los territorios,
mi entrante que ocupa siendo un tercio de mi escritorio,
mi logotipo que es un retado retrato rodeando la realidad al adornado,
la recepción empieza un ahorrado,
construyendo a la turbación kilómetros de actitud,
y freno el olor de un fresno que funciona como aroma, el laúd en el efecto,
que bebe sol para ser oxígeno,
El sueldo de un poeta es rimar un censo.
La solución está implicada en una aplicación plagada de placenta,
todo el presente sin que se pare, mantengo la alerta,
todo el entorno dependerá de una letra,
yo he visto entera cambiada la coordenada por una manera,
todo el escojo dependerá de una entrega,
todo el entrante se encoge, Minerva.
Plega la referencia, invade la satisfecha.
Plaga la insatisfecha, apunta la fecha.
Reciente es la rehecha,
retales en la reserva,
renegar de una interna,
tirando por los trastornos el tronco del tabaco,
el terreno tratado,
el tránsito del trémulo,
la traslación del traslado,
la transición desde la transustanciación.
Silbar al llamar no requiere risa,
¿la VISA requiere prisa?
no hay recapacita.
Sea mi visita una amnistía,
lea una lírica con entropía,
sea ésta rima una valentía,
reintegro una receta,
en una superviviente que no se relaciona con lo que no se evita,
sé que es imposible que me tengan envidia,
Directiva de edición en la dirección de la deducción,
distinguiendo el directo sí en una esquina repartiendo difusión,
la disolución de una disuasión,
la solución es mirar la madurez como un retrovisor.
Rasgando rasguños,
rogando puros ángulos.
Calidad cualitativa,
calidad cuantitativa,
caldera de candela,
fumo y mi correcto se tambalea.
Rodeo el interrogatorio como una regata de retinas en un microscopio,
pasar de página un libro es alcanzar un avanzar, no cancela.
Ecología de arqueología,
Siguiendo el siguiente como un segregue.
Siguiendo al seguido con un se siente.
Función de producción,
maldita la boca que hizo de mi cuerpo un entrante,
una honda con estigmas para acabar encinerada en ninguna parte.
¿Si la vida es lo importante, cómo iba a ser yo degradante?
Las causas calcadas de la condición,
comprimen un sí y un no.
Sometida a la santidad,
todo lo que venga de mí no es pecado, es moral.
La esencia se hizo una ermita.
La sonrisa se hizo envidia.
Los dientes se hicieron avaricia.
Iniciación de enciendos,
la yema que se arranca del huevo,
la soltura del alimento
mi sobreprotección al alimento,
Un verso agredido al vestigio de un ánima vestida.
Ver un día como mañana de una suicida.
Si supiera sobreescribir a enemigos,
si yo fuera vecina de mis alivios,
si brotará dulzura en la puerta de los lirios.
Ser lo que quieres que querrían,
yo sé si una persona es mala o buena,
por el gesto de un desliz,
¿y tú que harías para significarme a mí?
Cuando un boicot quiere ir cayendo,
y me tiembla hasta el empleo,
y los huesos cruzan cruces hasta el destierro,
y los levantamientos son verjas sin aliento,
y la herida queda sobreescrita.
Blancanieves en los árboles,
los arrecifes de los andares.
Mis errores son los famosos errores
mis horas son grutas que entran en terrores.
Si yo tuviera máquinas anheladas de vuelta atrás,
y pudiera perdonar mis casas,
y erradicara la rabia,
y volviera al abrazo que ella nunca me daría,
y volviera al encanto de ser una hija.
Lo que tengo de mi de ti,
yo siempre seré gentil.
Me alimenté de la confianza de liberarme de cargos,
sin saber que los cambios no los marcan, los marcan ellos.
La insistencia del instante es la salida de una solitaria,
extranjera, he venido a vivir involuntariamente,
se me cayó el equipaje cuando más agarrado tenía el cántaro que me daba leche.
Cuando una persona hace lo que pasara,
ha entendido bien el mapa.
He querido no parar mi cotidiano en la contienda,
y la ocasión no cae en el acaso,
y el canasto va vacío al ocaso.
Si la integración sería tocar las teclas tecnológicas como un piano,
es la huida del diablo,
que en cada verso me paro por una escena que me venía pasando,
que estoy seleccionada por tener mis razones,
mecanografía de señales.
Entre los medios y los desacuerdos,
coloreaba el clima para extraños,
ahora se dar las gracias con la presencia,
la presión del trabajo es ir cuesta abajo cuando vas cuesta arriba.
Ser consecuente con la consecuencia de decir la construcción,
la inyección que llega a la desilusión,
nada nos induce a la luna,
el viento hunde la duna,
dormida o vestida,
cuando estoy sola,
calmaba el desorden en una onda en la redonda,
sentía que hacía más frío cuando te rendías